Oltra, el pasajero número 9 en el banquillo de González

José Luis Oltra, en las oficinas de El Arcángel, esta tarde | CCF
El Córdoba apuesta por la experiencia y la idea de protagonismo en el juego del técnico valenciano | Sólo Paco Jémez estuvo una temporada completa en el cargo

Oltra es el número nueve en la lista de inquilinos del banquillo durante la etapa de Carlos González en la presidencia. El empresario tinerfeño se ha caracterizado por lanzar apuestas de riesgo a la hora de encomendar la dirección del Córdoba. Dio la alternativa como entrenadores en categoría profesional a hombres como Berges, Villa, Esnáider, Carrión o José Antonio Romero. No le importó reclutar a Ferrer, el hombre del ascenso, a pesar de que el catalán no había dirigido a ningún equipo en España y sólo había dirigido unos meses en Holanda. Con José Luis Oltra ha variado la estrategia para apuntar a un hombre más experto, con un sólido expediente en Segunda División y un par de ascensos a Primera. El valenciano llega con el desafío de hacer del Córdoba un aspirante serio al retorno a Primera División. Antes que él hubo ocho colegas en el mismo puesto.

1 | Paco Jémez: el hombre que lo cambió todo. El preparador cordobés fue el elegido para dirigir al cuadro califal en el primer proyecto de Carlos González. Llegó en verano de 2011 después de haber sido destituido la anterior campaña como entrenador de Las Palmas, donde le sustituyó Juan Manuel Rodríguez. Su apuesta por un fútbol atractivo y de marcado carácter ofensivo permitió al equipo completar una magnífica temporada, en la que consiguió disputar el play off y encandilar a la afición. Cuando Paco llegó al Córdoba no había podido dirigir una temporada completa a ningún equipo, pues siempre fue destituido o llegó con el campeonato en marcha. En El Arcángel completó todo el ciclo y relanzó su carrera. Terminado el curso cambió el banquillo de El Arcángel por el del Rayo Vallecano, en el que lleva tres temporadas completas marcando la época de oro de la entidad madrileña. Hace unas semanas renovó.

2 | Rafa Berges: una herencia envenenada. Fue el primer técnico del filial que promocionó para tomar las riendas del primer equipo. Su experiencia se reducía a varias campañas en Tercera, entre ellas una sobresaliente en Pozoblanco, y se hizo cargo del conjunto blanquiverde tras salvar al B el curso anterior. Intentó mantener el buen trato al balón, pero su juego fue más de carácter práctico. No logró terminar la campaña 2012-13, ya que fue destituido en la jornada 33, con la cuadro califal más cerca del play off que del descenso -era noveno-. González reconoció meses después como un error el haber prescindido del entrenador cordobés.

3 | Juan Eduardo Esnáider: nueve hermosas decepciones. El argentino llegó en marzo de 2013 tras la salida de Berges con el objetivo de apurar las pocas opciones del equipo de entrar en play off. Antes de dirigir al Córdoba, tan sólo actuó cinco partidos como segundo de Michel en el Getafe y al frente del Zaragoza B en Segunda B. En su etapa, el conjunto blanquiverde no tuvo personalidad y practicó un juego mediocre. De haber recalado en el banquillo de El Arcángel unas jornadas antes quizá la permanencia habría peligrado. En un kafkiano tramo final, con Esnáider en el disparadero y la afición de uñas, González anunció que le renovaría. Nueve partidos -"nueve hermosas finales", según definió a su llegada- fueron suficientes para demostrar que el Córdoba era demasiado toro para el ex jugador del Zaragoza, Real Madrid, Juventus y Espanyol, entre otros.

4 | Pablo Villa: un 'gladiador' por aclamación popular. El de Alcorcón fue el segundo preparador que promocionó del filial. Ídolo entre la afición, tomó las riendas del Córdoba tras completar una gran campaña con el segundo equipo, que luchó por el ascenso a Segunda B. A su elección le precedió la particular escena de Esnáider junto a un notario en El Arcángel para reivindicar el puesto. Dotó al equipo de personalidad, con un carácter aguerrido y pragmático. Fue destituido tras la jornada 25, con los califales undécimos y a dos puntos del play off.

5 | Luis Carrión: una goleada y adiós. El catalán es el técnico de paso más efímero en el banquillo del Córdoba. Suplió a Villa después de haber actuado como segundo entrenador, cargo que ocupó tras dirigir al conjunto femenino del Espanyol. El barcelonés sólo dirigió a la escuadra blanquiverde en un encuentro. El equipo ofreció una imagen pobre en Soria y perdió por 3-0 ante el Numancia, lo que provocó que el club definitivamente decidiera contratar un nuevo preparador.

6 | Albert Ferrer: el entrenador del ascenso a Primera. Si bien Carlos González habló de firmar a un técnico con experiencia, apostó por el barcelonés, que antes de llegar al Córdoba sólo había dirigido al Vitesse holandés unos meses en la campaña 2010-11. Estuvo al filo de la destitución, pero se rehízo gracias a un juego basado en la fortaleza defensiva. Consiguió el ascenso a Primera División tras un histórico partido en Las Palmas y continuó, pero apenas duró ocho jornadas al frente del equipo en la elite. Los blanquiverdes no tuvieron con él un estilo claramente definido. En Segunda sacaron petróleo de su fortaleza defensiva y de su oficio para mantener marcadores muy cortos. De hecho, subieron ganando sólo uno de sus cuatro partidos del play off.

7 | Miroslav Djukic: un apagafuegos que perdió la fe. El serbio fue el primer técnico con cierto renombre en el fútbol español que tomó el mando del Córdoba en la era González. Su mejor aval era el ascenso a Primera con el Valladolid en la 2011-12, aunque venía de ser destituido en el Valencia la anterior temporada. Trató de realizar un juego vistoso y de buen trato al balón, que incluso logró en varios partidos. Sin embargo, pronto optó por variar el discurso y apeló al carácter luchador. "Si me voy a Segunda, será con guerreros", dijo tras una goleada por 5-0 ante el Barcelona. El grupo reaccionó y salió del descenso. Cuando mejor marchaba el cuadro califal, éste entró en barrena y el club prescindió de él a falta de 11 jornadas para el final de curso.

8 | José Antonio Romero: el gestor emocional del desastre. El preparador de La Roda fue el tercero que ascendió del filial, al que dejó en último lugar del Grupo IV de Segunda B antes de hacerse cargo del equipo de Primera. Hombre de la casa, especialmente dedicado al trabajo de cantera, no logró actuar como revulsivo y el conjunto blanquiverde apenas sumó dos puntos en una etapa en la que de nuevo no tuvo un estilo definido de juego.

9 | José Luis Oltra: el eje de la reconstrucción. La llegada del valenciano supone un cambio de rumbo en lo que al banquillo se refiere respecto de los últimos cuatro años. El club realiza con él una clara apuesta por la experiencia de un entrenador que cuenta con el doble aval de los ascensos a Primera con el Tenerife y el Deportivo. La pasada campaña fue destituido en un Recreativo con grandes problemas institucionales. El estilo que pretende para sus equipos es de actor protagonista en cada partido.

Etiquetas
stats