La esperanza blanquiverde cobra fuerza en el Heliodoro

Los jugadores del Córdoba celebran el gol de la victoria. FOTO: LFP
El Córdoba suma su cuarto triunfo consecutivo como visitante al superar al Tenerife (0-1), merced a un tanto de López Silva en un partido poco vistoso

La felicidad que no termina de encontrar en casa la encuentra con tremenda asiduidad lejos de ella. En campo ajeno las cosas cambian. Quizá no en lo que a estilo de juego se refiere, pero sí en resultados. Y así se concede cada dos semanas una nueva oportunidad de disfrutar. Esta vez, es el Heliodoro Rodríguez López el estadio del que sale victorioso. Esta vez, igual que sucediera tras su paso por el Mini Estadi, muestra un semblante de satisfacción absoluta. El Córdoba suma su cuarto triunfo consecutivo lejos de El Arcángel y regresa a puestos de play off, asestando además un duro golpe a un rival directo en la lucha por entrar en esa zona. Vuelve a ser séptimo, como el Barcelona B tercero. Aferrado a la consistencia y seriedad defensivas, al orden y el sacrificio, el conjunto blanquiverde logra tres valiosos puntos para depender de sí mismo y tomar ventaja en la carrera hacia las eliminatorias por el ascenso. El gol de López Silva en la primera parte hace el resto.

Sorprendió Albert Ferrer con el once que presentó para la importante contienda que medía a su equipo con el Tenerife. El preparador catalán dejó fuera de la formación inicial a Raúl Bravo y colocó en su lugar a Fran Cruz, que acompañó en el eje central de la zaga a su hermano Bernardo -éste suplía al sancionado Iago Bouzón-. Además, devolvió la titularidad a Xisco en detrimento de Arturo. Los primeros minutos del duelo sirvieron para que el cuadro chicharrero hiciera una declaración de intenciones de lo que pretendía. Salieron los de Álvaro Cervera mucho más fuertes y con clara idea de ver portería rival. Así, al segundo de juego buscó fortuna después de una recuperación cerca del área visitante. La acción la culminó Suso con un fuerte disparo que obligó a Juan Carlos a intervenir para evitar un disgusto. Instantes después, ese mismo jugador sacó un centro dirigido a Aridane, que no pudo conectar gracias a la intercepción del guardameta califal.

Transcurrieron los siguientes compases con el conjunto canario sin perder intensidad en el centro y en ataque, si bien no logró hallar el camino que sí transitó al comienzo del choque. Y a los 6 quiso responder el Córdoba. Un contragolpe que condujo Xisco terminó con un pase de éste a Uli Dávila. El mexicano no acertó en la recepción y optó por devolver al balear, que lo intentó con un disparo mordido que se marchó fuera. Poco a poco, los de Ferrer comenzaron a llevar el partido a su terreno. Bien armados en la retaguardia, la posesión del esférico por parte de los locales resultaba inútil. Así, las ocasiones fueron entonces para el Córdoba, siempre a la contra. Al cuarto de hora, un servicio de Pedro no lo puede rematar Uli Dávila. El media punta probó al menos recoger el cuero y le salió un amago de tiro. La pelota se envenenó y tuvo que atrapar Roberto, aunque sin mayor complicación. Fue dos después cuando López Silva logró abrir el marcador.

Un robo en la zona de tres cuartos provocó que Uli Dávila, muy participativo en ataque, así como en labores de presión en la medular, lanzara un magnífico pase al hueco en que apareció el onubense. Éste recibió y esperó la salida del cancerbero local para con un toque de calidad mandar el balón al fondo de las mallas. Tras el tanto, el cuadro califal terminó de llevar a cabo su tarea de desactivación del conjunto tinerfeño, que apenas vio manera de generar peligro. Lo consiguió en el 22, en una acción en que Aridane ganó el balón tras cometer, muy posiblemente, falta sobre Fran Cruz. Su disparo murió en el lateral de la red de la meta defendida por Juan Carlos. En una nueva contra no acertó en el disparo López Silva, mientras Roberto tuvo que intervenir y recibir la ayuda de la madera para evitar que un saque de esquina lanzado por Abel Gómez terminara en gol olímpico. Los blanquiverdes estaban cómodos. Pero el Tenerife no bajó los brazos.

Al paso por la media hora, una contra chicharrera acabó con el balón en las manos de Juan Carlos, que se adelantó al rematador deteniendo un centro de Suso. Después lo intentó Aridane con un testarazo que atrapó el guardameta del Córdoba, que también contestó un tiro de Ayoze en el 40. Dos después, el equipo de Albert Ferrer buscó el 0-2, pero no lo consiguió. Sirvió Pedro y Uli remachó sin fortuna. La escuadra califal tenía el partido donde quería. No lo pareció quizá al inicio del segundo acto, que arrancó con el Tenerife muy enchufado en ataque. Con todo, apenas llevó sensación real de peligro a la portería visitante. En el 55, un gran pase de Aridane terminó con una mejor definición de Ayoze., que salvó la salida de Juan Carlos. El balón llevaba marchamo de gol, pero golpeó en la madera.

Fue el mayor susto que dieron los de Álvaro Cervera a los blanquiverdes, que lograron dormir perfectamente el duelo. Aun así, hubo otra ocasión clara de los blanquiazules para empatar. Fue en el 78. Bruno remachó un lanzamiento de falta y Juan Carlo tuvo que realizar una parada de mérito para evitar la igualdad. A tres del final, pudo sentenciar Pelayo, pero cabeceó flojo el servicio de Pedro. Ésta fue la última jugada de peligro de un choque con un magnífico final para el Córdoba.

FICHA TÉCNICA

CD TENERIFE, 0: Roberto, Javi Moyano (Juanjo, 79´), Bruno, Carlos Ruiz, Raúl Cámara, Suso, Ricardo, Aitor Sanz, Luismi Loro (Edgar, 66´), Aridane y Ayoze Pérez.

CÓRDOBA CF, 1: Juan Carlos, Gunino, Fran Cruz, Bernardo, Dani Pinillos, Pedro, Luso, Abel Gómez, López Silva (Campabadal, 67´), Uli Dávila (López Garai, 59´) y Xisco (Pelayo, 80´).

GOL: 0-1 (17´) López Silva.

ÁRBITRO: Arcediano Monescillo (Comité Castellano-Manchego). Mostró tarjeta amarilla a los locales Javi Moyano, Suso y Bruno; y a los visitantes Pedro, Gunino, Juan Carlos y Pelayo.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la trigésimo novena jornada de Segunda A, disputado en el Heliodoro Rodríguez López de Tenerife ante unos 13.702 espectadores.

Etiquetas
stats