El juicio por el triple apuñalamiento en la feria de Fernán Núñez se celebrará en octubre

Los acusados, en sala | ÁLEX GALLEGOS

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba celebrará los próximos 7 y 8 de octubre el juicio por el triple apuñalamiento que tuvo lugar en la feria de Fernán Núñez en 2014. La vista tuvo lugar el 4 de marzo, poco antes de que se decretara el estado de alarma, pero fue suspendida debido a la ausencia de un testigo que sería clave en el esclarecimiento de los hechos.

En el caso -cuya instrucción ha durado seis años- están imputados dos jóvenes por un delito de homicidio en grado de tentativa y y otro de lesiones por los que la Fiscalía y la acusación particular piden 16 años de prisión para cada uno. Según la calificación del Ministerio Público, los dos procesados acudieron con un grupo de personas a una caseta de dicha feria sobre las 4:00 del día 19 de julio del citado año.

Una vez allí, una de las personas que los acompañaban y que no ha podido ser identificada, “con ánimo de lucrarse de lo ajeno, pegó un tirón al cordón de oro” que portaba una persona, lo que “provocó una discusión, en la que los acusados sacaron una navaja de entre 25 y 30 centímetros y golpearon en la cabeza y tiraron al suelo” a otra persona, a quien “le propinaron dos puñaladas en la zona de los glúteos”.

Del mismo, según el fiscal, acometieron a una mujer, quien “recibió un navajazo en la espalda”. Acto seguido, cuando los dos procesados se encontraban en la puerta de la caseta salió a su encuentro a otro varón, quien colaboraba con el personal de la caseta, “con la intención de mediar en la reyerta”, si bien los acusados, “con ánimo de dar muerte a todo aquel que les hiciera frente, arremetieron contra él y lo apuñalaron en el pulmón izquierdo, poniendo en peligro su vida”.

Uno de los acusados estuvo unos 20 días en prisión provisional. Por su parte, el primero de los heridos estuvo ingresado en el hospital 25 días y ha estado 216 días impedido; la mujer recibió cinco puntos de sutura y el tercer herido permaneció cinco días en el hospital y 25 días impedido.

Durante la vista el pasado mes de marzo, la acusación particular -representada por Francisco Usano- incidió en la importancia de la comparecencia de un testigo que habría declarado anteriormente haber visto a uno de los acusados “con el cuchillo, con la mano llena de sangre y jactándose de lo que había hecho”. Sin embargo, dicho testigo no se presentó a la vista alegando en un escrito que se encontraba en Alemania por motivos laborales.

La trascendencia de su testimonio llevó a Usano a solicitar la suspensión del juicio hasta dar con el paradero del joven, petición a la que se sumó una de los abogados de la defensa, María del Mar Jiménez. El abogado del segundo imputado, Marcos Santiago, se opuso a la cancelación del juicio y alegó las “múltiples contradicciones” en las que el testigo habría incurrido en sus declaraciones y la dilatación en el tiempo que podría suponer una nueva fecha de juicio. Finalmente, el tribunal consideró oportuna la suspensión del juicio dado que la declaración del testigo “puede ser relevante”.

Etiquetas
stats