“He dicho a mis hijos que su tío hizo desaparecer a sus primos” (directo)

.

14.13. Concluye Reposo Carrero y turno ahora de Sánchez de Puerta, que tiene problemas con el micrófono. No se oyen sus preguntas. Concluye la sesión. Se interrumpe por tanto el juicio que se reanudará el lunes a las 10.00 de la mañana.

14.11. La abogada de Ruth Ortiz pregunta por la conversación que mantuvo con la mujer.

14.09. Concluye la fiscal. Turno para la acusación particular.

14.08. “¿Qué piensa que ha pasado con los niños?”. “No lo sé qué ha pasado. No sé qué pensar”. “¿Piensa que estén vivos o muertos?”. “No, no lo sé. No quiero ni pensar. Me parece todo tan increíble. Me parece increíble que se perdieran, lo de los huesos. Ojalá hubiera salido ese informe la primera semana. ¿Usted sabe lo que estamos pasando nosotros? El dolor de mis sobrinos que no están aquí no me lo va a quitar nadie en toda mi vida. Otro dolor añadido al peor dolor que puede ser que es que tus sobrinos no están aquí es el acoso y manifestaciones que hemos sufrido en mi casa”.

14.05. “¿Usted se creyó la versión de José Bretón?”. “En aquel momento sí”. La mujer añade que le parece “rarísimo que este pudiera hacerle algo a sus hijos”.

14.03. Según Leticia, Rafael Bretón intentó llamar a Ruth “pero no le cogía el teléfono”. También le envió un mensaje. La propia Leticia intentó llamarla, pero tampoco le cogía el teléfono. Luego se encargó la Policía, hasta que dio con Ruth bien entrada la noche.

14.01. “¿Nadie le contó cómo se perdieron los niños?”. “No, yo lo que quería es que aparecieran”.

13.59. La mujer asegura que se enteró de la desaparición de los niños saliendo de casa de sus suegros. En ese momento, su marido, Rafael Bretón, le dijo que se había perdido un niño.

13.56. La mujer vuelve a llorar cuando recuerda una conversación con Bretón sobre su hijo pequeño en el que el padre le dijo que pensaba que su hijo volvería a hablar en unos dos meses. Esta conversación fue el sábado por la mañana, mientras desayunaban.

13.55. Hasta el momento no está siendo un interrogatorio muy revelador. La mujer recuerda pocos detalles.

13.53. La fiscal quiere saber qué piensa Leticia de la actitud de su cuñado con los niños. La mujer insiste en que no vio nada anormal.

13.49. Leticia dice que llamó a Ruth después de su separación para ver cómo estaba. Asegura que entendía la decisión que Ruth tomó.

13.45. “Yo no he visto muchos gestos cariñosos con los niños en la familia esa”. Se refiere al matrimonio de Ruth y José.

13.44. Leticia dice que fue con los pequeños a la Ciudad de los Niños muchas veces antes de que “se perdieran o lo que sea”. Solloza.

13.42. “Los niños eran muy buenos. Los niños eran un encanto”. La mujer rompe a llorar y se interrumpe su declaración.

13.41. Leticia asegura que Bretón le levantaba la voz a la gente con la que más confianza tenía. “A mí nunca me la ha levantado”.

13.40. “Quizás yo hablar, hablaba más con Ruth que con mi cuñado”, asegura. “Ella se callaba mucho cuando mi cuñado le gritaba más de la cuenta. A mí eso me sentaba mal. No entendía como ella lo podía consentir”.

13.38. “Ruth es un encanto. La quiero muchísimo. Es muy buena niña, encantadora, buena madre y muy calladita”.

13.37. “¿Usted cree que José Bretón es capaz de asesinar a sus hijos?”. “No”, responde. “¿Usted cree que es capaz de quemarlos en una hoguera después de asesinarlos?”. “No”, vuelve a responder. Concluye el interrogatorio de Sánchez de Puerta y la declaración de Bretón tras casi tres horas. Turno para Leticia, la mujer de Rafael Bretón.

13.35. Arranca el interrogatorio de Sánchez de Puerta, que pregunta sobre si es posible que su coche estuviera en Las Quemadillas el sábado por la mañana y él dice que no, que estaba “en mi poder”. También asegura que sus hijos no le comentaron haberse quedado solos.

