Mascarillas para personas sordas: una asociación en Córdoba rompe la barrera lingüística del coronavirus

Mascarillas para personas sordas hechas por la Federación Córdoba Inclusiva Cocemfe

La discapacidad invisible. Así la definen quienes padecen sordera. Físicamente es complicado saber si una persona es sorda o no, salvo cuando se comunica en lenguaje de signos o si lleva implantes cocleares visibles. Por ello, y tal vez debido a la falta de concienciación de la sociedad, ni el reparto de mascarillas ni la provisión en farmacias ha tenido en cuenta a las personas sordas, que difícilmente pueden comunicarse cuando su interlocutor lleva una tela por delante de sus labios. Así, la Federación Córdoba Inclusiva Cocemfe quiere empezar a romper esta barrera lingüística y ha comenzado a confeccionar este tipo de mascarillas.

Una de las trabajadoras de la federación, María José Urbano, comenta a CORDÓPOLIS que la puesta en marcha de esta iniciativa es fruto de la concienciación adquirida gracias a otra empleada, muy sensibilizada con las personas con dificultades auditivas. Después de que esta chica realizara algunas mascarillas para familiares y conocidos, la junta directiva de la federación decidió dar rienda suelta a la solidaridad y confeccionar más mascarillas para llegar a un mayor número de población.

Aunque no están homologadas ya que están hechas de manera artesanal sí impiden el posible contacto ante agentes propagadores del virus y permiten romper la barrera lingüística que también ha levantado el coronavirus. Con una entretela que se asemeja al papel, la principal diferencia con las mascarillas estándar es que el centro de la parte delantera se sustituye por una funda transparente para la que están usando el plástico de las encuadernaciones, “lo más resistente y flexible” que ha encontrado la federación. Las gomillas las han sustituido por tiras de la misma tela que las mascarillas hasta que otro grupo de voluntarios le provea de gomillas.

A esta iniciativa se han unido, por el momento, cerca de 15 personas entre Aguilar -donde se encuentra la sede de Córdoba Inclusiva- y Montalbán. Antes de poner en marcha la confección de las mascarillas, la federación consiguió los materiales necesarios para diseñarlas, que serán gratuitas para quienes las necesiten. No obstante, Urbano comenta que los envíos sí tienen un coste al realizarlos por mensajería, por lo que pide colaboración ciudadana para salvar este escollo.

¿Y quiénes irán destinadas estas mascarillas? La entidad está contactando con las asociaciones que forman parte de la federación y la previsión es que también lo haga con los colegios profesionales para saber si tienen usuarios con necesidades auditivas. Personas sordas de la capital también pueden obtener estas mascarillas contactando a través del teléfono de la federación o del correo info@cordobainclusiva.com.

Etiquetas
stats