El cordobesismo habla: “Ha sido algo apoteósico”

Celebración del ascenso del Córdoba CF en la Plaza de Las Tendillas

Una jornada histórica culminada por todo lo alto. El Córdoba CF llegó a una plaza de Las Tendillas repleta de cordobesistas que esperaban la llegada de los héroes del día de hoy. Los blanquiverdes, tras confirmar el ascenso en el Estadio Romano de Mérida y, además, lograr la victoria, pusieron rápidamente rumbo hacia la capital cordobesa para celebrar con el resto de su afición.

Ha sido el caso, por ejemplo, de José Hernández, que volvió desde Mérida solo para ver cómo se celebraba el ascenso en la céntrica plaza cordobesa. “Acabamos de llegar hace apenas una hora de Mérida, donde hemos pasado mucha calor y hemos subido muchas cuestas, pero todo muy bien. Ha sido algo apoteósico lo vivido allí”. Pese a que los festejos ya han comenzado sobre el terreno de juego emeritense, el aficionado cordobesista ha lamentado “que la policía no haya dejado que se acerquen los jugadores a la grada”, aunque, pese a ello, “lo hemos vivido en primera persona y ahora toca celebrarlo en Las Tendillas, como todos los ascensos”.

Otro de los aficionados desplazados hasta Mérida ha sido Álvaro Santos, que ha viajado con toda su familia para disfrutar de un ascenso “inesperado” para él. “No quería celebrar nada hasta que no estuviésemos ascendidos”, ha reconocido. Mientras seguía el partido del Cacereño por la radio, ha sido de los primeros aficionados del fondo norte del Estadio Romano en celebrar el gol del Villanovense, que daba el ascenso al Córdoba. “Al final, aunque pensaba que este ascenso lo iba a vivir muy tranquilo y sosegado, ha sido una de las cosas que más he gritado. Me he quedado temblando ya que no esperaba que fuese así”, ha afirmado. Ahora, para los próximos encuentros, como muchos otros aficionados, solo espera “seguir compitiendo”, aunque también se pueden utilizar “para hacer rotaciones y probar cosas nuevas, aunque ojalá también ganemos el resto de partidos en casa”.

Otro caso ha sido el de Alejandro, aficionado del Córdoba presente en la celebración en Las Tendillas. El seguidor blanquiverde, pese a reconocer que el ascenso “no ha sido una sorpresa porque teníamos el cuerpo preparado y era cuestión de tiempo”, lo cierto es que “las sensaciones en el descenso han sido increíbles, aunque hubiese preferido que se decidiese el ascenso al final del partido para darle más emoción”. Pese a todo, lo cierto es que hay que recalcar que era algo que la afición “se merecía, ya que no era nuestra categoría”. Ahora, solo queda “ir a por los récords, hacer el máximo de puntos y de goles y, el año que viene, ver como competimos en esta nueva categoría”.

En Córdoba también se han vivido las horas del ascenso con intensidad, con amigos, familiares, compañeros de grada y el resto de las mejores compañías posibles para celebrar un hecho histórico. Rafa Muñoz y Gabriel han sido dos ejemplos de ello. Celebrando el ascenso en Las Tendillas con sus hijos, ambos se mostraban completamente eufóricos de ver como sus chiquillos disfrutaban del ambiente en la plaza. Rafa Muñoz, con 29 años de socio a sus espaldas, ha reconocido que ha disfrutado más este ascenso por sus hijos. “Es un gustazo poder disfrutar de este momento con ellos. Cuando terminó el partido del Cacereño estábamos muy contentos, con los niños flipando”. Y es que ha definido al Córdoba como “la sangre que mueve todo el cuerpo, algo muy importante para mí. Espero que el año que viene podamos lograr volver a subir porque nuestro sitio mínimo es Segunda”.

Gabriel, que festejaba el ascenso junto con Rafa Muñoz, ha comenzado reconociendo que ha sentido “mucha alegría” cuando se ha confirmado que era matemático. “Estábamos viéndolo, pero teníamos mucha tranquilidad porque teníamos mucho margen, pero bueno, por verlo ya por fin consumado ha sido una alegría. Espero seguir disfrutando de estos partidos como lo hemos hecho durante toda la temporada”, ha confesado. Pese a hacer estado “en una división que no queríamos, la verdad es que lo hemos pasado con la familia, con mucha alegría y viviendo cada momento con intensidad. Ojalá todo esto sirva para crear afición en los más pequeños y seguir haciendo crecer el cordobesismo”.

Esta es la afición del Córdoba. Fiel, sufridora, pero que, con la mínima alegría, es capaz de desatar todo su orgullo por dos colores, el blanco y el verde. El mismo blanco y verde que inundó Mérida, que inundó Las Tendillas, y que inunda cada jornada las gradas de El Arcángel. Es el momento de disfrutar, de sacar el orgullo oculto y de ilusionarse con un equipo que ha demostrado ser, como mínimo, de Primera RFEF. Es hora de soñar.

Etiquetas
  •   /  
  • CCF
stats