Djukic: “No puedo prometer fórmulas mágicas”

Djukic, entrenador del Córdoba.
El serbio asegura tener fuerzas para asumir el tramo final de la campaña | “No somos el Barcelona, que puede ir a la alegría”, señala sobre los cambios

Serio. Más de lo habitual o quizá tanto como cada jornada desde siete atrás. De esta forma apareció en la sala de prensa de La Rosaleda Miroslav Djukic después de que su equipo perdiera, por octava fecha consecutiva, y pierda un poco más de oxígeno en una carrera que empieza a ser demasiado larga. La permanencia es para el Córdoba algo así como un lejano horizonte apenas alcanzable, pero el serbio apela a no bajar los brazos todavía. “Va a ser muy difícil, pero no nos queda otra que pelear y luchar. No puedo prometer fórmulas mágicas y la realidad es que lo vamos a tener difícil, pero vamos a pelear hasta el final”, indicó en ese sentido. Lo cierto es que la derrota ante el Málaga deja en una posición delicada al técnico, que tampoco está dispuesto a rendirse a título individual: “Toda mi vida he sido un luchador y no me queda otra que seguir así”.

En cuanto a las sensaciones que tenía sobre el partido, el balcánico repitió una vez más eso de que el cuadro califal “ha dado todo lo que tiene, ha luchado y ha tenido oportunidades”. “No puedo reprochar nada al equipo”, apuntó antes de añadir que “encima el primer gol es en claro fuera de juego”. En cuanto a la situación del cuadro califal en la tabla, no escapó de la realidad: “Es evidente que estamos en una situación difícil”. De nuevo, insistió en la necesidad de “pelear y luchar” hasta que las matemáticas digan que es imposible continuar en Primera. Cuestionado sobre la clave del marcador final, el serbio explicó que fue “el primer gol” malacitano. “Hemos tenido nuestras oportunidades y no hemos sido certeros. Sabíamos que si el Málaga se ponía por delante iba a ser difícil. Tiene buenas contras y a nosotros nos cuesta llevar el peso del partido”, expuso también en cierto modo para señalar la dificultad que supuso el cambio de rol, de tratar de controlar el duelo, tras el tanto de Juanmi.

Sobre su idea de inicio, con bastantes cambios en el once, Djukic aclaró que lo que se pretendía era “cerrar y estar más resguardados y buscar el mano a mano con los centrales, para sacarlos fuera y ganar a las contras”. “Éste era el plan, con gente de más trabajo, porque evidentemente podías ser mejor si pones a Fede (Cartabia), pero pierdes en el trabajo defensivo”, concluyó. Acerca de la falta de ambición en el cambio de Campabadal por Luso, cuestionó que a quién colocaba entonces: “¿Pongo a Fidel para cubrir ahí atrás?”. “Es normal, porque no puedes desequilibrar el equipo. Ellos tienen gente muy buena ahí arriba y nosotros no podemos dominar, porque el Málaga es mejor”, expresó. “No somos el Barcelona, que puede desequilibrar el partido e ir a la alegría, todos al ataque. Sería una ruina para nosotros, porque nos van a meter cinco”, añadió cuando declaró que no es lo mismo perder por uno o por tres tantos, pues “si vas perdiendo 3-0 ya no puedes ganar”.

Etiquetas
stats