Cuentan unos tíos ‘pelotas’ que la risa no es fea

Chirigota "Ese tío es buen pelotero" | ALVARO CARMONA
Las chirigotas tomaron protagonismo en la tercera función de la fase de semifinales del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas, que fue un festival de carcajadas

En la plaza del barrio, de cualquiera de esta ciudad, están esos tipos a los que todo les parece bien. Todo y todos, porque nadie escapa de sus alabanzas. El desagradable es amable, el torpe es inteligente y la fea… La fea puede que lo sea, pero canta que no veas. Seguro que los ‘abrazafarolas’ de turno, que también lo hacen genial, piensan de la mima manera. Es difícil creer lo contrario de esa pandilla de muchachas tan poco agraciadas que cierran una noche repleta de carcajadas. La risa ganó la partida en la tercera función de semifinales del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (COAC) de Córdoba, que fue la misma en que la provincia también tuvo su voz. Voz femenina y reivindicativa, fuerte y decidida. Como lo fue también, todo eso además de divertida, la de las jóvenes de falda larga, rebeca antigua, aparatoso corrector de dientes… Vaya, de esas chicas que de guapas tienen la espalda. Es la fachada y lo de menos, más si cabe cuando se trata de un disfraz. Lo importante está en los adentros. Un interior del que brotan, por ejemplo, coplas de gusto como las de la Chirigota femenina de Marcos.

Suena bien y divierte la ‘Chirigota 2015, la niña bonita’. Que no es guapa, quizá; que atrae, seguro. Completó este grupo una gran actuación, que consiguió la carcajada continua entre el respetable. Por cierto, desveló el secreto del ascenso del Córdoba a Primera: aparecieron en el Insular y la afición de Las Palmas, asustada o quién sabe qué, saltó al campo. Pero no sólo hizo reír, pues también lanzó dos pasodobles con enorme mensaje. Especialmente el primero, dedicado a todos cuantos tuvieron que emigrar. Contaron las ‘feas’ que por y para eso, Nieto prepara otra ronda. A todo esto, comunicaron a una mujer enfadada por un desliz de su pareja que ella era la Irene con la que se entiende el susodicho. Ocurrió en la presentación, en que interactuó esta agrupación con un miembro de la chirigota del Vacas. Ésta también logró su cometido y logró la risa constante de todo el teatro. "Si no te pasa nada, dime, ¿por qué estás enfadada?", preguntaba él. "Tú sabrás", contestaba ella. La pareja andaba distante, peleona. Ahí estaba la gracia, que lo era menos a la hora de hablar de temas como la programación de Canal Sur o la falta de compañerismo que en ocasiones se da en torno al COAC.

Entre una y otra actuación, aparecieron sobre las tablas Isabel Pantoja y Julián Muñoz, un tanto desmejorado. El escenario, de repente, era un plató de televisión -Telecirco- en el que se desarrollaba el famoso programa ‘Mamones’. Anda, como el nombre del Cuarteto de ‘Awito’ y ‘Cristo’. No faltaron las menciones al encarcelamiento de la tonadillera. La programación era entretenida y provocó que el patio de butacas coreara aquello de "mamones, mamones". Es un estribillo con tirón, como el de los ‘abrazafarolas’ antes mencionados… Antes de llegar estos tipos, se dejaron ver otros con quizá mejor presencia, con camisa de marca y tal. Eran los divorciados de Rafalín Castilla y el 'Tomate', que abrieron la sesión con un buen pase marcado, como no podía ser de otra forma, por el humor. La separación no sentó tan mal, o eso aseguraban, a ‘The Singles’. No eran vinilos andantes los que cantaron al o contra el Gobierno. Según estos tíos un tanto ‘chuletas’, Rajoy "está demostrando al resto del mundo que España está majareta por votar a esta derecha". También dieron su espacio en el repertorio a determinadas actitudes en la fiesta que quisieron criticar.

Tampoco desaprovecharon, en ese sentido, su oportunidad de lanzar un ‘dardo’ las chicas de la Comparsa de Montoro. Fueron las que pusieron ‘Al mal tiempo, buena cara’. "Tengo que tomarme la vida a cachondeo", apuntaron como secreto para lograr ese objetivo. En su primer pasodoble, recordaron el valor del esfuerzo que realizan las agrupaciones que al Gran Teatro llegan desde otros puntos de la provincia. Bonito mensaje lanzaron, al igual que en su segundo de la tanda, dirigido a la figura de la madre. Son muchos los dolores que genera un embarazo y el parto no es sencillo, pero todo merece la pena por disfrutar de un hijo. "Ponle a la vida un arco iris, nada de blanco y negro", solicitó este grupo en su popurrí. Buena actuación e igual respuesta del público. Aunque la sintonía entre escenario y patio de butacas fue una constante en la noche de los flamencos mitad ave, mitad artista. De Torredonjimeno llegó la chirigota ‘Flamenco, Patrimonio de la Humanidad’, que entre otros asuntos trató el del virus del Ébola, que dijeron padecer. "Debo la luz, el agua" y muchas cosas más. Fue un pase entretenido el suyo, que además alcanzó a más gente que en preliminares. "Hoy hay más gente en la taberna", comentó con sentido del humor uno de esos pájaros rosados que le daban a todos los palos. Lo mismo unas sevillanas, que un fandango. Y allende las fronteras de Córdoba llegó la otra comparsa de la noche. Concretamente, de Marbella eran ‘Los cucos’, unos relojeros que regalaron varias verdades dignas de ser recordadas, como ésa de que "el tiempo, dicen que es oro, oro que no volverá". La mejor riqueza, en realidad, es disfrutar ese tiempo: "Desata tu libertad".

La agrupación malagueña mostró una gran calidad en sus acordes y sus voces, bien afinadas y conjuntadas. De su buen repertorio destacó la confesión de un amor que "rompió fronteras", un amor interracial. Porque el color no importa, sino la persona. "Viajando pude ver cómo la piel se transformaba en un manto de colores", cantó esta comparsa. Seguro que le gustó a los ‘abrazafarolas’ de San Lorenzo. Sí, ése era el barrio al que pertenecía la plaza en que en un momento dado se convirtió el escenario. Sobre el mismo, una chirigota que recogió el afecto unánime del Gran Teatro, que terminó en pie -si bien en ese sentido estuvo generoso el respetable a lo largo de la noche-. Se hacen llamar ‘Ese tío es buen pelotero’, pero en realidad poco tiene que ver con el fútbol. La pelota en este caso es lo que realizan a todo y a todos. Están contentos con el mundo en general. Y el público con ellos. Su repertorio fue bueno de principio a fin, con dos pasodobles de marcado carácter crítico. En el primero, le dieron su parte a Mariano Rajoy, que "pelotea a la Merkel en Alemania" y a los bancos, la Casa Real… "Pelotear es la forma más absurda que tiene de poder gobernar", cantó este grupo.

Más intenso fue aún el segundo de sus pasodobles, dedicado a una Andalucía que no logra cambiar sus defectos y en modo alguno no pone en valor por lo que luchó Blas Infante. "Qué pena me da de que siga siendo la misma de siempre", aseguraron estos tíos ‘pelotas’ que en esa tanda no lo fueron tanto. El final del estribillo sonó al unísono en el teatro: "Esto sí que es, un tío pelota". Buena pinta la de la Chirigota de San Lorenzo, que aportó su granito de arena a una función en la que la risa fue la mayor de las protagonistas. Porque la risa no es fea.

Etiquetas
stats