En busca de una reacción en Copa

Rafa Moreno instruye a sus jugadoras en un tiempo muerto | JUAN HUERTAS

Apenas sin tiempo para digerir la derrota ante el Morvedre en la Liga Guerreras Iberdrola, el Balonmano Adesal vuelve a escena este mismo miércoles, aunque en esta ocasión lo hará en una competición diferente. En efecto, el conjunto fuensantino encara frente al Oviedo la primera eliminatoria de la Copa de la Reina, que se disputará a partir de las 19:30 horas y a partido único en el Pabellón Florida Arena. Así, será la cuarta participación histórica del equipo cordobés en dicho torneo, en el que únicamente logró el pase de ronda en una ocasión. En concreto, fue en el curso 2017-18, siendo equipo de la División de Honor Plata, cuando superó en su pista al Castellón, que entonces militaba en la máxima categoría.

Así, la historia de mañana es a la inversa. El Adesal parte como equipo de la Liga Guerreras Iberdrola ante un Oviedo que actualmente se ha consolidado como uno de los referentes de la división de plata. De hecho, las asturianas han disputado cinco partidos y todos los han saldado con victorias. Además, presentan en sus filas a Marta Fernández, quien ha anotado 33 goles, pese a haber disputado tan solo tres encuentros, y los cuales le han dado para ser la líder de ese apartado en la categoría. Por el contrario, el Oviedo no podrá contar con Niki Blatché, quien este lunes se sometió a una operación.

Por su parte, las jugadoras de Rafa Moreno llegan a la cita tras encadenar cinco derrotas en su arranque liguero. Y eso hace que el encuentro de la Copa sea tan importante en el apartado anímico. El técnico califa no podrá contar con Asun Batista, al igual que ya sucediera la pasada semana en Las Palmas por asuntos laborales. Asimismo, aún se está a la espera de que Armina Isic, el último refuerzo fuensantino, aterrice en España. “Tras perder un partido en el que tienes puesta mucha ilusión, el equipo se lleva un jarro de agua fría”, por lo que “hay que trabajar con más seriedad e intensidad para corregir los defectos que nos impidieron sacar adelante un partido que estaba igualado”, indica el preparador en la previa del choque, subrayando además que “vamos con la ilusión de hacernos más fuertes desde la derrota, que es donde estamos nadando. Contábamos con esos dos puntos” y “ahora tenemos que crecer porque nos quedan trece partidos”.

Un cruce del que “espero que sea una ayudita moral y que las jugadoras cojan moral y confianza para que se vean reforzadas”, recalcando a su vez que “es un torneo de prestigio y ganar nos acercaría a una fase final, que es a lo que aspiramos”. Asimismo, en lo se refiere a la más reciente incorporación, Moreno afirma que “puede aportar experiencia, calidad y lanzamiento. Eso será una ayuda grande a Agus López, que puede ser considerada la jugadora franquicia en el ataque del equipo. Es una más para el equipo, rodeada de gente joven y que va a aportar experiencia. No viene con la responsabilidad de resolver todo, pero sí va a ser de gran ayuda”.

Con todo, el choque también encierra algunas connotaciones especiales. Y es que el Oviedo fue uno de los adversarios que tuvo el Adesal en su camino hacia la División de Honor en 2013. Entonces, las victorias supusieron impulsos casi definitivos. Ahora, el conjunto de La Fuensanta también necesita un impulso anímico y la Copa le puede resultar dulce, si gana.

Etiquetas
stats