Las enfermedades neurológicas causan el 18,6% de las muertes que se producen cada año

Hospital de Montilla.

La Sociedad Española de Neurología (SEN) ha presentado en su 70ª Reunión Anual, celebrada en Sevilla, el informe 'Impacto de las enfermedades neurológicas en la mortalidad española', del que se desprende, entre otros datos, que estas patologías son las causantes del 18,6 por ciento de las muertes que se producen cada año en Andalucía.

Elaborado con los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el informe tiene el objetivo determinar el peso de las enfermedades neurológicas en la mortalidad española y en las distintas comunidades autónomas, así como la evolución que han presentado las enfermedades neurológicas con mayor índice de mortalidad en la última década.

De acuerdo a los datos disponibles, más de 78.000 españoles fallecieron en el último año por enfermedades neurológicas, lo que supone que son las causantes del 19 por ciento de las muertes que se producen cada año en España. En Andalucía fallecieron 12.800 personas por esta causa, lo que supone el 18,6 por ciento de todas las defunciones anuales.

Unas cifras que no se reparten de igual forma por sexos. Mientras que en España fueron las responsables de 14,6 por ciento de las defunciones de hombres, la cifra aumenta hasta el 23,6 por ciento en el caso de las mujeres (14% y 22%, respectivamente, en Andalucía).

“Pero además, estas cifras podrían ser aún mayores, ya que por la catalogación de la Clasificación internacional de Enfermedades, no hemos podido contabilizar los fallecimientos que se producen por traumatismo craneoencefálicos. Según nuestras estimaciones, cada año se producen unos 20.000 traumatismos craneoencefálicos graves, de los cuales hasta un 40% de los que los sufren, lamentablemente, acaba falleciendo”, señala el vocal de la Sociedad Española de Neurología Juan Carlos Portilla.

Aunque muy relacionado con el número de habitantes que posee cada región, Cataluña es la comunidad donde hay un mayor número de personas fallecidas por enfermedades neurológicas (más de 13.300 personas), y también de mujeres (más de 8.200), seguida de Andalucía, donde fallecen más de 12.800 personas al año por enfermedades neurológicas y más hombres (más de 5.100).

Otra de las conclusiones del informe es que, aunque la mortalidad en España ha aumentado en los últimos diez años, el número de fallecimientos por enfermedades neurológicas no ha crecido en la misma proporción. Mientas que la mortalidad española se incrementó un 10,5 por ciento en este periodo, cuando se halba solo de la mortalidad de las enfermedades neurológicas, alcanza el 18,5 por ciento (el 16,5% en hombres y el 19,8% en mujeres, frente al 7,6% y 13,7% que ha aumentado la mortalidad española, respectivamente, en estos 10 años).

Por su parte, en Andalucía la mortalidad se incrementó un 10,9 por ciento en estos diez últimos años, mientras que la mortalidad por enfermedades neurológicas creció un 13,4 por ciento.

“Existen muchas enfermedades neurológicas cuya incidencia aumenta considerablemente con la edad. El progresivo envejecimiento de la población y el hecho de que las mujeres vivan más años que los hombres explican por si solos estos datos, pero también nos lleva a pensar que, en un futuro, este incremento será aún mayor”, señala Portilla.

Y es que enfermedades como las cerebrovasculares (principalmente ictus), demencias (sobre todo Enfermedad de Alzheimer) y los parkinsonismos (especialmente la Enfermedad de Parkinson), que son las enfermedades neurológicas que conllevan un mayor número de fallecimientos entre la población española, son patologías en las que el riesgo de desarrollar cualquiera de ellas aumenta notoriamente con la edad.

Además, la SEN señala que si se tiene en cuenta la mortalidad por entidades específicas, las enfermedades cerebrovasculares constituyen --entre todas las causas posibles y no solo las neurológicas-- la primera causa de mortalidad en la mujer, y la segunda en toda la población española. Actualmente las enfermedades cerebrovasculares producen en España más de 27.000 muertes al año (11.500 en hombres y 15.500 en mujeres).

Por otro lado, la Enfermedad de Alzheimer es la segunda enfermedad neurológica con mayor mortalidad, con unos 14.800 fallecimientos al año (4.300 en hombres y 10.500 en mujeres).

En todo caso se observa que, en los últimos diez años, la mortalidad por enfermedad cerebrovascular va reduciéndose --a pesar de que su incidencia sigue aumentando-- gracias a la mejora en los tratamientos. “Hace 10 años se producían en España 32.900 fallecimientos por enfermedades cerebrovasculares, lo que supone que este periodo se ha reducido un 17,6% la mortalidad de las mismas. En los últimos 10 años, la mortalidad por enfermedades cerebrovasculares se ha reducido un 20% en Andalucía”, señala la SEN.

“Teniendo en cuenta estos datos, sería esperable que, puesto el ictus es la enfermedad neurológica que más fallecimientos provoca, que debería haberse producido una reducción en la mortalidad de las enfermedades neurológicas, pero lamentablemente las buenas cifras que estamos alcanzado con el ictus, se han visto superadas por el incremento de la mortalidad de las enfermedades neurodegenerativas, principalmente por alzhéimer, pero también por otras como parkinson. Es decir, a medida de que disminuye la mortalidad asociada a las enfermedades cerebrovasculares, aumenta la asociada con la Enfermedad de Parkinson y, muy significativamente, la debida a la Enfermedad de Alzheimer, sobre todo entre las mujeres”, señala Juan Carlos Portilla.

Por ello, añade, “estimamos que, un periodo muy breve de tiempo y si no conseguimos revertir esta tendencia, el alzhéimer se convertirá en la primera causa de mortalidad en nuestro país”.

Y es que, por el contrario, en estos últimos diez años la mortalidad por alzhéimer ha aumentado más de un 64 por ciento (un 66,4% en mujeres y un 59,2% en hombres) en Andalucía.

“El impacto que ha tenido la introducción de los nuevos tratamientos para el ictus en la mortalidad de esta enfermedad es un claro indicativo de la importancia que tiene seguir investigando en las enfermedades neurológicas, tal y como estamos fomentando en esta Reunión Anual”, ha destacado Exuperio Díez Tejedor, presidente de la Sociedad Española de Neurología.

“En todo caso, y mientras la comunidad científica intenta lograr conseguir tratamientos más efectivos para las enfermedades neurológicas que, tal y como muestra este informe, tienen un alto impacto en la mortalidad, pero también en términos de dependencia y cronicidad, es importante concienciar a la población de la importancia de controlar los principales factores de riesgo”.

Y es que, además de la edad, existen otra serie de factores de riesgo como presión arterial alta, colesterol o diabetes que aumentan notoriamente la probabilidad de padecer alguna de estas enfermedades. La Sociedad Española de Neurología estima que prevenir estos factores de riesgo podría, al menos, retrasar varios años la aparición de las enfermedades neurológicas con mayor índice de mortalidad y, en teoría, conseguir reducir hasta un 50 por ciento la probabilidad de padecer alguna de estas enfermedades.

El informe 'Impacto de las enfermedades neurológicas en la mortalidad española' se ha realizado en base a los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en diciembre de 2017, relativos al año 2016. Por lo tanto, las conclusiones relativas a la evolución de la mortalidad a diez años, se ha realizado considerando el año 2006.

Etiquetas
stats