Lagun, el perro que ha sobrevivido dos meses tras caerse dentro de un pozo

Lagun, tras ser rescatado | @cordobafire

Se llama Lagun y es el protagonista de una de las historias de supervivencia animal más sorprendentes de los últimos años en Córdoba. Lagun es un Golden que vive en una casa de Trassierra junto a su familia y otros cinco perros más. El pasado 7 de enero le echaron de menos. Estaba dando un paseo por el entorno del Bejarano y no volvió. Lo buscaron, lo buscaron y lo volvieron a buscar, y Lagun no apareció. Pusieron su foto en las redes sociales, pasaron su imagen por grupos de difusión en Whatsapp por si alguien lo había visto, sin éxito. Pero este jueves, cuando su familia se temía lo peor, Lagun ha aparecido en el fondo de un pozo del Bejarano. Vivo.

Los bomberos del parque municipal de Córdoba han rescatado en la mañana de este jueves a Lagun, que ha perdido muchísimo peso. No se sabe a ciencia cierta si llevaba en el fondo del pozo desde el 7 de enero, si ha estado vagando por la sierra hasta hace unos días y se cayó hace poco. Este jueves, una persona lo oyó ladrar. Acudió con cuidado entre los matorrales y observó que a ras de suelo había un pozo sin señalizar. Los ladridos provenían desde el fondo de ese pozo y llamó a la Guardia Civil, que a su vez requirió los servicios de los bomberos.

A la zona acudieron de urgencia los agentes, armados con el material de rescate en pozos. Montaron el trípode y un agente bajó hasta los casi 15 metros de profundidad, donde estaba Lagun. “El perro más bueno y dócil del mundo”, como escribía su dueña meses atrás cuando aún lo buscaba. Estaba en el fondo, esperando el rescate.

Lagun estaba perfectamente identificado con su chip correspondiente. Al pasarle el identificador salió el teléfono de Fuensanta. Un guardia civil la llamó. “Que está muy delgadito, pero que está bien”, le decía el agente. Fuensanta no se lo podía creer. Lagun estaba vivo. Pero había perdido la mitad de su masa corporal. De los 30 kilos que pesaba cuando se perdió se ha quedado en 15. “No me lo puedo creer. El corazón me va a mil por hora”, explica, horas después de recibir la noticia.

Los bomberos y la Guardia Civil trasladaron a Lagun al veterinario. En la clínica de La Victoria, que se ha implicado en la búsqueda de Lagun desde que desapareció, tampoco daban crédito. El perro estaba vivo y su salud no era mala. Increíblemente, los veterinarios no se explican cómo ha podido sobrevivir tantos días. Si todo ese tiempo ha estado dentro de un pozo, ha tenido que beber agua de alguna manera (este jueves el pozo estaba prácticamente seco). Sin comer es posible que un animal sobreviva tanto tiempo. Sin beber, no.

“Ahora no se separa de nosotros. Aquí lo tengo a mi lado”, relata Fuensanta. Lagun ha vuelto a casa, con el resto de sus hermanos y con su familia. Pero necesita reposo y recuperación. Tiene que comer poco a poco, aunque el animal se ha zampado un sandwich en el veterinario en un abrir y cerrar de ojos. Quizás no lo sabe, pero ha protagonizado una increíble historia de supervivencia.

En el Bejarano, mientras, los bomberos han asegurado el pozo. “Podía haberse caído cualquier persona buscando espárragos o dando un paseo”, reconocía uno de los agentes, que alertaba del peligro de estas instalaciones abandonadas y mal señalizadas.

Etiquetas
stats