Deivid y el deseo de hacer camino con paso firme

Deivid, en un lance del duelo con el Getafe. | MADERO CUBERO
El canario destaca que el vestuario es “una familia” y afirma que “hay que tener tranquilidad y seguir trabajando” | “Se ha vendido el ascenso y vamos a intentar pelear por él”, señala

La campaña venidera, para cuyo inicio restan apenas seis días, será una de las voces autorizadas dentro del vestuario. En su segunda temporada en El Arcángel, Deivid será uno de los capitanes de un Córdoba que buscará el retorno a Primera tras un último ensayo en el que no logró ofrecer su mejor versión. El conjunto blanquiverde cerró la pretemporada con una derrota ante el Getafe y con la sensación de que todavía debe de mejorar en determinados aspectos del juego. Aun así, ese final amargo del período de preparación para el nuevo curso tiene escaso valor de cara a lo realmente importante, una Liga que empieza el próximo sábado ante el Valladolid (22:30) y que el cuadro califal está dispuesto a afrontar con total tranquilidad. La calma es fundamental según el zaguero, que recordó que el campeonato en la categoría de plata ofrece tiempo a vivir de todo. El camino hacia la meta marcada será difícil, pero el equipo de Oltra partirá con la seguridad que genera ser precisamente eso, un equipo.

En relación al choque con el Getafe, Deivid apuntó que los blanquiverdes terminaron “jodidos, porque a nadie le gusta perder”, aunque consideró que “en la primera parte y principio de la segunda el equipo no estuvo mal”. “Intentamos hacer lo que el míster nos pide, estar juntitos y tener el balón. Tuvimos alguna ocasión y ellos prácticamente no nos llegaron (en ataque)”, expuso para concluir que en la segunda parte “con el bajón físico y los cambios, ellos tuvieron dos llegadas y dos goles”. El resultado, sin embargo, es lo de menos a estas alturas, de forma que el canario apeló a “tener tranquilidad y seguir trabajando”. “El día del Granada no íbamos a subir y tampoco vamos a descender ahora”, finalizó respecto del encuentro ante la escuadra madrileña. Más allá de esa derrota, el zaguero valoró el trabajo de la pretemporada, que entendió se alargó en exceso. “Estamos con muchas ganas de empezar. Había mucha gente nueva, otra que estaba cedida y que muchos no conocíamos, así que ha servido para hacer grupo, para hacer una familia, que creo que se ve dentro y fuera”, explicó acerca del período estival. Por tanto, consideró que el balance es positivo, pues además, y no menos importante, la plantilla cogió “bastante bien los conceptos del míster y dio la cara en la mayoría de partidos”.

En definitiva, a pesar de que las sensaciones no fueron las deseadas ante el Getafe, el canario lanzó un mensaje de optimismo de cara al inicio liguero. Básicamente, porque el equipo nada tiene que ver con el de la desastrosa campaña en Primera en lo que se refiere a la unidad interna. “Somos una piña, una familia. El míster desde el primer día fomentó eso, olvidándonos de la temporada pasada, que a nadie le gusta acordarse de ella”, señaló para añadir en referencia a Oltra que “su discurso desde el primer día fue el del borrón y cuenta nueva”. “El buen rollo” del que habla Deivid será para él una de las mayores bazas a favor del Córdoba de cara a un reto que es asumido con total naturalidad, pero que no será sencillo de conseguir. De ahí que apostará por mirar más allá de cada nueva jornada. “Está claro que se ha vendido el ascenso y vamos a intentar pelear por ello, pero nos vamos a equivocar si empezamos a pensar que se va a hacer pronto”, expresó. En ese sentido, continuó para ser todavía más claro. “No hace falta que diga cómo subió el Córdoba la última vez. Hasta la última jornada, el último minuto, el último segundo se pueden conseguir milagros y ascensos y en ello vamos a estar hasta el final”, aseveró.

Sea como fuere, el conjunto blanquiverde iniciará la temporada con buen sabor de boca a nivel general y especialmente en lo referido a la unión del vestuario. Del mismo será uno de sus representantes, como capitán, Deivid. Una decisión que refuerza aún más su buen estado anímico actual. “A nivel personal me estoy encontrando muy cómodo, con total confianza del míster y eso me ha ayudado bastante”, dijo antes de hablar de la necesidad de un cambio de chip esta pretemporada. “Después del infierno de la temporada pasada creo que el tema psicológico con todos los que nos quedábamos era fundamental y el míster eso lo ha hecho muy bien, dándonos confianza a todos y a mí en particular también”, expuso. Es decir, el Córdoba está más que preparado, según el zaguero, para afrontar el desafío de regresar a Primera en el curso que está por comenzar.

Etiquetas
stats