Procórdoba no tiene liquidez para pagar las nóminas de sus empleados

.
El presidente Luis Martín reconoce que a día de hoy la firma no puede afrontar los 20.000 euros al mes que cuesta pagarle a sus seis empleados

“A día de hoy Procórdoba no tiene liquidez para pagar las nóminas”. El presidente de esta empresa municipal de promoción de suelo, Luis Martín, reconoció ayer que la situación de la firma es tan crítica que ahora mismo no hay saldo en las cuentas suficiente para pagar un gasto tan aparentemente mínimo como los más de 20.000 euros en nóminas de sus seis trabajadores. “A 31 de marzo estamos al día, pero a día de hoy no hay dinero para pagar las nóminas”, dijo Martín.

El pasado viernes por la tarde, el consejo de administración de Procórdoba aprobó pedir al Ayuntamiento que estudie asumir el pago de los 16 millones de euros de deuda a corto plazo que tienen a esta compañía municipal en la más absoluta asfixia financiera. Además, se preparó el terreno para la disolución de la que sería la primera empresa municipal de Córdoba en cerrar sus puertas.

Los consejeros aprobaron cuatro puntos. El primero y más importante es pedir auxilio al Ayuntamiento. Procórdoba tiene una deuda a corto plazo con el BBVA de 16 millones de euros. Es lo que resta por pagar de una póliza de crédito que se pidió en el mandato anterior. Anualmente, el pago de esta póliza cuesta más de un millón de euros en intereses y Procórdoba carece de liquidez en sus cuentas (pese a contar con más de 60 millones de euros en un suelo que no vende). Los consejeros han solicitado que la Delegación de Hacienda estudie hacerse cargo de esa deuda.

Pero ahí está el problema. El Ayuntamiento no quiere asumir esta deuda. A día de hoy, el Consistorio ha alcanzado la estabilidad presupuestaria. Sin embargo, si incluye la deuda de Procórdoba podría entrar en déficit y perder esa estabilidad financiera. ¿Qué pasaría? Si la deuda sobrepasa el límite del 110% de todo el presupuesto municipal (hoy está en el 103,09%), el Ministerio de Hacienda obligaría al Ayuntamiento a aplicar un plan de sostenibilidad que necesariamente pasaría por un nuevo plan de ajuste. Es decir, recorte de gastos y probablemente despidos. Algo que el Consistorio quiere evitar a toda costa.

Sin embargo, fuentes municipales sostienen que aunque difícil no hay nada imposible. El Ayuntamiento podría asumir la deuda de Procórdoba e intentar renegociar con el BBVA su paso a deuda a largo plazo, además de hacer una quita incorporando remanentes de tesorería. Pero eso sería ingeniería financiera y de momento se desconoce hasta dónde está dispuesto a llegar el Ayuntamiento para aliviar la situación de Procórdoba, que amenaza con contagiarle.

Procórdoba ha puesto en venta a la desesperada suelo y su sede en la plaza de la Corredera, para intentar salir de la situación crítica que atraviesa.

Etiquetas
stats