Los toldos en el Puente de San Rafael dependen del visto bueno de Cultura

Ciclistas y peatones en el puente de San Rafael

Uno de los grandes proyectos de los fondos Edusi (el programa de ayuda europea sobre sostenibilidad) está atascado. El entoldado del Puente de San Rafael en Córdoba depende de que el proyecto reciba el visto bueno de la Consejería de Cultura, según ha informado el concejal de Infraestructuras, David Dorado.

El proyecto se incluyó en el año 2018 en el plan de Mi Barrio es Córdoba. Se reservaron casi medio millón de euros para un proyecto que no solo prevé proteger del sol y de la lluvia a los numerosos peatones que cada día cruzan el Guadalquivir por el Puente de San Rafael. El viaducto tiene cuatro carriles centrales abiertos al tráfico libre y dos acerados no muy grandes en los que conviven los peatones y los ciclistas. El objetivo de Infraestructuras pasa por mejorar estos tramos peatonales, ampliar los acerados y tal vez reducir alguno de los carriles de tráfico. Movilidad ha constatado que tras la expansión de la ciudad al Oeste y la apertura de dos nuevos puentes (el de Andalucía y el de Ibn Firnás) el tráfico se ha reducido de manera notable en San Rafael, por lo que sería posible reducir el número de carriles a tres o incluso a dos.

Pero el proyecto lleva bloqueado casi dos años. El plan está redactado y listo para que el pliego salga a contratación, pero el Puente de San Rafael se localiza en una zona en la que Cultura tiene que dar su visto bueno: el entorno del espacio considerado Patrimonio Mundial por la Unesco. El entoldado hará crecer la altura del puente, alterará la vista actual y podría afectar a la imagen de los Sotos de la Albolafia. No obstante, fuentes municipales confían en que el proyecto pueda salir adelante y no haya que descartarlo.

El entoldado del puente responde a una demanda de los vecinos del Distrito Sur, que lamentan que desde que se abandona la avenida de Fray Albino y su cruce con la avenida de Cádiz hasta Conde de Vallellano apenas hay sombras y zonas de protección en un puente que tiene un gran tránsito peatonal.

El Puente de San Rafael es un viaducto formado por ocho arcos de 25 metros de luz y con una longitud entre estribos de 217 metros. La anchura es de 18,5 metros entre pretiles, distribuidos en 12 metros de calzada adoquinados para cuatro circulaciones y dos aceras losadas de cemento.

Las obras de construcción comenzaron en julio de 1949, tras realizar diversos sondeos, por parte de la empresa Entrecanales y Távora S.A. El 29 de abril de 1953 se inauguró el viaducto con la visita del dictador Franco y con Antonio Cruz Conde como alcalde de la ciudad. En el momento de su construcción, fue el puente más ancho de España.

Etiquetas
Publicado el
27 de septiembre de 2021 - 05:00 h
stats