Piden 7 años de cárcel para el ex alcalde socialista de Fuente Palmera

Antonio Guisado, en una imagen de archivo.
La Fiscalía también solicita prisión para la ex concejal de Hacienda y para el ex secretario del Ayuntamiento, por una malversación de caudales públicos de 100.000 euros

El próximo 18 de septiembre, el ex alcalde de Fuente Palmera por el PSOE Antonio Guisado se sentará en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Córdoba. Guisado, regidor entre 1987 y 2003, se enfrenta a una petición de prisión de siete años de cárcel por un presunto delito de malversación de caudales públicos. Según la calificación del Ministerio Público, Guisado junto a su concejal de Hacienda y en connivencia con el ex secretario del Ayuntamiento de Fuente Palmera, "sustrajeron dinero del Consistorio para su propio provecho económico, enriqueciéndose de esta forma y causando un grave perjuicio o quebranto a dicha Corporación, prescindiendo de los mínimos criterios que deben guiar cualquier administración, de manera arbitraria y sin habilitación presupuestaria previa, a través de recibos por entregas de dinero en efectivo de la caja del Ayuntamiento, que no tenían ningún reflejo en la contabilidad municipal ni documento alguno que justificara su gasto, ni fueron en algún momento reintegradas a las arcas municipales ni justificadas mediante soporte documental".

La Fiscalía calcula en unos 100.000 euros el dinero que Guisado y su ex concejal, María Isabel Ostos, y el secretario se llevaron unos 100.000 euros sin justificar. El juicio comenzará el próximo 18 de septiembre en la sala de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba. En principio, se han fijado tres días para una vista en la que se tendrá que determinar si Guisado es culpable de esta malversación de caudales públicos.

Según la calificación de la Fiscalía de Córdoba, se cometió un presunto delito continuado de malversación de caudales públicos, cuando Guisado y su ex concejal sacaron "para su propio provecho" y "sin habilitación presupuestaria" más de 100.000 euros.

Estos hechos salieron a la luz después de que el secretario del Ayuntamiento cesase en su cargo en el año 2003. Entonces, entró en su lugar un secretario accidental que en septiembre de 2004 y revisando la documentación encontró una carpeta en la que había recibos por entregas de dinero en efectivo de la caja del Ayuntamiento a diferentes personas, mandamientos de pago, albaranes, tickets de sumadoras y algunas facturas, "sin relación con expediente alguno y sin que exista anotación contable alguna que coincida exactamente en fecha, importe, concepto y preceptor, en la contabilidad municipal".

Este secretario accidental enumeró y ordenó todos los documentos que encontró en la famosa carpeta. Los papeles abarcaban desde el 5 de enero de 1989 hasta el 6 de mayo de 2003, cuando Guisado fue apartado de la Alcaldía. Entre ellos, destacan un total de 12.200 euros de recibos por retirada de dinero para la adquisición de una cámara fotográfica y numerosos "sin especificación"; un total de 12.199 euros por otros recibos, entre los que se encuentra un viaje a Madrid, comidas y desplazamientos; más de 6.600 euros de recibos, como la entrega de una señal para la compra de farolas en Sevilla u otras compras de material para el Consistorio, o más de 3.600 euros en otros recibos "sin especificación".

Asimismo, el secretario numera entre los documentos, recibos por valor superior a 48.000 euros, "sin especificación", y otros 9.468 euros de un talón bancario y un anticipo del pago de una cena de funcionarios, según recoge el escrito del fiscal, que detalla que también en dicha carpeta existen recibos por otros 9.468 euros correspondientes a otros talones y un recibo por retirada de dinero en efectivo de la caja del Ayuntamiento, "sin fecha" y con "una firma desconocida".

MÁS RECIBOS SOSPECHOSOS

Además, la Fiscalía sostiene la tesis de que durante el mandato de Guisado, como alcalde, y Maribel Ostos, como su mano derecha, supuestamente acordaron el gasto de los fondos municipales "por medio del ya referido mecanismo de los recibos a cargo de la caja del Ayuntamiento, con el fin de dar créditos de vecinos de la localidad, sin tramitar expediente administrativo alguno, sin contar con previa dotación presupuestaria, sin justificar la necesidad de los mismos, eligiendo al prestatario de manera aleatoria sin criterio objetivo alguno y sin estar previsto la forma y plazos de su devolución". Según el fiscal, los recibos por retirada de dinero en efectivo de la caja del Consistorio hallados por el secretario accidental ascienden a 13.554 euros.

Etiquetas
stats