13.34. El jurado hace una pregunta: “¿Recuerda la fecha exacta de cuando el procesado tuvo el incidente con sus hijos en la plaza?”. “Sí, el jueves 6 de octubre”.

13.33. “¿Qué explicación da usted a que su hermano, antes de perder a sus hijos, comunique que los ha perdido?”, pregunta la abogada. “Eso no puede saberlo”, responde el juez. “No lo sé”, agrega el cuñado. Concluye el interrogatorio de la acusación popular.

13.32. “¿Usted piensa que la versión de Bretón tiene credibilidad?”, le pregunta Reposo Carrero sobre los tiempos declarados por el procesado “Tendría que hacer yo el recorrido, no lo sé”.

13.29. El cuñado asegura que en la familia y delante de sus hijos no se habla del caso.

13.25. “Yo esa noche desconfiaba de todo el mundo”, asegura el cuñado sobre el 8 de octubre de 2011.

13.23. Reposo Carrero quiere saber si el cuñado había visto antes una hoguera tan grande como la que prendió Bretón. El cuñado no lo recuerda.

13.19. Las reacciones de Bretón durante todo el interrogatorio son contadas. Ha asentido cuando su cuñado ha desmentido al guardia civil que declaró ayer, mirando a la abogada de Ruth Ortiz.

13.18. La abogada pregunta al cuñado por el incidente del bofetón y lo que declaró ayer el amigo guardia civil de Bretón. El cuñado desmiente al guardia civil porque el incidente ocurrió en el interior de la casa y sólo en presencia de dos agentes de la Policía Nacional.

13.15. “Si tenía un 90% de que los nenes estaban vivos, se te cae ese porcentaje”, asegura el cuñado tras conocer los últimos informes forenses. “O los ha hecho desaparecer, de que han muerto, o de que han desparecido de que se los ha llevado alguien”, insiste el cuñado a preguntas de la abogada para que concrete.

13.13. “A día de hoy he pesado por 50.000 formas de pensar” sobre dónde están sus sobrinos, asegura el cuñado. El cuñado insiste en que les ha dicho a sus hijos que “su tío es responsable de la desaparición de sus primos, porque los ha perdido”.

13.11. Reposo Carrero le pregunta al cuñado por sus hijos. Éste le reconoce que los niños siguen preguntando por sus primos, Ruth y José.

13.08. El cuñado lleva ya cerca de dos horas y media declarando.

13.06. El juez abronca al declarante por “ser impertinente” en la respuesta.

13.05. El cuñado describe cómo esquivaron a los periodistas en la noche del 11 de octubre ya apostados en la finca.

13.01. “¿En los días anteriores jamás se habló de ir al parque Cruz Conde?”, pregunta Reposo. El cuñado asegura no lo recuerda.

12.58. “La mente no me estalla porque Dios no quiere”, asegura, agotado, el cuñado, después de decir que no recuerda datos exactos de lo que pasó el sábado 8 de octubre por la mañana.

12.55. Reposo Carrero insiste en que hay pruebas de que Bretón estaba a las 11.45 de la mañana del sábado en Las Quemadillas. Esta mañana ha declarado un testigo que asegura al “100 por 100” que lo vio. La abogada quiere saber si eso es posible. El cuñado y su mujer, Catalina, aprovecharon que Bretón se quedó con sus dos hijos y sus dos sobrinos para salir a hacer la compra. A preguntas de la abogada, el cuñado no tiene ni idea de cómo se pudo ver a Bretón en Las Quemadas si estaba en su casa. El matrimonio vive en la calle Jesús del Calvario de Córdoba, que es donde se supone que estaba Bretón cuidando a los niños.

12.51. Reposo Carrero lleva varios minutos tratando de que el cuñado responda si considera normales o habituales distintos comportamientos de Bretón en los días previos a la desaparición de los pequeños. El cuñado no concreta.

12.49. Bretón, con la mirada perdida ahora, cabecea levemente, como si asintiera, cuando escucha las respuestas de su cuñado al interrogatorio de Reposo Ortega.

12.46. El cuñado de Bretón y Reposo Carrero mantienen un raro interrogatorio, en el que el primero no responde a las preguntas concretas de la abogada.

