Vuelve la lluvia a Córdoba tras un mes de ausencia ¿y la nieve?

Hará falta el paraguas en cruces y tocará abrigarse, más en el norte y en el sudeste de la provincia | ÁLEX GALLEGOS

Cuando la mañana del pasado 19 de diciembre Córdoba se despertaba, lo hacía bajo el leve arrullo de una fina lluvia que iba a ser la última del año. Una tímida precipitación que diría casi un hasta nunca para dejar paso a la dinámica atmosférica propia de enero en la península Ibérica. Anticiclón invernal, configuración de manual básico de meteorología para registrar las heladas más potentes sobre la Península en una interminable consecución de días sin nubes. Configuración que según dicta la estadística acostumbra a romperse a finales de enero con la entrada de bajas presiones desde el norte peninsular, en barridos que acompañados de aire frío en altura suelen dejar nevadas de consideración en cotas medias del país. Una dinámica hacia la que apuntan los modelos y que ya de cara al fin de semana pondrá punto y a parte a un mes de absoluta sequía hídrica.

Hasta luego al anticiclón

Las interminables horas de tiempo anticiclónico en la Península llegan a su fin, con un cambio de dinámica que ya desde las primeras horas del miércoles apuntan a cierta inestabilización de la atmósfera gracias al paso tangencial de una vaguada por el litoral cantábrico que enmarañará los cielos de casi todo el país y dejará lluvias de carácter débil en unos pocos puntos afortunados. El resto, la mayoría del territorio peninsular, tendrá aún que esperar al generoso frente que cruzará la península Ibérica de cara al fin de semana.

Y es que si bien la vaguada de este miércoles a duras penas llegará a nublar el cielo peninsular, el paso de una borrasca desde las Islas Británicas hasta la cuenca mediterránea de cara al fin de semana, vendrá acompañada de una amplia 'regada' en casi toda la Península gracias a la formación de una baja secundaria frente al litoral gallego. Lluvia y más lluvia para un fin de semana que promete ser frío y gris, con mínimas que aunque bajas se verán atemperadas por el paso del frente, que sí que dejaría máximas mucho más bajas que las experimentadas días atrás.

Al fin la lluvia

Hasta 12 heladas de 16 días en lo que va de año se han registrado en Córdoba capital. Una sucesión que ha llegado a ser de pleno en algunos puntos de la provincia como Valsequillo y Montoro, donde algunas de ellas llegaron a ser moderadas. Una tendencia que aunque atenuada va a seguir en los próximos días, con un ligero ascenso de las temperaturas mínimas como consecuencia de la inestabilidad y el aporte de humedad con la llegada de las bajas presiones.

Así, los próximos días en la provincia se van a caracterizar por la misma dinámica del resto de la península Ibérica, con un aumento de la nubosidad, que podría dejar alguna llovizna débil durante la jornada del miércoles, y con unas temperaturas máximas que experimentarán un notable descenso con el paso de los días, y un ligero ascenso en las mínimas de entre uno y dos grados en toda la provincia. La lluvia, en mayúsculas, sí que será protagonista de cara al fin de semana, con la jornada del sábado como punto de inflexión gracias al paso de un frente bastante activo que barrerá la Península de noroeste a sureste, y que podría dejar acumulados de entre 15 y 30 mm, siendo más probables en las sierras del norte de la provincia.

¿Y después?

Se ha apuntado al principio que los prolongados episodios de frío anticiclónico en enero acostumbran a romperse con entradas frías de norte, de las que tiñen de blanco la superficie peninsular. Irrupciones frías o muy frías que arrastran humedad o que se encuentran humedad asociada a bajas secundarias y que necesitan multitud de piezas bien encajadas para generar entretenimiento meteorológico. Un puzzle que los dos grandes modelos llevan dibujando unos cuantos días de cara a mediados de la próxima semana.

Un escenario de 'meteo-ficción' que empieza a entrar en los tiempos razonables de la predicción a medio plazo y que tendría a la península Ibérica como escenario de combate de una entrada marítimo-polar de origen ártico. Aire muy frío acompañado de humedad sobre una superficie que lleva enfriándose desde hace un mes. Buenos ingredientes para que cuaje una tortilla cuyas patatas empiezan a pelarse el próximo fin de semana. Hasta entonces, toca volver a disfrutar del arrullo de la lluvia, que falta hace.

Puede seguir a Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats