Un taxista devuelve en Córdoba un bolso con 750 euros

Acto de entrega del bolso perdido.

Una mujer acaba de recibir su mejor regalo de Navidad gracias a la diligencia de un taxista de Córdoba asociado a la organización mayoritaria Pidetaxi, según expresa un comunicado remitido por la asociación Autacor. El pasado lunes 4 de diciembre M.D.F.V. dejó olvidado un bolso de rafia en el asiento de atrás de un taxi cuando efectuaba un servicio entre el Bulevar de Gran Capitán y la Avenida de Guerrita.

Cuando la mujer abandonó el vehículo, el conductor localizó el bolso en la parte trasera pero no pudo llevarlo a la oficina de objetos perdidos de la asociación hasta dos días después por motivos laborales. La sorpresa saltó cuando lo registraron en busca de datos personales para identificar a su propietaria y advirtieron la presencia en su interior de 750 euros. Inmediatamente se pusieron en contacto con M.D.F.V., quien ya había denunciado la pérdida ante la Comisaría de Policía y había renovado de urgencia su DNI.

La mujer, una clienta habitual del servicio público, se desplazó en taxi a la oficina de objetos perdidos de la asociación del sector en Córdoba y agradeció al conductor y al presidente, Miguel Ruano, la profesionalidad del gremio. M.D.F.V. daba ya por perdido el bolso y sus pertenencias y no recordaba con exactitud el lugar en que lo extravió.

A la oficina de objetos perdidos de Pidetaxi llegan cada año decenas de artículos y efectos personales que los usuarios olvidan en el interior de los vehículos. Son muy habituales el extravío de móviles y llaves. Pero también se han localizado todo tipo de pertenencias, desde cochecitos de bebé, bastones, prendas de abrigo o bolsas de la compra. Por norma, los objetos encontrados permanecen en depósito durante un mes, al término del cual se entregan a la oficina de la Policía Local.

Las sumas de dinero elevadas no son frecuentes. Esta última de 750 euros es la más cuantiosa de los últimos años. Otra cartera con 600 euros fue encontrada en un taxi este mismo verano. Pertenecía a un cordobés residente en Suecia, cuya documentación extraviada era indispensable para regresar al país escandinavo.

Etiquetas
stats