12.40. La declaración en la sala se interrumpe durante unos segundos porque se acopla en los micrófonos las ondas de un teléfono móvil.

12.38. Reposo revela que en el teléfono de la casa de Catalina y el cuñado de Bretón hubo una llamada al teléfono de la compañía telefónica el sábado 8 de octubre a las 12.20 de la mañana, cuando había salido la pareja a comprar en el Carrefour y cuando se quedó allí sólo Bretón con sus dos hijos y sus dos sobrinos.

12.35. Reposo le pregunta si declara con libertad absoluta o está “mediatizado por su esposa”. Lo niega rotundamente.

12.33. Reposo Carrero interroga al cuñado por las llamadas entre los hermanos Bretón y el uso de programas informáticos de localización. Al final pregunta que si esto no denota una obsesión de Rafael Bretón por saber siempre donde está su hermano.

12.30. Bretón mira ahora fijamente a Reposo Carrero durante el inicio de su interrogatorio.

12.27. La abogada de Ruth insiste en preguntarle al cuñado sobre si había visto combustible en algún lugar de la finca o de la casa de los padres de Bretón.

12.25. El cuñado desconoce el acopio de combustible de Bretón.

12.23. Se reanuda la sesión con el interrogatorio de la abogada de Ruth Ortiz al cuñado de José Bretón.

12.20. Ruth Ortiz está en la Audiencia Provincial siguiendo el juicio, pero no lo hace en la sala de vistas, sino en las dependencias del Servicio de Atención a las Víctimas de Violencia de Género, donde llega la señal de televisión.

12.05. El juez ordena un receso de 15 minutos.

12.03. “¿A día de hoy usted confía en su cuñado?”. “Con lo que vi en ese tiempo, con lo que he visto hasta ahora, de septiembre para acá mi forma de pensar es distinta que de septiembre para atrás”. El hombre llora. “¿Usted piensa que ha matado a sus hijos?”. “Yo no me lo creo”, dice. “Si se lo ha dado a algún profesional y algún profesional ha sido capaz de montar esto...”. El cuñado sigue y considera que Bretón es el responsable de la desaparición de sus hijos, pero no cree que los haya matado.

12.02. “Yo desconfío de él y de todos”, llega a decir el cuñado.

12.01. El cuñado reconoce que tuvo una conversación con Bretón en la que él le insinuó que podía hacerle daño a Ruth. “Le corté rápido y le dije que no se le ocurriera”.

11.57. El cuñado vuelve a llorar recordando que a los dos días los niños seguían sin aparecer y recuerda la conversación con un policía. Habla del 10 de octubre, “el día de la hoguera cuando no había detectado nada”. El cuñado reconoce que en ese momento creyó que los niños no estaban allí y que se los habían llevado, quien sea, a otra parte.

11.55. El cuñado vuelve a llorar cuando recuerda cómo era la pequeña Ruth.

11.53. “¿Él cómo contaba los hechos?”, pregunta la fiscal. El cuñado dice que no estuvo con él, que iba más adelantado con otro policía, pero que lo vio “con la cara desencajada”.

11.52. “Me llevé otro susto cuando llegamos al banco del parque Cruz Conde al ver unas mantas liadas. Se acercó un policía de paisano, lo tocó y era un vagabundo durmiendo”.

11.50. Además de los juguetes, el cuñado vio en el maletero del coche de Bretón “tres cuchillos”. Sigue sollozando. Está pasando un mal rato y suda abundantemente.

11.48. El cuñado se emociona e interrumpe su declaración. Recuerda cuando vio las bolsas de juguetes de los pequeños Ruth y José, que estaban en el maletero del coche de Bretón.

11.47. El cuñado, que ha vuelto a llorar, reconoce que en ese momento no se creyó su versión.

11.46. “Iban pasando las horas y los nenes no aparecen”, asegura el cuñado. La fiscal le pregunta por el incidente de esa noche con Bretón: “Un amigo suyo guardia civil salió de la casa y me dijo que le había preguntado directamente y que no tenía nada que ver con esto. A mí se me cruzaron los cables y entré a hablar con él. Le dije si tú no tienes nada que ver con esto dame la hostia más grande de tu vida. Y me la dio y me rompió su camisa”.

