'Notas al margen': el libro como protagonista

.
Cosmopoética inaugura en la Fundación Antonio Gala una de las cuatro exposiciones que forman parte del programa de su decimotercera edición

La Fundación Antonio Gala se ha convertido en la sede de una de las exposiciones que forma parte de la decimotercera edición de Cosmopoética. Con el nombre Notas al margen, la organización del evento ha congregado a cinco artistas cuyas obras colocan al libro en el centro de la obra. Este soporte se convierte así en el protagonista de las creaciones, que saltan del terreno literario al visual con piezas fotográficas, dibujos, esculturas, instalaciones y un videomapping.

Tal y como ha explicado el comisario de la exposición, Antonio Blázquez, “esta muestra gira en torno a cómo estos artistas utilizan el libro. Son piezas muy evidentes en las que se ve cómo se manipulan los libros”. En la presentación de la exposición, Blázquez ha reconocido “sentirse muy identificado con estos artistas” ya que, como ellos, se considera un “masacrador de libros”. “Yo los destrozo, los manipulo y los pintorreo”, ha apuntado.

En la primera habitación de la sala expositiva descansan las obras de Arturo Comas y de Manuel A. Domínguez. En el primer caso, Comas ha presentado la obra Desmifiticando a los clásicos (I) y (II), en la que las portadas de dos libros se ven “atravesadas” por dos partes del cuerpo de Comas: la nariz y la oreja. A esta obra le acompañan Histeria y tradicción e Historia de España, en las que los libros son los únicos protagonistas. Tal y como ha explicado el artista, éste es un soporte “que siempre está presente en mi obra y tiene una importancia muy relevante”. Así, su creación artística reside en “la manipulación de objetos generando otros nuevos”.

En frente de las obras de Comas se encuentra la de Manuel A. Domínguez titulada La oculta mirada del reconocido. En ella, Domínguez utiliza “libros encontrados y, sobre ellos, trabajo la intervención pictórica”. Cuando Domínguez los encuentra, ya nunca más volverán a ser lo eran. Los manipula y los hace suyos.

En la siguiente habitación confluyen las obras de Simon Zabell, Alicia Martín y Fran Pérez Rus. En el primer caso, Zabell se basa en la novela francesa La jalouise para escenificar “una especie de maizal” con la instalación de papeles impresos y troquelados. De esta manera, establece un paralelismo entre el caos que supone la obra y juega con el significado de la palabra jalouise (celos y también, celda). Por su parte, Martín trae con su obra Monólogos (I) y (II) un dúo de fotografías en las que se ve cómo dos manos destrozan dos libros relacionados con la religión. En su proyecto original, aunque no en la exposición, la obra va acompañada de un vídeo en la que también se ve cómo se destrozan libros religiosos a la vez que se oyen cánticos de la misma índole.

En el fondo de la sala descansa la obra de Pérez Rus, The folding and the light, en la que seis hojas con las esquinas dobladas progresivamente reflejan el paso del tiempo.

La exposición puede visitarse en la Fundación Antonio Gala hasta el próximo 8 de octubre de 12:00 a 20:00.

Etiquetas
stats