Usuarios del tren matinal Córdoba-Sevilla denuncian “dejadez” y “retrasos continuos”

Un tren AVE en la estación de Córdoba | MADERO CUBERO

Varios usuarios del primer tren AVANT que conecta de lunes a viernes Córdoba con Sevilla han denunciado “dejadez” y “retrasos continuos” en un trayecto que, según dicen, “hasta el verano pasado daba un servicio impecable” y que, según los testimonios recabados por este diario, lleva seis meses “rebasando regularmente el horario de llegada previsto”, con “paradas totales en medio de la vía” y con deficiencias como “apagones totales” de luz.

Se trata del tren que sale a las 6:50 con llegada a las 7:35 de lunes a viernes, y que, en su mayoría, viaja lleno de profesionales y trabajadores cordobeses que desempeñan profesionalmente su carrera en Sevilla. Una de ellas es Gema -nombre ficticio-, una trabajadora de banca que prefiere no dar su nombre y que asegura que “hay retrasos en todos los trenes, tanto en los AVE como en los AVANT”, y apunta a que hay “micro fisuras” en la vía que obliga a que los vehículos vayan “a velocidad” reducida en unos tramos.

El problema, según dice esta usuaria, es que esos tramos que considera “impropios de un servicio de alta velocidad” que se paga más caro que el resto de los productos de Renfe, han pasado de ser algo residual e imperceptible a producirse “hasta 5 o 7 veces por trayecto” desde el verano pasado. El resultado, según denuncia, es que el tren ha dejado de ser puntual. “Antes del verano pasado llegaba antes de la hora, a las 7:30. Ahora, es habitual que llegue a las 7:45 y a las 8:00 en dos ocasiones”, afirma esta usaria, que lleva 5 años siendo fija de este servicio y que sitúa temporalmente los retrasos con el comienzo de la nueva política de indemnizaciones de Renfe.

En este punto, Gema se equivoca puesto que Renfe cambió a finales de 2016, y no el verano pasado, su política de indemnizaciones por retrasos y su compromiso de devolver el importe del billete de los pasajeros del AVE Madrid-Sevilla por sufrir cinco minutos de retraso, algo que venía haciendo desde la inauguración de esta línea en 1992. Desde entonces aumentó el margen a 16 minutos.

Para María, ingeniera que trabaja en la administración pública y que lleva años cogiendo el tren de las 6:50, el plazo es el mismo que denuncia Gema. Dice que, hasta el verano pasado, el tren llegaba antes de hora y que, “desde junio del año pasado, el tren empieza a tener retrasos muy raros, con paradas totales inesperadas a la altura de Hornachuelos”. “A finales de verano, ya eran dos paradas. A lo que se suma que no funciona el aire condicionado”, apunta esta usuaria.

Según señala, desde después de verano el servicio “decae”, comienzan las quejas y reclamaciones por todas las vías. La respuesta de Renfe, según María, consiste en “echarle la culpa a Adif”. Con el otoño llega una nueva “averia”: “El tren arranca a oscuras por la mañana”, relata. Dos veces más dice que ha ocurrido. Los revisores, a la mayoría de los cuales conoce de años usando el tren, le dicen que “hay averías en el pantógrafo”, que es lo que suministra la energía al vehículo.

Renfe reconoce solamente 5 retrasos de 111 viajes en los últimos 6 meses

“Eso te puede pasar una vez, pero es que este año ha pasado 3 veces. Siempre se recupera pronto, pero una línea de alta velocidad no puede ir así”, sentencia María, que ha interpuesto quejas por todas las vías posibles y que suma 5 “retrasos importantes” desde octubre.

Sus números concuerdan con los que facilita María Dolores Nieto, de Renfe Andalucía y Extremadura. Desde la compañía responden que, desde el 1 de octubre hasta el 15 de marzo ha habido 5 retrasos sobre el horario previsto, de un total de 111 viajes. Sin embargo, acto seguido añade que se han presentado 14 reclamaciones por escrito o por internet, de las que 9 han sido por retrasos.

Con respecto a la avería del pantógrafo, Nieto ha asegurado que no ve “probable ni posible” que el tren circulara “a oscuras” y que, como norma general, “la luz interior funciona siempre que el tren está en marcha”. “Puede que se apague coyunturalmente unos segundos por los propios mecanismos rearme de la alimentación del tren. Aún en estos casos, que son los menos, el tren dispone de una iluminación interna de seguridad”, afirman desde la compañía.

Por su parte, en la organización FACUA-Consumidores en Acción tampoco han recibido petición de asesoramiento en este caso, aunque recomiendan a los usuarios que dejen siempre queja por escrito y se queden con una prueba de que la reclamación ha sido presentada. Facua se ha ofrecido a asesorar a las usuarias y a informarse del caso si se le solicita.

Etiquetas
stats