Cultura autoriza el proyecto de rehabilitación del convento de Santa Isabel para su conversión en hotel

Convento de Santa Isabel

La delegada de Cultura y Patrimonio Histórico, Cristina Casanueva, autoriza el proyecto de ejecución de rehabilitación de edificio para un hotel de 4 estrellas, con 69 habitaciones y un total de 3.494,10 m2 útiles, en el antiguo Convento de Santa Isabel de los Ángeles, en la capital. La resolución de la delegación se realiza tras el informe favorable, el pasado 31 de marzo, por parte de la Comisión de Patrimonio. El presupuesto asciende a 4.998.112,01 euros. Este antiguo convento ha ido conformándose, desde su fundación en el siglo XV, agrupando distintas propiedades. Se articula en torno a ocho patios, con el volumen de la iglesia y coro en posición central, sobre parcela de 3.793 m2, según datos catastrales.

El proyecto conserva en general la estructura de crujías del edificio, redistribuyendo los espacios para el nuevo uso, y prevé la consolidación de la estructura vertical y horizontal, recalzando la cimentación si fuera necesario. El acceso principal al hotel se realizará a través de la portada del antiguo convento y el compás. Quedará como acceso de servicio y evacuación la puerta existente en la Plaza del Conde de Priego, y se abrirá una nueva entrada de servicio al patio del limonero. Desde el compás, la entrada existente en la galería oeste dará acceso a la recepción, distribuyéndose el interior a través de las distintas galerías. La iglesia se reconvierte en salón de usos múltiples, situándose el comedor en el coro bajo.

Las habitaciones se distribuyen alrededor de los distintos patios. Se conserva la escalera principal del antiguo convento y se eliminan el resto, a la vez que se introducen nuevos elementos de comunicación vertical en la antigua hospedería como escalera y ascensor; dos ascensores en recepción; escalera en la esquina nororiental del patio del aljibe; escalera y ascensor en la crujía occidental del claustro; y ascensor en la zona oeste al coro. Toda la banda edificada que forma el límite occidental de la parcela, se distribuye en planta baja como zona de servicio e instalaciones, incluyendo el patio del limonero. 

Respecto a los patios, se mantiene en general la configuración del compás, recuperando las ventanas de la antigua sacristía. Se conservará el pavimento, estableciendo una franja de paso entre el acceso y la antigua iglesia con losas abujardada; así como una rampa realizada con materiales ligeros hasta la entrada.

 En el patio del aljibe se modifican las cotas del pavimento, estableciendo dos niveles en relación con los dos órdenes de galería. Asimismo se construirá una nueva piscina en lugar de la existente. Se prevé el registro del aljibe mediante escalera en un lateral, se libera el arco de la galería norte actualmente cegado y se elimina el tejadillo del encuentro con la nave de la Iglesia. En la planta primera, los huecos de las galerías se protegen con barandilla metálica. En el alzado del frente de levante se recupera el hueco central original en planta primera, y se amplían los huecos existentes en el frente de poniente. La barandilla de la azotea se sustituye por un peto de fábrica.

De igual forma, el proyecto mantiene la estructura arquitectónica del claustro, renovando pavimentos y revestimientos, y se eliminan los petos-banco de los intercolumnios en planta baja, que se consideran no originales. En las galerías de la planta primera se disponen barandillas metálicas eliminando los petos que ocultan las basas de las columnas. 

El patio del obrador se amplía conforme a la ficha de catálogo del PEPCH. Se modifica el alzado del frente norte, recuperando el doble arco existente, se cubre con tejado el cuerpo de más reciente construcción que tiene azotea, y se renuevan pavimentos y revestimientos.

El patio del limonero, cementerio, experimenta una gran transformación, al convertirse en acceso a la zona de servicio del hotel. Se eliminan los nichos posteriores a la guerra civil, construyendo un cuerpo de una planta para los transformadores, con acceso desde la calle, y una nueva entrada de servicio. Se eleva su cota de 2,34 a 3,09, para conectar mediante rampa con la calle.

En el patio del refectorio se liberan los arcos del frente norte con cerramiento de vidrio. En el frente oeste, lavadero, se recuperan los huecos de planta baja. Se amplían hasta el suelo los huecos del frente este en planta baja, refectorio, y se recorta parte de la cubierta de cuerpo nuevo de cocinas conforme a la ficha de catálogo del PEPCH. 

En el patio del campanario se renuevan pavimentos y revestimientos. En el patio de San Miguel se amplían hasta el suelo los huecos de planta baja y se colocan barandillas metálicas en las galerías de planta primera, sustituyendo los petos existentes. Se recuperan los arcos cegados del cuerpo de escalera, cegando las ventanas existentes. El patio, con la dimensión resultante de la intervención arqueológica, se cubre con una montera a cuatro aguas, cerrando con una cristalera el frente oeste. Se renuevan pavimentos y revestimientos. En los alzados exteriores, los cambios son mínimos.

En la cubierta, se recupera el faldón de tejado sobre el cuerpo del coro y se abre una azotea de instalaciones sobre la crujía oeste del claustro, con acceso bajo cubierta, incorporando también para instalaciones el castillete anejo existente. Se cubre con tejado el cuerpo de más reciente construcción del obrador, y se conserva la azotea de la esquina nororiental del patio del aljibe, con acceso desde el núcleo de escalera anejo, sin castillete. El patio de San Miguel se cubre con montera.

La documentación presentada incluye, además de los documentos del proyecto arquitectónico, uno de restauración de elementos singulares suscrito por la restauradora Anabel Barrena y un estudio de paisajismo suscrito por la paisajista Rocío Sainz de Rozas.

Por Decreto 203/2018, de 30 de octubre, se inscribió en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, como Bien de Interés Cultural, con la tipología de Monumento, el antiguo Convento de Santa Isabel de los Ángeles, en Córdoba. Además, el edificio forma parte del entorno de protección de la Iglesia de Santa Marina de Aguas Santas y del Conjunto Histórico de Córdoba, bienes de interés cultural. Está catalogado en el Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Córdoba como monumento de la ajerquía.

Etiquetas
Publicado el
24 de julio de 2021 - 09:35 h
stats