Más lluvia para cerrar noviembre

.

Las abundantes lluvias de la pasada semana asociadas a la borrasca Cecilia, han servido más para reconciliarnos con el otoño que para llenar pantanos. Los más de 100 litros que se recogieron en todo el episodio en algunos puntos de Córdoba, aunque han supuesto una buena ayuda para paliar el déficit hídrico acumulado en los suelos de toda la provincia, sigue aún lejos de revertir la situación de sequía que atraviesan las reservas de agua. La última semana de noviembre también va a ver llover, pero muy lejos de la intensidad con que lo hiciese el pasado viernes.

Circulación zonal de la atmósfera

En los próximos días va a predominar una clara circulación zonal de la atmósfera en el Atlántico Norte, es decir, un marcado flujo de poniente entre América y Europa que va a mandar borrascas de manera insistente contra la fachada atlántica de nuestro continente. Buena noticia salvo por la elevada latitud donde va a ocurrir el fenómeno, haciendo que la circulación de las bajas presiones se produzca camino de las Islas Británicas. Configuración más propia de verano, y cuyas consecuencias en la Península Ibérica podrían catalogarse como tangenciales.

Así, lo que cabe esperar en nuestra área será el roce de los sistemas frontales asociados a dichas borrascas, dejando lluvias de carácter débil por el fuerte desgaste de los mismos al llegar hasta nuestra latitud. Precipitaciones débiles que se darán entre las jornadas de lunes y miércoles, para dejar paso a una semana mucho más estable desde el próximo jueves, gracias al fortalecimiento del tiempo anticiclónico sobre nuestra vertical.

Con este panorama la provincia va a vivir un inicio de semana donde la lluvia volverá a hacer acto de presencia, dejando tres jornadas muy nubosas y con la posibilidad de precipitaciones débiles, más probables en la mitad norte. Las lluvias, muy débiles, no van a dejar más de 5 litros por metro cuadrado de acumulado hasta el próximo miércoles, siendo ésta la jornada donde la lluvia podría mostrarse más intensa a lo largo de la madrugada.

Gracias al marcado flujo de poniente sobre la Península Ibérica, de largo recorrido oceánico, es muy probable que las lluvias, aunque muy débiles, se hagan persistentes especialmente durante la jornada del martes. El conocido chirimiri o calabobo, que iría ganando en intensidad conforme se acerque el sistema frontal ya en la madrugada del miércoles. Desde el jueves se espera una notable mejoría que volverá a alejar la presencia de la lluvia, dejando un tiempo más soleado y estable para terminar de cerrar el mes.

Por su parte las temperaturas experimentarán pocos cambios, con poca amplitud entre día y noche, oscilando a lo largo de la semana entre los 9 o 10 grados de mínima y los 16 o 17 grados de máxima, para descender entre 3 y 4 grados en las mínimas desde la jornada del jueves.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats