La Junta amplía otro año la prohibición de cosechar el olivar intensivo de noche para evitar la muerte de pájaros

Una cosechadora en un cultivo de súper intensivo.

El Boletín Oficial de La Junta de Andalucía (BOJA) ha publicado la suspensión de la recolección nocturna de aceituna en olivar en seto, mediante el uso de cosechadoras cabalgantes. Esta suspensión tiene vigencia de un año, es decir, afecta a la próxima campaña de recogida 2021-2022 y es consecuencia de las conclusiones a las que se ha llegado tras un estudio realizado en la campaña del pasado año por la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible.

De los resultados del primer estudio realizado, que se citan en el BOJA, se desprende que la recolección nocturna en olivares superintensivos de seto es perjudicial para las aves insectívoras que recalan en los olivares andaluces durante el inverno, ya que quedan aturdidas y mueren por las vibraciones y sacudidas, terminando en la tolva. La avifauna tiene una especial querencia por estos olivares en seto que les dan sensación de seguridad, por lo que los usan como dormideros de forma habitual, según ha informado Ecologistas en Acción. "Como ya adelantábamos en las denuncias que se hicieron hace dos años, el estudio encargado por la Consejería viene a confirmar los perniciosos efectos sobre la biodiversidad de esta modalidad de recolección", agregan.

"El cultivo superintensivo de olivar en seto no es respetuoso con la naturaleza. Requiere de gran cantidad de insumos químicos y regadío, esto es muy perjudicial para el medio ambiente, ante unos recursos hídricos cada vez más escasos y un escenario de cambio climático que ha venido para quedarse", exponen.

"Desgraciadamente el efecto de estos nuevos olivares superintensivos sobre las aves insectívoras no se limita a la mortandad directa ocasionada por la cosecha nocturna, disminuyen sus presas que también son absorbidas por las máquinas, pero sobre todo, se intoxican al consumir insectos que están siendo sistemáticamente atacados con pesticidas bioacumulativos que acaban en el organismo de las aves, restándoles vitalidad al ser estos agrotóxicos potentes disruptores hormonales", consideran.

Ecologistas en Acción exige que cualquier nueva técnica a aplicar en el campo debe ser evaluada en su doble vertiente social y ambiental, antes de ser autorizada. "En estos momentos, en el que se está diseñando el futuro de la PAC hay que apostar por una agricultura sostenible que evite la pérdida de biodiversidad de los ecosistemas agrarios", relatan.

El Ministerio para la Transición Ecológica como la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible "deben plantearse una actuación urgente y eficaz, para conseguir dicho objetivo. No podemos seguir costeando con dinero público, modalidades de cultivo basados en el uso masivo de pesticidas, en la simplificación del paisaje agrario, en la expansión del olivar y el almendro de regadío a costa de los cereales de secano o determinadas labores y sistemas de recolección en fechas u horas inapropiadas, que se encuentran entre las principales causas de la pérdida de biodiversidad".

Etiquetas
Publicado el
14 de octubre de 2021 - 06:00 h
stats