La crisis de precios de la leche pone en peligro la supervivencia de la ganadería en Los Pedroches

Vacas lecheras en la dehesa de Los Pedroches

"A pesar de todos los esfuerzos del sector por modernizarse y ser cada día más competitivos. A pesar del endurecimiento de la Ley de la cadena alimentaria, que obliga a que se cubran los costes de producción. A pesar de que los ganaderos han modernizado sus explotaciones y cada día producen con más calidad y respeto al medio ambiente y al bienestar animal, a pesar de todo ello, los productores de leche de vaca en España se enfrentan a su extinción". Ésta es una de las conclusiones de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) a nivel nacional, en la que denuncian una crisis de precios en origen que lleva a que cada vez más se estén abandonando explotaciones agrarias en toda España. Córdoba tiene una de las grandes comarcas ganaderas y lácteas del país en Los Pedroches.

En el año de la pandemia (de enero de 2020 a enero de 2021) han abandonado en España 725 ganaderos. "Si echamos cinco años la vista atrás, 4.302, un 25% del total, han cerrado sus granjas. Tras estos cierres está una honda crisis de rentabilidad por la falta de precios justos pagados en origen. El precio medio en 2020 fue de 0,332 euros por litro, por debajo de los 0,3626 que los últimos estudios sitúan como el coste de producción medio por litro", denuncia UPA.

En Córdoba había en el año 2019 un total de 389 explotaciones de vacuno de leche con una capacidad de producción al mes de unos 27,5 millones de litros. Se estima que durante la pandemia han podido abandonar la explotación un 5% de los ganaderos, muchos de ellos por la falta de rentabilidad pero también por la ausencia de relevo generacional.

“Nadie puede vender por debajo de costes y vivir para contarlo”, ha asegurado Román Santalla, secretario de Ganadería de UPA. “Perder 3 céntimos por litro es inasumible”, asegura. La Ley de la cadena alimentaria, que precisamente persigue acabar con estas ventas con pérdidas, no está funcionando, porque tanto industrias como distribución siguen “imponiendo su ley” en la firma de contratos.

Costes disparados

UPA denuncia que los costes se han disparado últimamente. La soja, uno de los principales alimentos del ganado, se ha encarecido un 32% respecto año anterior, y el maíz un 33%. El pienso complementario es un 20,45% más caro, según datos del propio Ministerio de Agricultura. Los costes de mano de obra para el manejo del ganado también han crecido un 5% desde 2010, la de pastores, un 11,5%; encargados y capataces, un 8,5%; y vaqueros y porqueros, un 11,34%. Esas subidas, sin embargo, no están repercutiéndose al precio de la leche, agravando la crisis de rentabilidad.

Cambio de actitud

Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos han exigido a industrias y distribución que dejen de “ahogar” a los ganaderos lácteos y les protejan como lo que deben ser: proveedores de un producto cuya demanda ha crecido durante la pandemia y uno de los pilares en la protección del medio ambiente y la lucha contra el despoblamiento. “Desde UPA seguiremos denunciando ante la AICA todos los abusos e incumplimientos, pero sin una toma de conciencia y un cambio de actitud de industrias y distribución vemos muy difícil salir del atolladero en que nos encontramos”, han lamentado.

Etiquetas
Publicado el
2 de junio de 2021 - 05:30 h
stats