El Reina Sofía confía en que las afecciones por listeriosis van a ir disminuyendo progresivamente

Carne mechada.

El director médico del Hospital Reina Sofía, Francisco Treviño, confía en que las afecciones por listeriosis en Córdoba, que en estos momentos contabiliza a dos pacientes sospechosos de portar la enfermedad, no van a crecer exponencialmente. "Lo lógico es pensar que la ola va a ir progresivamente disminuyendo", afirma el portavoz del centro sanitario sobre el brote de esta patología.

En declaraciones a CORDÓPOLIS, Treviño ponía como ejemplo el hecho de que no se haya declarado ningún caso de sospecha añadido en el Hospital Reina Sofía durante la jornada de este viernes. Cabe recordar que la Junta de Andalucía decretó el pasado 15 de agosto una alerta sanitaria sobre el producto de carne mechada con el nombre comercial La Mechá, fabricado por la firma Magrudis, con domicilio en Sevilla capital.

Desde entonces, se han detectado más de 200 casos en toda España, la gran mayoría de ellos en Andalucía, aunque solo 3 en Córdoba hasta la fecha. Concretamente, en el Reina Sofía hay en estos momentos una mujer y un menor ingresados con sospecha de infección por listeria, sin que haya confirmación analítica que determine que efectivamente hay una infección. "Se trata de pacientes que consultaron con síntomas compatibles con gastroenteritis y sospechábamos que había una ingesta de carne contaminada", explica el doctor Treviño, que informa de que el tercer afectado, un hombre adulto, ya ha sido dado de alta este viernes.

A pesar de la baja prevalencia en Córdoba, el doctor pide prudencia, pues la listeriosis puede tardar en dar la cara entre una y cuatro semanas después de haber comido alimentos contaminados con listeria. "La incubación puede ser de semanas, pero siempre relacionado con el antecedente de la ingesta de la carne. Lo lógico es pensar que la ola va a ir progresivamente disminuyendo", afirma Treviño.

Las autoridades sanitarias, de hecho, insisten en que la población reciba el mensaje de que "quienes no hayan consumido carne o no crean haber consumido este tipo de carne no tienen que tener ninguna preocupación porque no es una infección que se contagia de persona a persona". En el otro lado, quien tenga sospechas de haber consumido este tipo de carne o carne de esta marca, debe acudir a consultas. Pero, aclaran desde el hospital, "aun confirmando la infección, es una enfermedad que tiene tratamiento y que se cura".

Un estudio microbiológico muy riguroso que tarda cuatro días en ofrecer resultados

Sobre por qué el hospital está usando el término "sospecha de infección por listeria", el médico aclara que, ante cualquier síntoma, los médicos están administrando el protocolo, si bien las pruebas analíticas para determinar si la patología es listeriosis "son lentas". "No se trata de un resultado inmediato. Cuatro días suelen tardar hasta tener la confirmación. Es un análisis microbiológico muy riguroso", afirma Treviño.

En el caso de los tres pacientes "sospechosos" que ha habido en Córdoba, "la evolución está siendo muy satisfactoria desde el ingreso", aclara este experto, que añade que, por suerte, en Córdoba no hay pacientes de lo que se considera población de riesgo. Es decir, entre los sospechosos no hay embarazadas ni pacientes con morbilidad avanzada, pacientes crónicos o diabéticos o inmunodeprimidos.

Al fin y al cabo, por encima de la alerta sanitaria, que el doctor Treviño considera justa, aclara que el tratamiento no es muy diferente de otras infecciones gastrointestinales. "Tratar la gastroenteritis en el verano es una dolencia muy prevalente. La mayoría se tratan muchas veces de forma empírica sin tener el resultado analítico de qué germen la produce", afirma al respecto Treviño, que asegura que el protocolo que definió la Consejería de Salud "se está aplicando desde el minuto cero".

Los veterinarios andaluces remarcan que "no existe razón alguna para difundir una alerta sanitaria" sobre productos de cerdo

Por otro lado, el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Veterinarios se ha pronunciado sobre el brote. En un comunicado, han señalado que "no existen evidencias de que la carne de cerdo utilizada sea la responsable de la infección, sino más bien, el proceso de manipulación que se produce tras el horneado de la carne".

"Por tal motivo no existe razón alguna para difundir una alerta alimentaria en la que se recomiende dejar de consumir productos procedentes del cerdo, cuya salubridad sigue estando totalmente garantizada", afirman en el texto, en el que apuntan a que el brote declarado es "un hecho puntual y perfectamente localizado", que apunta a "fallos en los sistemas de autocontrol interno de la industria productora y, en especial, la más que posible ausencia de controles de listeria".

Etiquetas
stats