Sin cables ni velas y con la réplica de la virgen robada: así será la restauración del retablo de la Candelaria

Presentación de la restauración del retablo de San Rafael en la calle Candelaria.

Los trabajos de restauración del retablo de San Rafael de la calle Candelaria arrancarán el próximo lunes 18 de abril con las obras de soterramiento de cableado, a cuyo término, a finales de junio, se iniciarán las de restauración del altar, el único que queda de esta naturaleza en la ciudad.

El objetivo es devolverle su esplendor a este retablo, que data de 1801, y que presenta daños desde hace mucho tiempo. La actuación, presupuestada con 45.000 euros (30.000 para el soterramiento y 15.000 para la recuperación patrimonial), ha sido presentada este jueves por el teniente de alcalde de Urbanismo, Salvador Fuentes, y la delegada de Casco Histórico, María Luisa Gómez Calero, acompañados de los arquitectos municipales Juan Murillo y Rafael Horcajada.

Murillo ha explicado que, tras varios años monitorizándolo, los daños en el retablo se han ido acelerando. Hace años, ha continuado, se hizo una actuación de emergencia para sustituir el faldón que protegía el altar. “Entonces la situación era muy mala y ahora está para la UVI”, ha reconocido el arquitecto, que ha avanzado que el trabajo de restauración será “muy laborioso” y “durará todo el verano”.

En este ámbito, ha señalado que hay que “respetar las estructuras originales pero sustituyendo los materiales por otros neutros que no rompan con la estética”, al tiempo que se va quitando las partes “irrecuperables” y consolidando las partes que se pueden recuperar. Los trabajos incluyen la restauración de los tres lienzos que hay (que son del siglo XIX), y la reintegración de una réplica de la virgen de Linares (que cederá la Cofradía de la Virgen de Linares), toda vez que se sustrajo hace años otra réplica.

Además, Murillo ha señalado que la intención del Ayuntamiento es prohibir que se dejen ofrendas en forma de velas, dado que la cera deteriora la imagen y, en verano, puede llegar a ser un peligro para los viandantes.

En los dos próximos meses saldrá a licitación el proceso de restauración, que durará unos tres meses. Antes se llevarán a cabo las obras de soterramiento de cableado, que durarán dos meses (entre abril y junio).

Etiquetas
stats