Rubén Olmo: “Hay que dejarse llevar por los momentos: loco o cuerdo”

Rubén Olmo | MADERO CUBERO
El bailaor y coreógrafo sevillano presenta este domingo en el Gran Teatro su última producción, Las tentaciones de Poe

Las tentaciones de Poe

La trigésimo quinta edición del Festival de la Guitarra traerá cierto aire romántico. Rubén Olmo (Sevilla, 1980) escenificará sobre el escenario del Gran Teatro su última obra, Las tentaciones de Poe, un espectáculo que camina entre los misterios que rodean al poeta Edgar Allan Poe y la locura en la que éste se vio inmerso tras la muerte de su amada, Virginia Clemm.

Desde que ingresara en el Conservatorio de Sevilla con tan sólo nueve años, Olmo se ha convertido en un emergente coreógrafo y director de danza española. Combina su faceta profesional con la educativa ya que es profesor en el Centro Andaluz de Danza (CSD) con el montaje de El amor Brujo con el Ballet Víctor Ullate-Comunidad de Madrid. Además, durante dos años ha estado al mando de la dirección del Ballet Flamenco de Andalucía.

- Este domingo presentará en Córdoba Las tentaciones de Poe. ¿Por qué eligió la figura de este poeta romántico?Las tentaciones de Poe

- Me gustaba la idea de hacer una obra de misterio. Además, en mi infancia me he encontrado muchas veces con los poemas y cuentos de Poe gracias a mi hermano, un gran admirador de la obra de Edgar.

- ¿Qué verá el espectador a lo largo de las ocho escenas que dura el espectáculo?

- Veremos un recorrido de su vida: desde la pasión del escritor, adicciones, su amor a Virginia y su delirio, hasta llegar a su destrucción.

- ¿Cómo es la relación en el escenario entre Edgar Allan Poe y Virginia Eliza Clemm?

- Virginia muere obsesionada por no poder proteger a Poe lo suficiente, debido a su larga enfermedad. En la obra es palpable esa obsesión de ambos.

- ¿Hay similitudes entre Allan Poe y Rubén Olmo?

- No. Ése era mi reto a la hora de interpretarlo y, sobre todo, de imaginarme el personaje en danza.

- ¿Quiénes le acompañarán en el escenario?

- Me acompañarán cuatro grandes músicos en escena y una bailarina, Sara Vázquez, en el papel de Virginia. Además, los alumnos de los talleres del Festival participarán en la escena “La ciudad”. Es una sensación maravillosa que en cada teatro los alumnos de festivales, conservatorios o escuelas de danzan participen en talleres teóricos y prácticos y se suban a escena con la compañía. Hay que dar este tipo de oportunidades a los estudiantes.

- ¿Interviene en algún momento la improvisación?

- Sí, por supuesto que sí. Es una obra con mucha carga interpretativa y eso te permite tener momentos abiertos a la improvisación.

- ¿Lo más complicado de este espectáculo? 

- Tener la capacidad para aguantar el personaje durante una hora y veinte minutos.

- ¿Qué le ha aportado a la obra la voz en off de Antonio Canales?

- La voz de Antonio te dice muchas cosas aa partir del poema interpretado. Es una voz con experiencia, sabiduría y locura.

- ¿Y el cante de Juan José Amador?

- El cantaor me aporta tanto como la tierra a la raíz: de dónde somos y hacia dónde vamos.

- Cuenta que esta obra la dedica a “todos los locos, cuerdos o no”. ¿Hay que estar loco para sobrevivir a este mundo?

- Hay que dejarse llevar por los momentos: loco o cuerdo, mientras que llegues a lo que quieres en tu vida.

Etiquetas
stats