Quien con fuego juega quemado acaba

Recreativo Granada - Córdoba (1-1) en la Ciudad Deportiva del Granada | LOF

Termina con las manos abrasadas. O más bien con la moral. Y recuerda además ese refrán que en demasiadas ocasiones parece ser olvidado en el deporte. Más si cabe en el fútbol. Quien con fuego juega quemado acaba, es el resumen de la extraña visita del Córdoba al Recreativo Granada. Rara por todos los condicionantes que rodearan a un partido que después de dominar en el electrónico, aunque sólo eso, durante más de una hora termina con empate del cuadro nazarí (1-1). El golpe es duro, ya no sólo porque el equipo de Juan Sabas deja escapar dos puntos importantes visto lo visto en la presente temporada -por el formato de competición- y por el hecho de tropezar ante un adversario debutante tras tres aplazamientos por Covid-19 y con juveniles. Por si fuera poco, el tanto de la igualdad, obra de Nuha Marong, es la última acción que se contemplara en el choque.

Las circunstancias hicieron que el partido se convirtiera en el de las incógnitas. Desde días atrás ya existía una importante, esencial en realidad. Ésta era sobre la disputa del encuentro pues la situación con el Covid-19 tanto del rival como de su plantilla matriz era compleja hace tiempo. Quedó resuelta pero sin certeza debido precisamente a que el Granada tuvo que acudir a su filial para completar su convocatoria de cara al duelo con la Real Sociedad. Pese a todo el cuadro nazarí logró saltar al terreno de juego y en este punto surgía otro interrogante. ¿Qué clase de adversario tendría el Córdoba? La competitividad de los nazaríes era asunto desconocido al no jugar las primeras tres jornadas. Y la última duda estaba, como es habitual, en el planteamiento y el once del conjunto blanquiverde. Quizá la respuesta en este caso fue sorprendente, ya que por primera vez el técnico, Juan Sabas, repitió alineación.

En efecto, el preparador madrileño mantuvo el 4-2-3-1 con que afrontó el choque con el UCAM Murcia, así como los hombres que dieron forma al esquema. Mientras, en el Recreativo Granada hubo presencia de un juvenil y de otros tres en el banquillo, todo por la difícil realidad de su primer equipo. Sea como fuere, ambos conjuntos acabaron por iniciar la contienda dentro de lo previsto en tiempo y hora -con un ligero retraso- en la Ciudad Deportiva de la entidad rojiblanca. Ya en los primeros minutos cobraron gran sentido las declaraciones de Juan Sabas el pasado viernes: no debía haber confianza en lo más mínimo. Porque el filial nazarí presentó batalla en todo momento a un rival que apareció, eso sí, un tanto apagado. Muy poco tenía que ver la imagen del conjunto blanquiverde en relación a anteriores partidos. Por mucho que fuera el encargado de abrir el capítulo de hostilidades.

Sobre el minuto 4, Javi Flores lo intentó por vez primera pero su disparo golpeó en un zaguero rojiblanco y el balón terminó en córner. Fue en el saque de esquina, ejecutado por Alain Oyarzun, cuando Piovaccari estuvo muy cerca de batir a João Costa con un remate que murió en línea de fondo por muy poco. Aun así, el equipo de Juan Sabas no conseguía imponerse a los locales en cuanto a juego, por mucho que Del Moral en el centro del campo completaba una notable actuación. Y el Recreativo Granada tenía además intención de aprovechar sus armas. Así, en el 11 un servicio por la izquierda se paseó peligrosamente ante la meta defendida por Edu Frías. Sin ocasiones claras se llegó al 18, cuando Samu Delgado realizó una brillante acción individual por flanco derecho para ceder al interior del área granadina. Ahí estaba Javi Flores para mandar el esférico al fondo de las redes. Con el 0-1 en el tanteador el encuentro transcurrió de manera un tanto soporífera, en la que apenas se anotó una opción ofensiva del filial nazarí tras un muy desviado lanzamiento de falta de Dieguito.

Aunque acudió a vestuarios con ventaja en el tanteador, el Córdoba también sufrió un contratiempo antes del descanso. No en vano, Willy tuvo que sustituir a Piovaccari en el campo en el minuto 35. En principio, el cambio se produjo por una dolencia pero el italiano se marchó muy enfadado. Sin variaciones tácticas, como finalizó el acto inicial, el conjunto blanquiverde se topó de nuevo con un Recreativo Granada muy batallador y que incluso quiso aproximarse al área visitante. Al cuadro califal le faltaba tomar el control del duelo, al menos durante los primeros compases de la reanudación. De esta forma, se repetía el guion y los rojiblancos impedían a los de Juan Sabas tener cierta velocidad en sus salidas ofensivas, que de hecho eran casi inexistentes en lo que a ocasiones se refiere. Sólo paso por el 55 tuvo opción de rematar Willy tras centro de Alberto Espeso. Lo mejor, por tanto, era que el resultado no se movía y que, además, la escuadra local tenía menos presencia si cabe cerca de la portería de Edu Frías.

Quizá el mayor peligro del choque, que era de todo menos vistoso, era la facilidad que tenía el colegiado, Collado López, para mostrar cartulinas. Por si fuera poco, consintió demasiado al Recreativo Granada durante la primera parte y sin embargo amonestó a tres futbolistas del Córdoba en ese período. Sorprendió en el 61 con la expulsión del preparador físico del filial nazarí. Es decir, el equipo de Juan Sabas debía cuidarse de dar posibilidad de una doble tarjeta. El transcurso del tiempo trajo consigo otra noticia negativa como fue la lesión de Miguel de las Cuevas, recuperado con rapidez de la dolencia que sufrió ante el Yeclano. También un ligero paso al frente de los califales, que tuvieron la oportunidad de establecer el 0-2 en las botas de Javi Flores. Con todo, era necesario continuar con máxima concentración atrás dada la inconsistencia del marcador. Todo parecía encaminado a un ajustado triunfo cuando, en la última jugada del encuentro Nuha Marong superó a Edu Frías. El catalán nada pudo hacer ante su remate y el final fue dramático al perder dos importantes puntos.

FICHA TÉCNICA

CLUB RECREATIVO GRANADA, 1: João Costa, Brau (Mario González, 80’), Montoro, Torrente (Raúl Fernández, 90’), Dani Hernández, Cruz, Migue García, Aranda, Caio (Adrián Amaro, 84’), Dieguito y Nuha Marong.

CÓRDOBA CF, 1: Edu Frías, Farrando, Djetei, Bernardo, Alberto Espeso, Mario Ortiz, Alberto del Moral (Djak Traoré, 72’), Samu Delgado (De las Cuevas, 58’ (Jesús Álvaro, 72’)), Javi Flores, Alain Oyarzun (Carlos Valverde, 58’) y Piovaccari (Willy, 35’).

ÁRBITROS: Collado López (Comité Castellano Manchego). Expulsó al preparador físico del Recreativo Granada (61’). Mostró cartulina amarilla a los locales Torrente y João Costa; y a los visitantes Djetei, Farrando, Javi Flores, Jesús Álvaro y Bernardo.

GOLES: 0-1 (18’) Javi Flores. 1-1 (90+4’) Nuha Marong.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la cuarta jornada del campeonato del Grupo IV-B de Segunda B, disputado en la Ciudad Deportiva del Granada.

Etiquetas
stats