11.44. El cuñado José Ortega recuerda que un policía llegó a la hoguera y “levantó la candela”.

11.43. “Cuando llegué esa noche a Las Quemadillas estuve mirando por todas las habitaciones”.

11.41. El cuñado asegura que es imposible que Bretón se sentara en una barra de musculación del parque Cruz Conde por lo escrupuloso que es.

11.39. “Él tenía otras cosas en la cabeza”, dice el cuñado que le comentó a la Policía. “A ver si los ha encerrado en algún sitio, a ver... 40.000 hipótesis”, dijo.

11.38. El cuñado asegura que Bretón estaba “en shock” cuando perdió a los niños.

11.36. El cuñado recuerda que se puso solo a buscar a los niños por el parque, que preguntó a un grupo de jóvenes y que no les notaba especialmente preocupados en la búsqueda.

11.35. El cuñado solloza cuando recuerda que al llegar a la Ciudad de los Niños creyó ver al pequeño José dentro, pero que su familia le llamó y le dijo que no, que donde se habían perdido era en el parque Cruz Conde.

11.33. El interrogatorio llega ya a la tarde del 8 de octubre, cuando Bretón llamó a Rafa, su otro cuñado, de que se habían perdido los niños. El cuñado solloza.

11.31. La fiscal interroga ahora al cuñado sobre la mañana del 8 de octubre. Muchas dudas en el testigo.

11.29. El cuñado vuelve a decir que lo que conste en su declaración policial de esos días es lo que pasó.

11.28. Otro dato rotundo del cuñado. Niega que Bretón pudiera coger su Kia Picanto en la mañana del 8 de octubre. La Policía cree que sí y que fue a la parcela a preparar su plan ya por la mañana.

11.26. “El día en que se perdieron los niños estábamos todos un poco dispersos”. El cuñado no tiene claro si quedaron para ir a la Ciudad de los Niños, pero cree que sí. “Con certeza no sé en qué quedaron los hermanos”. “A partir de ahí ya todo fue confusión. El susto fue tan grande que todo fue salir corriendo”, insiste, adelantándose a las preguntas de la fiscal.

11.23. El interrogatorio se centra en lo ocurrido el 7 de octubre de 2011, cuando los pequeños Ruth y José estuvieron jugando con sus primos en la casa de Catalina Bretón. El cuñado reconoce que se estuvo tomando una cerveza con Bretón en un bar y que hablaron de la seperación.

11.21. El cuñado reconoce que ha olvidado algunos detalles y se remite a su declaración policial.

11.20. La fiscal se va a centrar ahora en el fin de semana en el que desparecieron los niños.

11.17. El cuñado recuerda que de motu propio y de buena fe llamaron a Ruth Ortiz para intentar que no se rompiera el matrimonio.

11.15. El letrado asegura que le dijo a Bretón que después de este incidente “ya no iba a llevar más a los nenes” al colegio.

11.14. El cuñado reconoce que al día siguiente habló con Bretón para preguntarle por ese hecho. Dice que lo que Bretón le explicó era que en verdad llevaba las gafas en el bolsillo y que lo hizo para ver cómo reaccionaban los pequeños cuando se quedaran solos.

11.13. El cuñado recuerda cómo Bretón dejó solos a sus hijos en la plaza de San Juan de Letrán con la excusa de volver a por unas gafas cuando los llevaba al colegio.

11.12. La fiscal pregunta al cuñado cuando Bretón llevó a sus hijos, sus sobrinos, al colegio.

11.11. “Cati le ofrecería todo para que José estuviera bien y se rehiciese la relación”.

11.09. El cuñado niega que “hasta la fecha” tuviera sensación de que Bretón pudiera hacerse algo a sus hijos. Recuerda un “flash” que no sabe ni ubicarla cuando “me dijo mi cuñado que se la tenía guardada a Ruth”. “Yo le dije no hagas tonterías a ver si vas a coger el coche y te vas a estrellar con los niños”.

11.07. El cuñado recuerda que Bretón estuvo hablando con un abogado sobre la separación con Ruth. Recuerda que hablaron de la custodia de los niños y que la conversación fue “muy técnica”.

11.05. El cuñado está muy nervioso. Insiste en que no recuerda muchas cosas de hace dos años “Han pasado muchas cosas. Todo ha cambiado mucho y yo no tengo una memoria lineal de los hechos”.

