Investigado por manipular y vender un vehículo entregado al desguace

Un agente del Seprona | TONI BLANCO

El Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico de la Guardia Civil de Córdoba ha investigado al propietario de un desguace de la provincia como presunto autor de un supuesto delito de falsedad docuemntal, al alterar las señas identificativas de un vehículo que le fue entregado para su destrucción y posteriormente lo vendió a un tercero.

La investigación se inició el pasado octubre al tener conocimiento, a través de una estación de ITV, de las anomalías detectadas en el número de identificación de un vehículo presentado a inspección periódica.

Tras examinar el vehículo se comprobó que el número de bastidor que portaba presentaba indicios de manipulación y que correspondía a otro turismo de la misma marca y modelo, propiedad del gerente del desguace, que había quedado inutilizado tras sufrir un siniestro vial, al que le había sido recortado dicho número para insertarlo en el turismo inspeccionado.

Asimismo se verificó que el vehículo original, con el fin de acogerse su titular registral al plan PIVE, encontrándose en buen estado de uso, había sido entregado en el desguace para gestionar su baja definitiva en el Registro de Vehículos de la DGT, trámite que requiere su descontaminación y emisión del correspondiente certificado de destrucción por un centro autorizado.

Este tipo de acciones no son una práctica habitual a pesar de que podrían ser realizadas por cualquier centro autorizado para la destrucción de vehículos, pues son los que cursan las bajas de los vehículos de forma telemática. Sin embargo, hay que tener en cuenta no solo los supuestos delitos de falsedad y estafa, cometidos normalmente con fines lucrativos, sino el riesgo para la seguridad vial, al poner en circulación un vehículo que ha sido dado de baja, normalmente por tener demasiada antigüedad o haber sufrido algún accidente.

Etiquetas
stats