Médicos de centros de salud denuncian amenazas de pacientes para eximir del uso de mascarilla

Centro de Salud de Avenida del Aeropuerto | ÁLEX GALLEGOS

La mascarilla pasó de ser recomendable a ser obligatoria. Entre medias de estas decisiones, miles de contagiados y fallecidos en España debido al coronavirus. La evidencia científica ha puesto de manifiesto que la mascarilla y la distancia física de dos metros reducen enormemente la transmisión del virus. A pesar de ello, muchas son las personas que buscan, de manera poco ortodoxa, librarse de su uso, de los que están exentos exclusivamente las personas con dificultad respiratoria o con alteraciones en la conducta que hagan imposible su utilización.

Estas excepciones han provocado que médicos de centros de salud de Córdoba se encuentren ante situaciones realmente desagradables con pacientes que llegan a coaccionarlos o a amenazarlos si el facultativo no les emite un certificado que les exima del uso de la mascarilla. El presidente del Colegio de Médicos de Córdoba, Bernabé Galan, ha confirmado a CORDÓPOLIS esta situación que ha llevado a la institución colegial a difundir carteles informativos que se han colocado en los centros de Atención Primaria, donde se están dando estos casos.

En dicho documento, el Colegio explica que “el médico no tiene la obligación de hacer certificados que eximan del uso de la mascarilla”. En caso de enfermedad del paciente o dependiendo de su situación clínica será este profesional el que tenga la última palabra. Cabe recordar que la exigencia de expedición de ese certificado en contra de la voluntad del facultativo puede ser constitutiva de un delito de coacciones.

Galán relata que los médicos se están enfrentando a situaciones que no se veían en años, “pacientes que llegan con cierta complacencia y restando importancia a la autoridad” que tiene el facultativo para firmar este tipo de certificados. “El acto de expedición de estos documentos es mucho más serio y no se hace así porque sí, sino que el médico tiene que examinar al paciente y comprobar por él mismo que lo que dice es cierto”, argumenta el presidente, que cifra en dos casos por cada 1.000 pacientes los que sí necesitan ser eximidos del uso de la mascarilla. Amenazas como “te vas a enterar” o recriminaciones del estilo “para eso te pago” son algunas de las expresiones que estos médicos han recibido y que han puesto en conocimiento de la dirección de sus centros de salud.

Bernabé hace hincapié en que estas actitudes reprobables sean comunicados al Colegio para que puedan iniciarse las investigaciones policiales pertinentes. Además, explica que estos actos “no hacen nada más que entorpecer la labor de los médicos”. Actualmente, las citas en los centros de salud se están realizando, principalmente, de manera telefónica. Si el paciente necesita una segunda cita para abordar mejor la dolencia que pudiera padecer, ésta sí es presencial. Este nuevo protocolo también ha levantado quejas entre los usuarios, afirma el presidente del Colegio, que asegura que el servicio está sirviéndose con total garantías y que “está ayudando a evitar masificaciones de personas”.

Expedientar a los médicos que nieguen la existencia del virus

La existencia de médicos que niegan la existencia del coronavirus y la validez de las pruebas PCR se ha convertido en otro problema añadido para los profesionales sanitarios.  En Córdoba, al Colegio no le consta que exista ningún médico que sea negacionista, una actitud “gravísima”, según Galán, y que demuestra que “pensando así, ni se es médico ni sanitario”. Algunos Colegios de España, como el de Cádiz, ya ha comunicado que expedientará a todo aquel profesional que secunde el negacionismo. En Córdoba, el Colegio espera que sea el Foro de la Profesión Médica -organización a la que pertenece el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos- la que dictamine el protocolo a seguir en estos casos.

Por el momento, dicho foro ha alertado de que estas actuaciones pueden generar “una importante alarma social y alentar de manera irresponsable a la desobediencia civil, además de ser contrarias a la evidencia científica existente”. “Las manifestaciones de estos médicos negacionistas pueden suponer un grave peligro para la salud pública, pudiendo violar las normas deontológicas de la profesión médica y por tanto ser susceptibles de la apertura del correspondiente expediente disciplinario”, continúan desde el foro, que ha pedido “la concienciación y el compromiso de los ciudadanos para el mantenimiento de las normas dictadas por las autoridades sanitarias, que son una herramienta imprescindible para protegernos de la transmisión” del coronavirus.

Etiquetas
stats