Tres años sin Paco Molina: “Está todo como el primer día”

Concentración para encontrar a Paco Molina de este sábado en Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Tres años de agonía, angustia y desesperación. Los padres de Paco Molina -Isidro y Rosa-, su hijo y el resto de familiares ven cómo este 2 de julio se cumplen tres años de la ausencia del joven. En el momento de su desaparición tenía tan sólo 16 años. Ahora, el chico tendría 19 años. Un tiempo condicional más relacionado con la esperanza de encontrar al joven que con las certezas de las que disponen sus padres.

"Está todo como el primer día. Que desaparezca un niño de 16 años y que no se sepa nada es desesperante. Lo único que sabemos es lo que nos dijeron desde el primer momento de la desaparición. O sea, nada", explica Isidro, quien incide en señalar que "el caso se está investigando a pesar de que está todo muy parado". Sin embargo, los tres años de búsqueda sólo han llevado a que el caso se archive judicialmente hasta que no salga una nueva pista. Para Isidro, ésta es una triste noticia "ya que lo que produce es una relajación tremenda".

Durante este último año de desaparición, los padres de Paco han vivido dos momentos realmente duros. El primero fue en el mes de noviembre, cuando tuvieron que acudir a los juzgados para afrontar una vista contra un acusado de ofrecer pistas falsas sobre el paradero de su hijo. Desde una cabina telefónica, el acusado llamó a Isidro y le hizo creer que había conocido a Paco "dos meses atrás en Albacete, donde el menor vivía en un local de alterne, y que habían viajado juntos hasta Peñíscola (Castellón)". Le dijo, además, que al menos hasta el día 21 había permanecido el menor en esa localidad, "que se encontraba bien, que pedía en la calle y que últimamente estaba con una chica con la que tenía pensado trasladarse de localidad".

En la última llamada invitó al padre a verse personalmente para aportarle más información que "no podía facilitar por teléfono". Isidro, sin embargo, no aceptó, después de que la Policía se lo desaconsejara. Cuando los cuerpos de Seguridad del Estado realizaron las investigaciones pertinentes, descubrieron que todo era falso, lo que provocó el desánimo en la familia.

El segundo momento de esperanza para la familia vino en marzo, cuando el programa de TVE Desaparecidos trató el caso de Paco. Esa misma noche, el programa de Paco Lobatón conectó en directo con otro formato hermano de Italia, Chi l’ha visto, para pedir ayuda por si alguien ha visto al joven cordobés. Isidro cuenta que en mayo recibieron una fotografía "de un chico que se parecía a Paco. Lo estuvimos mirando bien pero no era él".

A pesar de que la confusión no llegó a término, Isidro explica que el programa italiano sigue difundiendo el caso de su hijo y denuncia el cese del programa Desaparecidos. "Entiendo que las cadenas privadas puedan hacer lo que quieran pero, ¿la pública también? Este programa era un bien social y ayudaba tanto a Policía como a investigadores. De hecho, se han resuelto casos por la información que los mismos ciudadanos aportan", asegura Isidro.

Pero las quejas de la familia no quedan delimitadas a este programa, sino que también se refieren a la existencia de "desapariciones de primera y de segunda" ya que, a juicio de estos padres, la actitud de los Cuerpos de Seguridad y del propio Ministerio varía según los casos. "Mi hijo no se apellida Quer. ¿Dónde estuvo el ministro del Interior cuando desapareció mi hijo? Ha estado en el caso de Gabriel y con la familia de Diana Quer pero ¿y nosotros qué?", se pregunta Isidro.

Los próximos pasos que harán los padres del joven serán reunirse con la subdelegada del Gobierno en Córdoba, Rafaela Valenzuela, para empezar a entablar relación de cara a una futura resolución del caso. La concentración en recuerdo a Paco se hará, previsiblemente, en el mes de septiembre, ya que el pasado fin de semana los padres del joven acudieron a una reunión en Madrid a la que asistieron más familiares de personas desaparecidas.

Etiquetas
stats