Una de cal y otra de arena para el Bujalance en 2020

Un lance de la visita del Bujalance al filial del Jaén | PEDRO JESÚS CHAVES

Volver a la categoría que les pertenece. Muchos clubes, por unas razones u otras, están en divisiones más bajas que en temporadas anteriores. Por ello, esta campaña sirve para que estos equipos luchen por devolver a su entidad a donde se merece, aunque algunos ya disfrutan merecidamente tras conseguir el ascenso durante el pasado curso. El Bujalance logró una plaza en Segunda División B en el play off exprés propuesto por la Real Federación Española de Fútbol después de dominar la Tercera División de principio a fin. Este galardón otorgó a esta localidad cordobesa el premio de volver a la categoría de bronce del fútbol sala español, aunque, sin embargo, el año no ha terminado de la mejor manera posible. Los chicos dirigidos por Fermín Hidalgo cosecharon una nueva derrota ante el Xerez DFC (1-2), encuentro que ha sido recuperado después de ser suspendido por casos de Covid-19 en la escuadra rojilla.

Un año que ha sido histórico para la localidad cordobesa. Y es que el Bujalance consiguió un meritorio ascenso a Segunda División B tras una temporada impoluta del cuadro rojillo en Tercera División. La escuadra bujalanceña batió en la final del play off exprés al Alcalá de Guadaira tras una emocionante tanda de penaltis (5-5 y 1-0 en la pena máxima). Gracias a este logro, los pupilos de Fermín Hidalgo comenzaron a preparar su vuelta a la categoría de bronce del fútbol sala español con numerosas caras conocidas para los aficionados del Córdoba Patrimonio de la Humanidad, ya que Antoñito, Antonio Catiti y Cristóbal se enfundaron la elástica rojilla para intentar consolidar a la entidad en Segunda B. Sin embargo, este camino empezó siendo más duro de lo esperado ya que debutaron con una derrota ante el Asociación Jerez Futsal (6-4), mientras que la segunda jornada frente al Xerez Deportivo fue aplazada por un caso de Covid-19 en el Bujalance.

Aun así, la escuadra dirigida por Fermín Hidalgo creía en sus posibilidades y en su experiencia para sacar esta situación adelante. Asimismo, la dureza del calendario obligaba al cuadro rojillo a despertar rápidamente si no querían hundirse en la clasificación desde la tercera jornada. Y volvieron de su letargo. El Bujalance sacó un empate de La Salobreja ante el filial del Jaén Paraíso Interior (2-2) antes de recibir al Real Betis B en el Pepe Montalbán y volver a cosechar un meritorio empate (2-2). Dos equipos que deberían luchar por ascender a Segunda División y cuyas primeras plantillas están a un gran nivel dentro de la máxima categoría del fútbol sala nacional. Gracias a esto, los dos puntos conseguidos por el plantel cordobés se convierten en esenciales, más si cabe cuando encadenó tres encuentros sin conocer la derrota después de lograr nuevamente unas tablas en su visita a tierras sevillanas para enfrentarse al Dos Hermanas (3-3).

Este buen momento del Bujalance fue refrendado con la primera victoria en la categoría de bronce. Y es que los chicos de Fermín Hidalgo lograron vencer al Cádiz Virgili, líder del Grupo V-A, en el Pepe Montalbán con cierta claridad (5-3). Estos tres puntos indicaron que la plantilla cordobesa tiene capacidad para pelear por entrar en la segunda fase con opciones serias de consolidar al equipo en esta nueva división. Sin embargo, los rojillos no pudieron continuar la dinámica positiva en su visita al Carmonense, colista del subgrupo, y cosecharon nuevamente un empate (5-5). Estas tablas sentaron como un jarro de agua fría para un cuadro bujalanceño que siguió su tendencia negativa, sufriendo su segunda derrota de la temporada ante el Xerez Deportivo (1-2). Sin embargo, el Bujalance ha mostrado nivel e intentará consolidar a la localidad cordobesa en la categoría de bronce del fútbol sala español.

Etiquetas
stats