La fortaleza que nunca ha logrado asaltar el Córdoba

Formación del Córdoba 64-65, el mejor de siempre. Tampoco logró ganar en La Coruña.
El conjunto blanquiverde no sabe lo que es ganar al Deportivo en Riazor, donde disputó 15 partidos oficiales, 13 de campeonato liguero, y sólo obtuvo un botín mínimo en dos ocasiones

No es Riazor un estadio propicio para el Córdoba. El campo coruñés se presenta para el conjunto blanquiverde como una fortaleza inexpugnable desde la primera batalla -deportiva, se entiende- que sobre su verde libró con el Deportivo. Allá por el 22 de abril de 1962 la escuadra califal llegó por vez primera a tierras gallegas para empezar a dilucidar quién sería el campeón de campeones de Segunda -entonces dividida en dos grupos: Norte y Sur-. El equipo dirigido por Roque Olsen, que ya había logrado el salto a la elite, cayó con un claro 3-1 en el tanteador. Tan buen resultado para los albiazules quedó destrozado en el encuentro de vuelta en El Arcángel, merced a los tantos de Paz, por partida doble, Miralles y Juanín. Aquella derrota, por tanto, tuvo finalmente un dulce sabor, que no lo fue tanto casi 50 años después.

El 5 de enero de 2011 el Córdoba regresó a Riazor con motivo de la vuelta de los Octavos de final de Copa y a punto estuvo de superar por fin al Deportivo en partido oficial. Arteaga marcó un gol que otorgaba la clasificación a los blanquiverdes a cuatro minutos de la conclusión del choque, pero tres después llegó la mano maldita. Penalti, que transformó Adrián y que provocó que se llegara a una prórroga en que el mismo delantero acabó con las ilusiones del equipo dirigido por Lucas Alcaraz. El resultado final, el mismo que se dio allá por 1962, un 3-1 que no se repitió, sin embargo, en ninguno de los 13 duelos que las dos escuadras protagonizaron en Liga y que acabaron casi siempre con derrota califal. Sólo en dos ocasiones logró obtener el cuadro cordobesista un mínimo botín.

Sendos empates cosecharon los blanquiverdes en las temporadas 1973-74 y 1981-82, con 0-0 y 1-1 en el marcador respectivamente. Aquellos encuentros pertenecían al campeonato de Segunda, categoría en la que más veces se han visto las caras los dos equipos. Hasta en ocho ocasiones hubo batalla en plata -incluidas las dos ya citadas- y en seis cedió el Córdoba, que sufrió sus más desagradables derrotas en las campañas 77-78 y 82-83, en las que cayó por 6-1 y 4-0 respectivamente. Esos dos campeonatos terminaron de la misma manera, con el descenso del conjunto califal a Segunda B. Más cercano está el recuerdo de la última visita andaluza a Riazor, pues se produjo hace apenas año y medio, bajo la dirección de Paco Jémez. En ese choque propuso mucho más el Córdoba, pero la balanza volvió a desequilibrarse del lado del Deportivo. Los gallegos se vencieron 2-0 casi 50 años exactos después de recibir por vez primera a la escuadra cordobesista.

Precisamente el tanteador de ese último enfrentamiento fue el más repetido en las disputas de los dos conjuntos en Primera. Tres de los cinco choques jugados en la máxima categoría terminaron con ese 2-0, uno de ellos dentro del curso 64-65. Ni siquiera en la histórica campaña en que el Córdoba acabó quinto en la elite, justo por delante de Barcelona y Athletic de Bilbao, se pudo evitar la derrota. La historia cambió mínimamente el verano de 1997, cuando un gol de Juan Carlos Quero otorgó a los cordobesistas su única victoria en Riazor. En aquel caso, sin embargo, el rival era el filial de la escuadra coruñesa y el triunfo resultó realmente amargo, pues no sirvió para conseguir el ascenso a Segunda A. De esta forma, al equipo de Villa le tocará luchar contra la historia para intentar el asalto que tanto se resiste. Esta vez sí, con el Deportivo enfrente.

Etiquetas
stats