Sebastián del Rey: "El baloncesto cordobés necesita volver a ilusionarse"

Sebastián del Rey, a la derecha, presidente del Dobuss Córdoba Basket

Apenas cuenta con unos meses de existencia, pero ya encara algunos de los momentos más trascendentales de su historia. Y también la del propio baloncesto cordobés. El Dobuss Córdoba Basket, plantel creado tras la unión de los equipos sénior del Maristas y el Adeba, generó una enorme expectación desde su fundación, pues ya entonces nació con el ambicioso objetivo de devolver a la ciudad al panorama de la Liga Femenina 2. Ahí es nada. Y ese proyecto sigue más vigente que nunca. En efecto, el conjunto dirigido por Miguel Ángel Luque se encuentra ya preparando la final a cuatro por el título en la N1, que otorgará los tres billetes para la posterior fase de ascenso a la segunda categoría nacional. 

Pero hay que ir por partes, y el reto más inmediato pasa por consolidarse entre los cuatro mejores de Andalucía. Y además, el Dobuss lo hará como anfitrión, ya que dicha parte de la temporada se desarrollará en Córdoba el fin de semana del 8 y 9 de mayo. “Desde que vimos las opciones de poder clasificarnos para la Final Four ya trasladamos a la Federación Andaluza de Baloncesto (FAB) nuestro interés por traerla a Córdoba y poder ofrecer a nuestros aficionados y a nuestra ciudad el mejor baloncesto de Andalucía en esta categoría”, recalca Sebastián del Rey, presidente del club, subrayando además que “es una forma de mostrar la evolución del nuevo proyecto y quizás una apuesta que empuje a nuestras jugadoras hacia el objetivo del ascenso”. 

Eso sí, el desafío se presenta mayúsculo, puesto que “será necesario el compromiso de un grupo de voluntarios, presentar la instalación del Colegio Cervantes en las mejores condiciones, un servicio médico y de ambulancia, estancia y manutención para los árbitros, servicio de fisioterapia y todo lo necesario para el correcto desarrollo de la competición, la apuesta de la FAB es muy importante y garantiza un evento de calidad”, indica el dirigente, admitiendo, no obstante, que “el baloncesto cordobés necesita volver a ilusionarse, hay mucha afición y nuestro proyecto tiene los componentes necesarios para conseguirlo”. 

De momento, el Dobuss logró clasificarse como el tercero mejor y ha superado con creces su ronda de cuartos de final, por lo que “podemos considerar como muy positiva la situación en la que nos encontramos”, ya que “estamos en un buen momento después de haber superado una fase de grupos muy complicada y un cruce de cuartos contra un primero de grupo de mucha calidad como es GMASB. Quizás lo más complicado será cohesionar y consolidar el grupo por la incorporación tardía de alguna de las jugadoras, aunque la calidad y experiencia de las mismas están hablando sobre la pista y nos están dando la competitividad necesaria para afrontar este final de temporada con opciones de luchar por todo. El compromiso de las jugadoras de Córdoba y el perfil de las incorporaciones han completado un equipo que espero todos podamos disfrutar durante la fase”.

Y es que ya no solo se debe plantearse el hecho de conseguir billete para la fase de promoción, que es por lo que han peleado sin éxito el Maristas y el Adeba durante los últimos tantos, sino que se debe vislumbrar el propósito de proclamarse campeón de la N1. “Estamos obligados a visualizar esa situación, para conseguir estos objetivos deben afrontarse con seguridad y confianza, desde hace más de una década no hemos pensando que se podían alcanzar y creo que eso ya es un mérito para el proyecto. Evidentemente, esto es deporte y los rivales luchan por los mismos objetivos, pero ser uno de los favoritos ya implica una visión distinta del papel que está asumiendo el baloncesto femenino cordobés”, expone Del Rey.

Una Final Four en la que estarán acompañados del Náutico de Sevilla, su próximo rival, además del Asisa-CB Alhaurín de la Torre y Clínica Dental Sanders Agustinos, adversarios de mucha enjundia. Eso sí, es innegable que el proyecto califa ha dado un salto tras los últimos fichajes. "Son jugadoras que cualquier equipo de esta categoría estaría encantado de tener en su plantilla, todas con experiencia este mismo año en categorías superiores”, detalla. Ejemplo como los de Conchi Satorre o Isa Latorre, quienes han sido “determinantes en sus equipos”, o Ana Carlota, la cual “tiene que asumir un cambio de rol, ya que en su equipo formaba parte de las rotaciones y en el nuestro necesitamos que asuma mayor protagonismo. En definitiva, Isa en la dirección de juego, Conchi desde el alero con su velocidad y facilidad a la hora de ver el aro y Ana con su altura y consistencia en el juego interior, han venido a equilibrar y consolidar una plantilla que junto a nuestras incombustibles jugadoras cordobesas lideradas por nuestra capitana Raquel Pérez mas Licskai y Maddy puedan hacernos soñar a todos”. 

Etiquetas
Publicado el
30 de abril de 2021 - 05:10 h