La Plataforma Ruth y José no podrá acercarse a casa de los Bretón

FOTO: MADERO CUBERO
Una juez dicta como medida cautelar una orden de alejamiento de hasta 100 metros para siete miembros del colectivo

La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Córdoba ha dictado una orden de alejamiento de entre 50 y 100 metros de las casas de la familia Bretón contra los siete miembros de la Plataforma Ruth y José denunciados por amenazas, acoso, injurias y calumnias. La juez ha dictado un auto como “medida cautelar” hasta que se celebre el juicio en el que le da la razón a la familia Bretón, que ha denunciado que dejen de insultarle y acosarle en sus propiedades.

La juez entiende que desde que estalló el caso este colectivo se concentra muy a menudo en las inmediaciones de las propiedades de la familia Bretón, donde viven, después de escuchar ayer en la Audiencia Provincial a las partes.

Si la familia de José Bretón entra en la parcela de Las Quemadillas, de su propiedad, antes de abrir la puerta tiene que leer una enorme extensión de pintadas que piden, por ejemplo, la pena de muerte para su familiar, que el juez los condene a ellos también o que les pase lo mismo que supuestamente pasó con los pequeños Ruth y José, quemados en una hoguera por su propio padre, según sostiene el juez que instruye el caso. La familia Bretón dice estar cansada de ver concentraciones ciudadanos en la puerta de sus casas (en la calle Carlos Romero, en la Viñuela, vivienda de los abuelos; o en la calle Cristo, vivienda de Catalina Bretón). Por eso, han denunciado en el Juzgado de Instrucción numero uno de Córdoba las injurias y calumnias que, a su juicio, vienen sufriendo casi a diario desde que estalló el caso.

Ayer por la mañana, los miembros de la plataforma Ruth y José denunciados por la familia Bretón defendieron ante la juez de Instrucción número dos de Córdoba que ni han calumniado, ni insultado, ni amenazado a nadie. El portavoz de este colectivo, Antonio Santiago, ha dicho que se han declarado “inocentes” de los hechos de los que se les acusa. Dicen que han convocado concentraciones silenciosas en las puertas de los domicilios de la familia Bretón y que ellos no son los autores materiales de las pintadas que pueden leerse en el muro de Las Quemadillas. Al contrario, argumentan que es cierto que las concentraciones las convocaban ellos pero que las pintadas amenazantes las escribían ciudadanos anónimos y ajenos a la plataforma.

La denuncia apunta también a distintos insultos a través de redes sociales. Los miembros de la plataforma por Ruth y José sostienen que no son ellos los administradores de algunos “perfiles falsos” que sí insultan a los Bretón y que en las páginas tanto de Facebook como de Twitter gestionadas por ellos no hay contenidos malsonantes dirigidos al entorno del que hoy es el preso más famoso de España.

Etiquetas
stats