11.03. El cuñado se niega a calificar cómo era Ruth Ortiz en el matrimonio. La fiscal le pregunta quien llevaba la “voz cantante” en la relación. El cuñado se niega a calificar el matrimonio.

11.02. La fiscal pregunta qué hablaron Bretón y su cuñado cuando el primero le contó la separación con Ruth. El cuñado asegura que fue una conversación normal.

10.59. La fiscal quiere saber ahora cómo se enteró de la separación de Ruth y Bretón. El cuñado califica de “buena gente a los dos” y asegura que cuando conoció la ruptura se sintió extrañado por eso.

10.57. El cuñado se echa a llorar recordando la noche del 8 de octubre de 2011, que dice que fue “la peor de mi vida”.

10.55. Bretón mira fijamente a su cuñado y asiente en ocasiones cuando escucha lo que declara. Al cuñado se le nota nervioso, con voz entrecortada en ocasiones.

10.54. El cuñado asegura que el trato con sus hijos era “cariñoso”.

10.53. Interroga la fiscal, que le pregunta cómo era el matrimonio de José y Ruth. Lo califica de “normal” y asegura que él era cariñoso con ella.

10.52. El cuñado de Bretón sí tiene que declarar y no puede negarse, como su familia.

10.51. Entra a declarar el cuñado de Bretón, marido de Catalina. El juez llama la atención a la prensa, por dar informaciones de la salida de los testigos. El magistrado ruega a la prensa más responsabilidad, porque “en este juicio el derecho a la información está siendo escrupulosamente respetada”.

10.49. El hermano también se niega a declarar. Rafael Bretón se marcha. Estos dos hermanos no se han saludado.

10.48. Entra Catalina Bretón, que saluda a su hermano desde lejos. Catalina Bretón también se niega a declarar. El juez le permite marcharse y ella pregunta “¿ya?”. Se va. Turno para su hermano Rafael Bretón.

10.46. La madre sale y vuelve a darle dos besos a sus hijos.

10.46. La madre también se niega a declarar y se marcha.

10.45. La madre entra y le da dos besos a sus hijos.

10.44. Mientras salía el padre, Bretón ha intentado tocarle, pero no ha podido. El anciano no se ha dado cuenta y ha salido de la sala ayudado por los policías. Apenas puede andar.

10.43. “No voy a declarar nada”, dice Bartolomé, que se marcha. El juez llama a la madre, Antonia.

10.42. El hombre entra apoyado en la secretaria judicial y su bastón. Se le nota muy mayor.

10.41. Turno para declarar de Bartolomé Bretón, el padre de José y abuelo de los niños.

10.40. A preguntas de Sánchez de Puerta, el testigo recuerda a Bretón en mitad del cruce de la calle Pintor Espinosa gritando dos nombres, pero no recuerda cuales.

10.38. El testigo asegura que Bretón no se dirigió hacia la Ciudad de los Niños ni fue al parque Cruz Conde, sino que se dirigió en dirección del estadio de Vistalegre.

10.36. “Era un hombre sereno. No estaba histérico”, asegura el testigo, que reconoce que él si estaba “impactado”.

10.35. Entra un nuevo testigo, que vio a Bretón por las inmediaciones de su casa, en el parque Cruz Conde cuando salió a tirar la basura sobre las 18.00. Relata que se le acercó Bretón y le dijo que se le habían perdido sus hijos. Bretón no mira a este testigo.

10.32. Sánchez de Puerta le reprocha a la testigo que el merodeo de Bretón “es un hecho novedoso” y que porqué no se lo dijo a la Policía. La testigo dice que sí, que se lo dijo. Sánchez de Puerta lo niega.

10.31. Tras mirar fijamente y escuchar a los testigos, Bretón habla con su abogado.

10.30. La mujer relata que también vio varias noches las luces encendidas en la parcela, cuando allí no vivía nadie.

10.29. Esta mujer tiene perros y asegura que por las noches “se desarmaban” durante una semana y media, como si hubiese alguien en la parcela de los Bretón.

10.28. La vecina recuerda que en uno de los días previos Bretón paseaba por la “linde de mi parcela, como asomándose a mi casa”. A la mujer le extrañó esta actitud.

