Los usuarios del aeropuerto se plantan por su cierre a las 15.00

.
Un grupo de usuarios constituye una plataforma y diseña un anteproyecto sobre un plan de viabilidad que, aseguran, contribuiría a recuperar el 80% del negocio que han perdido en los últimos años por la clausura de la pista por las tardes

“Córdoba es el paraíso europeo para el vuelo”. Pero el aeropuerto de Córdoba está cerrado por las tardes. Acaba de nacer una plataforma de usuarios del aeropuerto de Córdoba y lo ha hecho plantándose ante una situación que tal y como la describen se antoja imposible. Este colectivo, al que pertenecen distintas empresas que a diario trabajan y viven del aeropuerto cordobés, tienen una queja que está muy por encima de las demás: el cierre a las 15.00 del aeródromo cordobés.

En 2012, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), dependiente del Ministerio de Fomento, decidió restringir el horario de los vuelos en Córdoba por una cuestión de dinero. Así, establecía que las aeronaves podrían despegar y aterrizar desde la ciudad solo entre 9.00 y 15.00. Si lo hacían a las 15.01 el coste de las tasas a pagar se les triplicaría. La plataforma de usuarios asegura que esta brutal restricción ha provocado una caída hasta del 80% en su volumen de negocio.

En esta plataforma, que ha elaborado un anteproyecto de plan de viabilidad del aeropuerto cordobés, están Trabajos Aéreos Espejo, el Club de Paracaidistas de Córdoba, la escuela de formación de pilotos CorFlight School o la escuela de vuelo AeroCórdoba, entre otros. “Somos los que usamos el aeropuerto y no nos dejan trabajar”, se quejaba David Aguilar, del club de paracaidismo de Córdoba.

El portavoz de la plataforma es Antonio Hinojosa, piloto deportivo. Además de la exigencia de ampliar “del orto al ocaso” la apertura del aeropuerto de Córdoba, el colectivo demanda otras tres exigencias más para que se pueda recuperar el 80% del negocio que han perdido desde el año 2012. Así, demandan “un catálogo de productos claritos con precios razonables”. Estos productos son, por ejemplo, los precios que se pagan por usar hangares, que en algunos casos es entre un 30 y un 40% más caro que en otros lugares.

También exigen que se cree un servicio de bar con “terrazas y vistas a la parte del aire”, creando un lugar donde se puedan cerrar nuevos negocios y atender el propio, además de “atender a un cliente que en ese momento no vuela”. El cuarto punto es que en el aeropuerto de Córdoba se pueda suministrar combustible a los 1.700 aviones de España que usan gasolina de 95 octanos.

La plataforma de usuarios, que se presenta sin querer ser politizada “por ninguno de los tres partidos” con responsabilidades “que hasta ahora lo han hecho rematadamente mal”, no plantea un plan de viabilidad con vuelos comerciales en la ciudad. “Tenemos claro lo que hay que hacer”, han insistido, a la vez que consideran un derroche los 85 millones de euros que se gastaron en la ampliación de una pista que encima, ahora, no se usa. La plataforma asegura que con el AVE y con dos aeropuertos internacionales (Sevilla y Málaga) tan cerca “no se puede competir” y que en cambio el negocio sí que está en la especialización del aeródromo cordobés.

En esta especialización entrarían, como plantean, vuelos recreativos, privados o de formación, que son los que desarrollan los colectivos representados. También se incluiría la propuesta de vuelos a la estratosfera, que propone “una empresa muy seria” y que avanzó este periódico. Pero no solo. También la creación de una red de aeródromos en Andalucía para un uso recreativo y deportivo en el que Córdoba podría tener un papel clave por sus “excelentes” condiciones para el vuelo.

Córdoba es “un paraíso” para el vuelo, según detalló Antonio Hinojosa, por sus excelentes condiciones geográficas. Así, detalló que la Campiña y su orografía es una zona muy segura para los primeros vuelos de pilotos en formación, la ausencia de vientos importantes en la ciudad, la altura, la densidad del aire y que, a todo, se añade que el aeropuerto está en las inmediaciones de una ciudad monumental.

Por eso, el colectivo no se explica los impedimentos de AENA a que, una vez hecha una potentísima inversión, restrinja los vuelos a partir de las 15.00. Ahora, con la redacción de este anteproyecto, su primer paso será conseguir que AENA vuelva a ampliar el horario de uso y, posteriormente, dar a conocer su plan de viabilidad para que en Córdoba “la gente sepa que existe un aeropuerto”.

Etiquetas
stats