Copa del Rey

El Montilla CF dice adiós a la Copa del Rey en los penaltis

Partido Montilla - CD Rincón de Copa del Rey

Un día para la historia. Con un final realmente cruel. El Montilla CF ha disputado el encuentro más importante de sus 50 años de existencia, y esa ilusión se palpó desde horas antes del inicio del encuentro, pues la afición se agolpó en el Municipal de la localidad para recibir a su equipo a lo grande. El propósito no era uno cualquiera: en juego había un billete para la siguiente ronda de la Copa del Rey, con un equipo de Primera División asegurado como adversario. Sin embargo, este premio también lo quería el CD Rincón, precisamente al que los vinícolas eliminaron en la final de la Copa de Andalucía. Esa vez fue cara, ahora tocó la cruz. Hubo lucha y orgullo hasta el final, pero la pólvora se humedeció entre la lluvia.  

El encuentro comenzó como era de esperar y haciendo gala de lo mucho que había en liza. Los dos conjuntos queriendo ser protagonistas de la posesión, pero sin asumir en absoluto riesgos. En este sentido, fueron los montillanos los que se hicieron dueños del balón en el arranque, acumulando sus primeros acercamientos con internadas y centros por banda. Y lo cierto es que algunos encontraron, incluso, rematador, pero ninguna oportunidad se fraguó realmente como clara de cara al gol, más allá de algunos tímidos intentos en remates poco ortodoxos. Aún así, pudieron adelantarse con un golpeo de Javi Ruiz que, tras rebotar en un defensa, se le complicó al portero, quien tuvo que estirarse hacia el poste contrario. 

Por contra, el cuadro malagueño fue creciendo progresivamente en el partido, y en su caso, el plan de ataque residía principalmente en aprovechar la velocidad en balones largos. Es más, de ahí llegó precisamente la más clara de todo el primer tiempo, que tuvo lugar, a su vez, en la última acción, en la que los hombres de Aitor Castilla pudieron inaugurar el electrónico con un remate tras centro que se estrelló en la defensa hasta en dos ocasiones. 

El segundo tiempo se inició del mismo modo que terminó el primero, con un conjunto rinconero más incisivo. Así es, les sentó mucho mejor a los visitantes el tiempo de asueto, ya que al poco de la reanudación, Conejo se sacó un fuerte testarazo que obligó a Molero a realizar una espectacular parada. Y poco después, el guardameta montillano fue una vez más salvador al evitar el tanto malagueño de falta directa. El reloj se consumía y las ocasiones no se materializaban, ni para uno ni para otro. Y además, en los instantes finales pesó aún más responsabilidad de evitar cualquier error, por lo que el tiempo reglamentario finalizó con tablas y sin goles. 

Todo abierto para la prórroga, una en la que se jugó poco y donde se sucedieron continuas acciones más allá de lo legal que estaban calentando realmente el partido. Todo ello se unía a los nervios que generaba el paso de los minutos, lo que ocasionaba un cóctel con el que era difícil lidiar. Y por si fuera poco, otro susto se iba a llevar la afición montillana en el último suspiro de la primera mitad de este tiempo extra, ya que el Rincón de la Victoria volvió a acariciar el gol con un disparo desde la frontal que se marchó alto. La situación se puso aún más en contra en la segunda mitad, ya que Luque vio la roja directa por una acción muy discutida dentro del área. Tocaba remar los últimos minutos con uno menos. Y se aguantó.

La tanda de penaltis iba a decidir al equipo que conseguía el billete para la siguiente ronda. Y allí la suerte volvió a ser esquiva para el Montilla, que erró su primer lanzamiento, lo cual, pese a los aciertos siguientes, les castigó a ir por detrás de su adversario, que no falló ninguno y se hizo con la clasificación.

Etiquetas
stats