Tráfico realizará más de 500 controles diarios de alcoholemia en Córdoba

La campaña especial de la DGT se iniciará el próximo lunes 9 y se desarrollará hasta el domingo 15 de diciembre

Aumento del tiempo de reacción, problemas de visión, incremento de la somnolencia, pérdida de control, excitabilidad o problemas de coordinación son sólo algunos de los efectos que provoca la ingesta de alcohol en la conducción, llegando a multiplicar por nueve el riesgo de accidente. Por este motivo y teniendo en cuenta que el alcohol está presente como factor concurrente o desencadenante en un tercio de los accidentes mortales, Tráfico inicia desde el próximo lunes 9 de diciembre, y hasta el domingo 15, una nueva campaña de concienciación y vigilancia de alcohol en la conducción, en una época del año en el que el consumo de alcohol aumenta con la celebración de las fiestas navideñas, según infoma la Subdelegación del Gobierno en Córdoba a través de una nota de prensa.

Durante una semana, los agentes del Subsector de Tráfico de Córdoba de la Guardia Civil intensificarán los controles sobre este factor de riesgo de accidente, estableciendo más de 20 puntos de control con el objetivo de realizar más de 500 controles diarios de alcoholemia a conductores que circulen por las carreteras de Córdoba.

La incidencia del consumo de alcohol en zona urbana, fundamentalmente durante este periodo del año y en determinados lugares donde la existencia de locales de ocio actúa como reclamo para los conductores más jóvenes, además de una mayor presencia de peatones, hace que la participación de todos los Ayuntamientos en la presente Campaña tenga una importancia extraordinaria. Por ello como en campañas anteriores se les ha invitado a que se sumen a la campaña, con el establecimiento de controles en sus respectivos cascos urbanos.

En la campaña que se realizó también entre 9 y el 15 de julio del verano pasado, se efectuaron 3.661 pruebas en las que 43 conductores arrojaron un resultado positivo. En 2011, el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses realizó análisis toxicológico a 702 conductores fallecidos en accidente de circulación, de los cuales, 230 presentaron una tasa superior a 0,30g/l en sangre. De estos 230 conductores fallecidos con resultado positivo a alcohol, 64 resultaron también positivos a drogas y/o psicofármacos. Este dato, confirma el aportado por la DGT, de que en al menos un tercio de los accidentes mortales, el alcohol está presente como factor concurrente o desencadenante.

La ingesta de alcohol no solo está relacionada con una mayor accidentalidad, sino que también repercute en una mayor mortalidad, al ser un factor relacionado con un peor pronóstico en las lesiones sufridas.

Aún con tasas de alcoholemia dentro de los márgenes legales permitidos, el nivel de riesgo de accidente de tráfico puede llegar a multiplicarse por 2, de ahí, que desde Tráfico se haga un llamamiento a los ciudadanos para que el conductor no beba y no se deje conducir a una persona que haya bebido.

Etiquetas
stats