Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Detenido por obligar a un hombre de 76 años, que murió, a ingerir barbitúricos

.

Redacción Cordópolis

0

La Guardia Civil ha logrado esclarecer la muerte de este hombre que en principio fue certificada como por causas naturales

La Guardia Civil detuvo el pasado día 2 de abril a F. D. R., de 46 años, delincuente habitual, vecino de Puente Genil, como supuesto autor de un delito de homicidio e imputado a la compañera del detenido, por obligar a la víctima, de 76 años de edad, a ingerir una gran cantidad de barbitúricos, causándole la muerte. Los autores forzaron a la victima a ingerir los barbitúricos para que se durmiese y así poder sustraer cualquier objeto de valor que pudiera encontrarse en el inmueble.

El instituto armado tuvo conocimiento en la tarde del pasado día 31 de marzo, a través de una llamada telefónica recibida en el Puesto Principal de Puente Genil, que un familiar al acceder a la vivienda, ubicada en el interior del casco urbano de Puente Genil, de la víctima, lo habían hallado muerto, el cadáver, un varón de avanzada edad, aparentemente no presentaba signos de violencia, si bien los servicios médicos no certificaron que la muerte se hubiera producido por causas naturales.

Inmediatamente, la Guardia Civil se trasladó al lugar indicado y tras asegurar la zona donde se había localizado el cadáver, dio cuenta a la autoridad judicial e inició gestiones para el total esclarecimiento de lo sucedido. La primera inspección de la vivienda permitió a la Guardia Civil evidenciar que el mobiliario y enseres de la misma presentaban cierto desorden, por lo que la Jefatura de la Comandancia de Córdoba encargó la investigación al Equipo de Policía Judicial de Puente Genil con el apoyo en la investigación del Equipo de Personas de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil de esta Comandancia si se iba confirmando la tesis de que se trataba de un homicidio.

Las primeras investigaciones permitieron saber a la Guardia Civil que la víctima era el propietario de la vivienda donde apareció muerto, que era una persona de 76 años de edad y natural de Puente Genil que vivía solo, si bien, cada dos o tres días uno de sus familiares pasaba por el domicilio del anciano y le llevaba comida y lo ayudaba en lo que pudiera necesitar.

Ante lo extraño del caso, los investigadores de la Guardia Civil decidieron practicar una minuciosa inspección del cadáver y del lugar donde fue localizado, en el dormitorio de la vivienda, desprendiéndose indicios que hicieron sospechar a los investigadores de que la muerte hubiera sido provocada y que en el homicidio pudieran haber intervenido terceras personas. La investigación presentaba complejidad añadida dado que el cadáver no presentara signos de violencia y que la victima vivía solo, lo que obligó a los investigadores a buscar vías complementarias para avanzar en el esclarecimiento de lo ocurrido ya que se disponía de escasa información sobre lo que había podido ocurrir.

En todo caso con los datos obtenidos en la inspección ocular practicada en el escenario de la muerte, los investigadores de la Guardia Civil centraron sus indagaciones en base a que el perfil del supuesto homicida se aproximase a los siguientes rasgos; persona conocedora de la vivienda y cercana a la víctima. Al mismo tiempo, los agentes decidieron efectuar una reconstrucción de las últimas horas de vida de la víctima, con el fin de centrar el momento en que habían ocurrido los hechos y saber cuales habían sido las últimas actividades de la víctima y con que personas se había relacionado.

Las sospechas de los investigadores se vieron confirmadas por el hecho de que el informe preliminar de toxicología realizado al cadáver en el Instituto Anatómico Forense de Córdoba, arrojara la presencia en el cuerpo de barbitúricos, lo que vino a reafirmar las sospechas que los guardias barajaban.

Con el avance de la investigación se dispuso de los datos aportados por varias personas que tenían relación con el fallecido, información que llevó a los agentes a sospechar que el mismo día en que se había producido el fallecimiento de la víctima había estado en el interior de la vivienda un viejo conocido de la Guardia Civil por sus antecedentes delictivos, concretamente F. R. D., delincuente habitual que comete robos y hurtos en la comarca, acompañado por una chica.

Ante ello, lo investigadores de la Guardia Civil centraron sus sospechas sobre aquella pareja y tras obtener indicios y pruebas suficientes de su participación en el homicidio, establecieron un dispositivo de servicio orientado a su localización y detención, dispositivo que permitió localizar y detener el pasado día 2 de abril en Puente Genil a F. D. R., e imputar en los hechos a su acompañante.

El desarrollo de la investigación ha permitido a la Guardia Civil saber que el supuesto autor del homicidio obligó a la víctima a ingerir una gran cantidad de barbitúricos, con el fin de que se quedase dormido y así poder sustraer cualquier objeto de valor que pudiera encontrarse en la vivienda, pero la víctima falleció.

F. R. D, de 46 años de edad y vecino de la localidad de Puente Genil, es viejo conocido de la Guardia Civil por sus antecedentes delictivos, ya que le constan otras 25 detenciones anteriores por la comisión de delitos principalmente relacionados con la propiedad.

Etiquetas
stats