10.27. Entra una nueva declarante. Es una vecina de la parcelación de Las Quemadillas. La mujer asegura que vive justamente detrás de la parcela de los Bretón, sólo separada por una valla.

10.26. El juez llama la atención a Sánchez de Puerta, cuando dice que “no me cuadra” la versión del testigo. El testigo afirma que un mes después dudaba de si era Bretón el hombre que vio y cuatro meses después estaba seguro. Sin embargo, el declarante no duda e insiste en que está “seguro al 100 por 100” de que se trataba de Bretón. Sánchez de Puerta reprocha que había visto su foto en infinidad de periódicos y que quizás por eso se confunda.

10.24. Sánchez de Puerta también le reprocha al testigo que no fuera hasta casi tres meses después cuando llamó a la Policía Nacional. El testigo defiende que lo hizo cuando “estuvo seguro del todo”.

10.22. Sánchez de Puerta reprocha al testigo que “usted tiene una memoria fotográfica”.

10.21. El testigo asegura que vio a Bretón sobre las 11.15-11.20 de la mañana del 8 de octubre. Bretón siempre ha negado que estuviese allí a esa hora.

10.19. El testigo asegura que pasó por la puerta de la parcela y que vio a Bretón “quito y mirando al frente, con la mirada perdida”. El testigo insiste en que vio a Bretón con “una especie de mochila”. A preguntas del fiscal asegura que está seguro “al 100 por 100” de que era Bretón y que lo reconoció a últimos de noviembre cuando vio en la televisión la zona de Las Quemadillas y recordó a Bretón “inmóvil” con una mochila “y mirando al frente”.

10.16. El nuevo declarante es un testigo que vio a Bretón en Las Quemadas la mañana del 8 de octubre de 2011.

10.15. El testigo se retira rápidamente tras reconocer que le vendió los medicamentos a Bretón.

10.14. El siguiente testigo es el trabajador de una farmacia en la que Bretón adquirió los medicamentos recetados por el psiquiatra anterior.

10.13. Concluye la testifical del psiquiatra sin que le interrogue ni la acusación particular ni la defensa.

10.12. El doctor asegura que en la consulta de lo que más le habló Bretón fue del dolor que le producía la ruptura con Ruth Ortiz. El psiquiatra asegura que no cree que Bretón maltratara a sus hijos, sino que era más obsesivo de la cuenta.

10.11. El psiquiatra admite que pensó que iba a usar los hijos contra Ruth, pero que nunca pensó que iba a hacer “lo que parece que ha hecho”.

10.09. El psiquiatra admite que los medicamentos se los recetó él para que “si se los tomaba” pudiera tener actitudes “menos obsesivas”.

10.08. El psiquiatra revela que conoce a Bretón desde 1997. Entonces, también trató a su novia de un “cuadro depresivo” tras la ruptura de la pareja.

10.07. Hoy Bretón vuelve a mirar fijamente a los testigos mientras declaran. El psiquiatra recuerda cuándo lo llamó Bretón, el 27 de septiembre de 2011. “Lo noté un tanto excitado”, señala. Estuvieron dos horas y media de consulta.

10.06. El declarante es el psiquiatra que le recetó los medicamentos a José Bretón y que según la Policía este usó con sus hijos.

10.05. Entra en la sala José Bretón, que hoy viste un polo rosa. Se reanuda la sesión. Entra el primer declarante.

10.01. En unos minutos arrancará la quinta sesión del juicio a José Bretón.

9.49. Los familiares directos de Bretón no están obligados a declarar. Sus cuñados, sí.

9.38. Ya está en el interior de la Audiencia Provincial la familia de José Bretón, que ha entrado por la puerta trasera para evitar la nube de fotógrafos que esperaban a los abuelos de los niños, Bartolomé y Antonia.

Buenos días. Hoy está prevista la presencia en calidad de testigos de los familiares de José Bretón. Ante el tribunal deberán comparecer tanto los padres del procesado, Antonia y Bartolomé, como sus dos hermanos y sus parejas. La abogada de Ruth Ortiz deslizó el pasado lunes que probablemente se acogerán a su derecho constitucional de no declarar. La sesión comenzará a las 10.00, en la sala de vistas de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Córdoba.

Etiquetas
stats