Un grupo de mujeres con Essure estudia iniciar acciones judiciales

El Essure, en la mano de una mujer.

Un grupo de cordobesas y sevillanas con el anticonceptivo Essure se han unido en torno al Bufete Osuna y estudian iniciar acciones judiciales. Según informa este despacho de abogados a través de una nota de prensa, se pedirán indemnizaciones a favor de las perjudicadas según el daño causado a cada una de ellas, “incluido el moral, además del físico”, señalan.

Unas 8.000 cordobesas tienen implantado en sus trompas de falopio el anticonceptivo Essure, fabricado y desarrollado por Bayer, y al que Europa ha suspendido temporalmente de usar la marca CE. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha ordenado a la distribuidora en España de Bayer el cese de la comercialización y la retirada del mercado del implante anticonceptivo Essure.

“Lo razonable y prudente hubiera sido incluir una advertencia sobre la posibilidad de efectos negativos en la información dada por el fabricante del anticonceptivo”, señala el despacho de abogados, que asegura que “se ha demostrado la relación entre la toma del medicamento y los resultados dañinos para la salud de estas personas”.

“Defectuoso es el prospecto del producto, ya que no informa de los problemas de éste”, exponen. “Las afectadas han aportado suficiente documentación médica y han demostrado que antes de usar el anticonceptivo no habían tenido estos padecimientos y que no hay otra causa que haya incidido en su salud y que haya podido causar estos males”, agrega el despacho, que insiste en que “los argumentos que usa el fabricante no son convincentes”.

Essure es un sistema anticonceptivo permanente con forma de muelle. Se implanta en las trompas de Falopio y en tres meses, se genera un tejido que lo envuelve y que bloquea el conducto por el que los óvulos viajan desde el ovario hasta el útero. En Córdoba, el hospital Reina Sofía empezó a implantarlo en el año 2002. Desde entonces, unas 8.000 mujeres lo tienen. De ellas, hay unas 200 en la plataforma Libres de Essure, recién creada para defender a las mujeres que pueden experimentar algún problema por este implante.

La suspensión del certificado tiene efectos desde el 3 de agosto de 2017 y por un periodo de 90 días hasta el 2 de noviembre de 2017. Los productos sanitarios para ser comercializados en la Unión Europea necesitan estar amparados por un certificado CE de conformidad tras haber sido evaluados por un organismo notificado. El marcado CE colocado en los productos indica el cumplimiento con los requisitos esenciales de seguridad, eficacia y calidad establecidos en la regulación europea.

Al no disponer de un certificado de marcado CE en vigor, la Agencia ha requerido a la empresa distribuidora en España que cese la comercialización del producto y proceda a su retirada del mercado. Igualmente, como medida de precaución, los centros y profesionales sanitarios que dispongan del producto Essure deben cesar en su utilización.

Etiquetas
stats