Suspendido el desahucio de una pareja y sus hijos por su situación de “vulnerabilidad” social

Francisco Javier y Marina han logrado suspender su desahucio este martes | ÁLEX GALLEGOS

A las 13:15 de este martes, Francisco Javier y Marina han respirado tranquilos. Con sus objetos personales y los de sus hijos de 5 y 11 años en bolsas y mochilas en el pasillo de su edificio, esperaban durante toda la mañana que la comisión judicial llegara para ejecutar la orden de desahucio que pesaba sobre ellos por no haber abonado en tiempo y forma el alquiler del piso que habitan, propiedad del fondo inmobiliadio Buildign Center, participado por Caixabank.

A última hora de la mañana han recibido la noticia que esperaban: el juzgado ha tomado en consideración el informe de Servicios Sociales y toda la documentación aportada a través de la Asociación Nacional de Familias Necesitadas (Anfane) que detalla la situación que viven, sin apenas ingresos y con dos hijos a su cargo, además de explicar que se habían puesto al día con el pago de todas la cuotas del alquiler hasta comienzos de febrero. El resultado ha sido que el Servicio Común de Notificaciones y Embargos del juzgado ha notificado la suspensión "por la situación de vulnerabilidad de la familia y por estar en negociación las partes", según ha explicado a CORDÓPOLIS el portavoz de Anfane, Rafael Cidres, y la abogada de la familia, Yasenys Casanova.

Antes de recibir la buena nueva, Francisco Javier y Marina habían ido sacando algunas de sus pertenencias a la escalera de su edificio, en la calle Utrera de la capital cordobesa. Con la incertidumbre pesando sobre sus hombros, explicaban que ya habían pagado todas las cuotas del alquiler que debían y que, si los echaban de su casa, no tenían otro lugar para vivir todos juntos. "Nos tendríamos que ir unos a casa de mis padres y otros a casa de los padres de ella", explicaba el joven mientras esperaba a la comisión judicial. Un pequeño perro y un gato, las mascotas de la familia, deambulaban por el piso mientras ellos recogían sus cosas de más valor, con el miedo de que les cerraran la puerta y no pudieran llevarse lo que era suyo.

Ahora, al menos, cuando sea la hora de salir del colegio, sus hijos de 5 y 11 años podrán volver a casa. Han conseguido sortear el desahucio previsto para este martes y ahora se abre un tiempo en el que los asesores de Anfane esperan poder negociar con la entidad propietaria del piso para que la familia se quede en la vivienda con un alquiler social como hasta ahora.

El banco ya se quedó con su vivienda por impago de hipoteca

Francisco Javier y su familia compraron con un préstamo hipotecario el piso. Poco después, sin poder hacer frente al pago de la hipoteca que habían firmado con CaixaBank, el banco se quedó con la vivienda, pero ellos lograron negociar un alquiler social para seguir viviendo allí. Sin empleo tanto él como su pareja, la cuota que debían abonar cada mes era de 64 euros.

Pero la falta de ingresos hizo que dejaran de pagar el alquiler el verano pasado. Y con los dos primeros meses sin pagar, el fondo inmobiliario ahora propietario del piso, tramitó la petición de desahucio. En dos ocasiones, el lanzamiento también se pudo parar. En los primeros días de este mes de febrero se han abonado las cantidades que la familia debía de alquiler: primero dos meses del verano de 2019 y después desde entonces hasta ahora.

El problema radica en que a finales de agosto pasado, el contrato de alquiler vencía. La familia ha pagado con ayuda de un pariente ahora, con retraso, los meses que han pasado desde entonces. Pero Building Center ha comunicado que no quiere ni renovar el contrato ni hacer uno nuevo. Y, por tanto, seguía en pie la ejecución solicitada para el lanzamiento de esta familia de su piso este martes. Hasta que ha llegado la comunicación de la suspensión. A eso se aferraba esta pareja, que esperan poder arrojar luz a su futuro a partir de esta buena noticia.

Etiquetas
stats