La renovación de Simo, la guinda a las doce uvas

Córdoba CF - Panaderías Pulido

El Córdoba CF se tomó sus particulares doce uvas de recuerdos de un 2021 con luces y sombras, pero que, finalmente, cerró de manera extraordinaria. En liga, el equipo peleaba por los primeros puestos, situación que se prolongó hasta febrero, donde la victoria contra el Linares mantenía las opciones de ascenso para los blanquiverdes. Sin embargo, pronto se empezaría a torcer la marcha. Los grandes números del inicio de la era Pablo Alfaro se fueron diluyendo poco a poco, hasta que en marzo llegaría la primera gran decepción del año: el Córdoba no pelearía por ascender a Segunda División. La derrota contra el Betis Deportivo condenaba al equipo a pelear por la salvación, y los malos resultados, finalmente, acabarían con la destitución de Pablo Alfaro como entrenador, tomando Germán Crespo su relevo.

La llegada del técnico granadino al mando del Córdoba supuso un soplo de aire fresco para el club pero, la tardía decisión, unida a la mala marcha del equipo, acabaron por concretar la hecatombe. La entidad blanquiverde volvía a tocar fondo 36 años después, descendiendo a la cuarta categoría del fútbol español, la Segunda RFEF. La afición reprendió a la plantilla, un vestuario que sufrió una profunda renovación en junio de cara a afrontar el reto de lograr el ascenso lo más rápido posible. Jugadores como Djetei o Del Moral abandonaron la disciplina blanquiverde, mientras que otros como Simo o Antonio Casas se unirían al barco comandado por Germán Crespo.

Los brotes verdes vistos en pretemporada se confirmaron a lo largo del mes de septiembre, donde un inicio fulgurante del Córdoba le colocó en el liderato, y desde entonces, se ha mantenido ahí, liderando el Grupo IV de Segunda RFEF. Germán Crespo se afianzaba como técnico firmando números inverosímiles, que se prolongarían también en octubre. Finalmente, la buena marcha del equipo tuvo su recompensa en noviembre, con el primer título oficial para el Córdoba en más de veinte años, la Copa Federación. Y la guinda vino en el mes de diciembre, con la visita de un equipo de Liga de Campeones al coliseo ribereño: el Sevilla FC. En este mismo encuentro se reforzó la figura de uno de los ídolos del cordobesismo a lo largo de esta temporada, que no es otro que Simo Bouzaidi.

El hispanomarroquí, que llegó procedente del Sevilla Atlético, ha sido una auténtica sensación por banda, y numerosos rumores han surgido a su alrededor en lo relativo a su futuro. Sin embargo, tal y como ha adelantado La Jugada de Córdoba de Canal Sur Radio, el futuro del menudo extremo blanquiverde parece estar ligado al Córdoba CF, al menos de momento. Tras firmar en junio por una temporada, hasta 2022, el club incluyó en el contrato una clausula por la que si el jugador llegaba a los veinte encuentros disputados con la zamarra blanquiverde, el contrato se prolongaría hasta 2023.

De esta manera, si Simo Bouzaidi jugase el próximo encuentro frente al Vélez, su futuro se vería entrelazado con el Córdoba hasta 2023. Los catorce encuentros de liga, sumados a los cuatro de Copa RFEF y al de Copa del Rey suman diecinueve, por lo que el vigésimo partido como jugador blanquiverde correspondería con el mencionado duelo ante el cuadro malagueño. Además, ABC Córdoba también ha adelantado que desde el club se planea, independientemente de la citada clausula, una renovación de cara a ligar el futuro de ambos hasta, mínimo, 2024, añadiendo además una clausula de rescisión acorde con el rendimiento mostrado por Simo en esta campaña. De esta manera, la entidad califal disiparía el interés mostrado por diversos clubes de cara a hacerse con los servicios del extremo en este mercado invernal, y se aseguraría una buena caja en caso de que algún equipo quisiese fichar al extremo en un futuro cercano. La dirección deportiva sigue trabajando para asegurar el ascenso, y uno de los pilares fundamentales para conseguirlo parece estar claro: Simo Bouzaidi.

Etiquetas
stats