De las Cuevas, en el dique seco hasta 2021; Piovaccari, apto para el juego

Recreativo Granada - Córdoba (1-1) en la Ciudad Deportiva del Granada | LOF

La situación no es tan grave como se temiera en un primer momento. Aunque tampoco es positiva en plano global. Resueltas quedan las dudas sobre los dos afectados, que finalmente son tres, en este caso. Existe tanto una novedad favorable como otra que para nada lo es. Tal es el resumen del parte médico de carácter múltiple ofrecido por el Córdoba este miércoles acerca de Miguel de las Cuevas y Federico Piovaccari, a los que se añade Bernardo Cruz. Quien peor parado sale es el alicantino, que si bien no sufre una recaída de su anterior lesión sí que padece una nueva rotura en el bíceps femoral de su pierna derecha -en otra zona-. De esta forma, el atacante se pierde lo que resta de año al ser baja hasta 2021 -salvo sorpresa-. Sobre el italiano, la entidad confirma que aparentemente no cuenta con dolencia alguna y en relación al canterano, indica que tiene una fractura en un dedo de su mano derecha.

En efecto, el estado más delicado es el de Miguel de las Cuevas. Todo hacía presagiar que volvía a sufrir un problema muscular de cierta importancia y la previsión terminó por cumplirse. Así es tras el comunicado del Córdoba para este asunto. El club informa de que el alicantino “sufre una rotura en el bíceps femoral distal de su pierna derecha que le mantendrá entre cuatro y seis semanas apartado del grupo”. Esto quiere decir que el veterano futbolista cae en el dique seco hasta el próximo año si se cumple la evolución sin avances rápidos y en base al calendario. Cabe resaltar que esta dolencia es distinta a la que tuvo tras el choque con el Lorca Deportiva en la primera jornada. Entonces padeció una rotura de grado 1 en el bíceps femoral de su pierna derecha“, lo que en un principio le suponía estar en torno a un mes fuera de los terrenos de juego.

Dos semanas como mínimo y cuatro como máximo era el período establecido para su recuperación pero el atacante adelantó plazos, de forma que recibió el alta médica la pasada semana. El jugador se encontraba cómodo y por eso el técnico blanquiverde, Juan Sabas, decidió aportarle minutos en Granada. Salió desde el banquillo y apenas poco más de diez minutos después tuvo que retirarse. Ahora debe esperar a 2021. La realidad con Piovaccari es muy diferente, por fortuna tanto para el italiano como para el equipo. El delantero hubo de ser sustituido ante el filial nazarí en el minuto 35 tras sentir molestias. Se temió que pudiera haber otra lesión muscular, lo que confirma el cuadro califal que no se produce. “No se aprecian hallazgos de relevancia en las pruebas de imagen realizadas tras una dura entrada”, expresa el Córdoba.

Por tanto, salvo contratiempo en los próximos días, aunque con tiempo por delante de modo que no sea necesario forzar, el transalpino va a estar disponible para el duelo con el Sevilla Atlético el 21 o 22 de noviembre. Tampoco tiene problemas para jugar y menos para entrenar Bernardo Cruz pese a entrar también en la lista de enfermería después del encuentro ante el Recreativo Granada. En el caso del central la entidad apunta que “tiene fracturada la falange próxima del cuarto dedo de su mano derecha”, un hecho éste que “le obligará a ejercitarse con una férula”. Pero nada más, por suerte también para Juan Sabas pues el cordobés es una de las referencias en sus onces.

Etiquetas
stats