En marcha las obras para acoger a una pareja de linces en el zoo a partir de febrero

Presentación de la ejecución de las obras del recinto para los linces ibéricos en el zoo | RAFA MELLADO

Este lunes han comenzado las obras en el zoológico de Córdoba para crear una espacio de 500 metros cuadrados con dos cubículos en los que se albergará a una pareja de linces ibéricos. Las obras se prevén que acaben en febrero de 2018 y, a partir de entonces, el zoológico podrá acoger a dos ejemplares cedidos por el Programa de Conservación de esta especie que lleva a cabo la Junta de Andalucía.

Así lo han anunciado la concejal de Medio Ambiente e Infraestructuras del Ayuntamiento de Córdoba, Amparo Pernichi, y el delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, Francisco de Paula Algar, que han señalado que esta acción busca acoger en el zoológico a linces que no pueden ser reintroducidos en la naturaleza y en este espacio municipal sí pueden servir para la divulgación y concienciación sobre la conservación de esta especie en peligro de extinción.

Así, el recinto que albergará a los linces en el zoológico estará ubicado en la ladera norte, en una zona de talud que simule su hábitat natural. Allí se recreará un trozo de bosque mediterráneo, donde se conservarán los almezos existentes y se plantarán otros árboles y arbustos. Dos cubículos de 20 metros cuadrados servirán de cubiles para los linces, recreando las condiciones que estos animales tienen en la naturaleza. Las obras las ejecutará la empresa Brucal Andalucía S.A. y tienen un presupuesto de 138.642 euros.

La colaboración entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento prevé ceder estos linces ibéricos que, por no servir para la reproducción o tener alguna enfermedad ya no pueden ser reintroducidos en la naturaleza. Así también los tienen en zoológicos de Lisboa, Madrid o Jerez. Con ellos se llevará a cabo un programa de sensibilización ciudadana acerca de esta especie y de la importancia de su conservación.

En Córdoba, la provincia alberga buena parte de los 397 linces ibéricos que forman parte del programa de conservación de esta especie. En concreto, se sitúan en Cardeña-Montoro  unos 60 o 70 ejemplares, además de en el Guadalmellato, en comunicación con la parte de Sierra Morena de la provincia de Jaén.

“Córdoba se ha convertido en punto clave en la estrategia de conservación del lince”, en palabras del responsable del programa de la Junta, Miguel Ángel Simón, que prevé en el futuro trabajar para comunicar las poblaciones de lince en la provincia cordobesa con Extremadura y Castilla la Mancha, de manera que se favorezca el intercambio de ejemplares entre las distintas zonas.

Etiquetas
stats