Inicio prometedor del CBM en Santoña

Lance de un encuentro del CBM | TONI BLANCO

En el comienzo, pisa fuerte. El Cajasur Córdoba de Balonmano arranca con fuerza la fase de ascenso a División de Honor Plata después de superar con claridad al Elda. El conjunto granate da su primer paso en pos del ansiado objetivo de subir de escalafón en el balonmano nacional gracias, principalmente, a una brillante segunda parte. El cuadro dirigido por Jesús Escribano vence de ocho (27-19) en un partido que además sirviera para abrir la lucha en su Grupo III. Inicio prometedor por tanto en Santoña de los cordobeses, que ahora deben reforzar sus opciones de saltar de categoría en la tarde noche del sábado ante el Calvo Xiria (20:30).

Comenzó el encuentro con el Elda mucho más entonado tras abrir el marcador. Los alicantinos se mostraron fuertes con una defensa cerrada y ataques bien llevados. Así, alcanzó una renta de tres dianas (3-6). El Cajasur no estaba fino atrás y tampoco era capaz de romper el entramado de su rival. Aun así se mantuvo en todo momento en el partido, que consiguió igualar por vez primera cerca del minuto 20 (7-7). Fue la única ocasión en realidad en la que logró equilibrar la balanza en el electrónico en la primera parte. Si bien es cierto que Jesús Escribano hizo que su equipo mejorara prestaciones defensivas y que Ramón Fuentes empezó a aparecer, el CBM no pudo impedir que al descanso el marcador le fuera adverso (11-13).

La diferencia de dos al acudir a vestuarios permitía a los granates, eso sí, tener opción de recortar e incluso empatar en la reanudación. El primer paso lo dio enseguida. El Elda desaprovechó su primer ataque y fue entonces cuando el Cajasur llevó las tablas al tanteador (13-13). Sin embargo, los alicantinos volvieron a mandar en el marcador y gozó de una nueva renta de dos (14-16). Pero no sabían los eldenses lo que les había de esperar tras el 17-17 que consiguió Nazario. Tras este empate, el CBM se cobró su primera ventaja, que ya perduró en el electrónico en todo momento. Los de Escribano iniciaron un recital con una defensa bien armada, un Ramón Fuentes muy acertado y capacidad anotadora en ataque. Mientras percutía al guardameta rival provocaba que el adversario estuviera hasta un cuarto de hora sin marcar. Así el pabellón vio crecer la distancia en nueve goles, que fueron ocho a la conclusión del choque (27-19).

Etiquetas
stats