Saquen los abrigos, llega el frío

.

Cuesta creerlo pero el termómetro no miente. Ahora sí, parece que el otoño ha llegado, aunque escaso en lluvia, pero con sensaciones que recuerdan a lo que el calendario y la memoria nos dictan. Hemos dejado ya atrás el temible octubre de 2017, que ha destrozado casi todos los registros posibles en la estación meteorológica del Aeropuerto de Córdoba, y nos hemos embarcado en un noviembre mucho más normalizado en cuanto a temperaturas.

Noviembre así va encajándose dentro de la normalidad climática que a la estación le corresponde. A falta de recibir la entrada más o menos continuada de frentes, como consecuencia del cambio de patrón atmosférico, el termómetro empieza a normalizarse gracias a la tímida llegada de masas de aire norteñas. El ártico ya enfila su mínimo de insolación anual y eso se nota en el poderoso enfriamiento que anualmente se da desde el paralelo 60 hacia el norte, y cuyos descuelgues hacia el sur determinan la virulencia de los inviernos en nuestras latitudes.

Lo que empieza a tocar desde ya es el fortalecimiento y la entrada en escena de los grandes centros anticiclónicos invernales. Si en verano es el de Azores el gran protagonista que condiciona el escenario estival en la península ibérica, desde las fechas que transitamos toman el testigo los anticiclones groenlandés y siberiano, cuya combinación con las bajas que recorren el Atlántico Norte dejan los desalojos fríos  que visten de blanco nuestro territorio.

Frío para calentar el otoño

Y eso es lo que toca en los próximos días. Desde las Islas Británicas se descuelga ya hoy una baja hasta el Mediterráneo, que en su paso arrastrará hasta la península ibérica la que podría llegar a considerarse primera entrada fría de la temporada. Sin llegar a ser de mucha entidad, sí que se notará en los termómetros lo suficiente como para hacernos sentir que el invierno está a la vuelta de la esquina.

Una isoterma +2/+4 °C a 850 hPa, que podría acercar las primeras heladas del otoño en puntos altos de la provincia. Un escenario que se dará entre el jueves y el sábado, dejando un descenso notable en las temperaturas con mínimas que podrían irse al entorno de los 5 °C en Córdoba capital, e incluso de +1/+2 °C en el norte de la provincia.

Entrada fría y seca, de las que apuntan a enero. No es el mejor escenario posible, la lluvia aún nos esquiva y lo deseable para estos días sería la entrada continuada de borrascas atlánticas. Un escenario, el de la lluvia, aún lejos de darse, habrá que contentarse con encender el brasero.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats