Historias del deporte en confinamiento: Manu Rueda y sus alumnos en Lora del Río

Manu Rueda, con sus alumnos en una excursión a Sierra Nevada.

Una respuesta creativa ante un gran problema. Los profesionales a nivel nacional que no pueden realizar su trabajo de manera presencial, tienen que reinventarse para seguir con la rutina como si nada pasara. Entre ellos, los profesores. Hay educadores a los que les cuesta más adaptarse a las nuevas tecnologías y tienen que pasar un periodo de adaptación, pero en este caso no es así. Manu Rueda, jugador del Córdoba Patrimonio Atómicos, afirma a CORDÓPOLIS que “nosotros nos regimos por la instrucciones marcadas por la Junta de Andalucía para que los alumnos no pierdan las lecciones básicas ya aprendidas”.

Al estar el estado de alarma en continua prórroga, el sistema educativo tiene que seguir sometiéndose a varias renovaciones. “Las primeras semanas mandábamos deberes más consensuados con las familias, pero después de la reunión de evaluación decidimos hacer más actividades con dos aplicaciones distintas”, explica el profesor. Con esto, “se refuerza la resolución de problemas, cálculo, la lectura o la comprensión lectora” ya que “estás siempre en contacto con el alumno o, en este caso, con los padres”, apunta.

El lado negativo llega cuando hay familias que no tienen acceso a Internet. Para ello, los profesores también tienen que adaptarse. “Todos los alumnos no tienen las herramientas necesarias para seguir avanzando materia”, apunta un Manu Rueda que aun así intenta que los padres sigan los mecanismos fundamentales para que sus hijos no pierdan las lecciones. “Siempre le facilitamos el trabajo a la familia porque al no estar en el colegio, el papel del profesor está más atado”, explica.

Una labor que la tiene que ir compaginando con su papel en la sección de fútbol powerchair del Córdoba Patrimonio de la Humanidad. “Con los Atómicos entrenamos los sábados y jugamos la liga en fin de semana, por lo que por ahora no hay problema”, afirma un jugador que viaja todos los días laborables a Lora del Río, pero “voy y vengo a Córdoba” y gracias a esto “lo sobrellevo bien”. Aunque no es la primera vez que tiene mucha carga de trabajo ya que tuvo que aprobar las oposiciones el curso pasado jugando también con su equipo. Un esfuerzo deportivo y profesional que es muy importante en la actualidad para que no salga perjudicado el futuro de nuestra sociedad. De una forma u otra, los seres humanos seguimos demostrando solidaridad y valía ante las peores situaciones posibles.

Etiquetas
stats