El Gobierno indulta al cordobés condenado a tres años de cárcel durante la huelga general de 2012

Miembros de la Acampada Dignidad sostienen carteles en apoyo a Carlos y Carmen. | MADERO CUBERO

El Gobierno ha indultado a un joven cordobés condenado a cárcel (y a otra granadina) durante la huelga general del 29 de marzo de 2012, entre los ocho en total que ha publicado este lunes el Boletín Oficial del Estado (BOE). Carmen Bajo y Carlos Cano han sido indultados en parte de la pena de prisión impuesta, que ascendió a tres años y un día de cárcel. Los hechos tuvieron lugar en un bar de Granada en la madrugada que daba inicio al primer paro general celebrado en 2012, en plena crisis, por el que los dos afectados fueron condenados por un delito contra el derecho de los trabajadores.

Un piquete informativo. Una noche de huelga general. Un bar en Granada. Una denuncia. Tres años de cárcel. Ese es el resumen del periplo que viene sufriendo Carlos Cano, cordobés de 29 años ya y que estudiaba de Medicina, y Carmen Bajo, de 60 años y en paro. La Sección Primera de la Audiencia de Granada rechazó el recurso contra la sentencia presentada por ambos acusados. Y el Juzgado de lo Penal 1 ordenó no solo el ingreso inmediato en prisión de ambos, sino que decretó una orden de busca y captura para ejecutar la sentencia. La familia del joven se venía manifestando regularmente frente al Ayuntamiento de Castro del Río, donde residen desde hace unos años, para protestar por la orden de ingreso en prisión, una condena que consideran desproporcionada.

La sentencia recoge que Carlos y Carmen formaban parte de un piquete que, recién iniciada la huelga general del 29 de marzo de 2012, entraron en el bar La Champagnería, que se encontraba abierto y con clientes dentro. En el escrito, los dueños afirman que el piquete les amenazó por haber abierto y que realizaron pintadas. Los propietarios del negocio pidieron una indemnización por unas pintadas que, según ellos, realizaron los sindicalistas. El Juzgado de lo Penal 1 decretó en su sentencia una condena de tres años y un día de cárcel por un delito contra los derechos de los trabajadores.

Desde entonces, se han repetido las acciones de apoyo. Los indultos de Carmen Bajo y Carlos Cano, desde su condena a cárcel en 2013 y su ratificación en 2014, han sido una petición de largo recorrido que ha contado con el apoyo de colectivos como Stop Represión Granada y el movimiento 15M de la ciudad, entre otros. También de los sindicatos como UGT y CCOO, que reclamaron al anterior Gobierno del PP, a los ministros Alberto Ruiz-Gallardón y Rafael Catalá, el perdón para estos dos condenados, al igual que para varios sindicalistas con penas de prisión impuestas por su participación en piquetes.

La Mesa del Parlamento andaluz al completo (incluido el PP) también reclamó en 2014 por carta el indulto de la pena para los dos condenados. Cano era estudiante de Medicina cuando tuvieron lugar los hechos y Bajo, una animadora sociocultural en situación de desempleo.

Etiquetas
stats