Cruz Roja fomenta el envejecimiento activo y saludable de casi 4.500 mayores

Atención a personas mayores por Cruz Roja.

Cerca de 4.500 cordobeses se han beneficiado en lo que va de año en la provincia de los diferentes proyectos y servicios que para las personas mayores oferta Cruz Roja, lo que supone un crecimiento del 14% respecto a los 3.891 ciudadanos que, en el mismo periodo de 2017, habían participado en actividades de la entidad dirigidas a fomentar un envejecimiento activo y saludable.

Así lo ha indicado la institución humanitaria en una nota en la que ha detallado que el próximo 1 de octubre se celebra el Día Mundial de las Personas Mayores, y Cruz Roja quiere aprovechar una vez más esa fecha para reivindicar el papel activo en nuestra sociedad de este grupo de población, muchas veces invisibilizado y especialmente vulnerable ante riesgos como la soledad o el aislamiento social.

Con el objetivo de evitar los efectos que puede causar la soledad y frenar en la medida de lo posible la dependencia, Cruz Roja Española se vuelca en la atención integral a las personas mayores, con actividades que estimulan una vida activa y saludable y las relaciones sociales.

A través de proyectos como Ayuda a Domicilio Complementaria, Salud Constante, Enrédate o Atención a Personas con Funciones Cognitivas Deterioradas, la organización ofrece acompañamiento a quienes viven solas, fomenta un envejecimiento participativo y mitiga el riesgo de sufrir situaciones de dependencia, con todo tipo de actividades que animan a adoptar hábitos saludables y la autonomía personal.

Más de 5.500 personas participaron el pasado año en la provincia en el Programa de Personas Mayores, y en lo que llevamos de año la entidad ha atendido ya a 4.444 ciudadanos.

Estos proyectos cuentan con financiación de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales, a través de los fondos procedentes de la asignación tributaria del 0,7 por ciento del IRPF, que se consignan marcando la casilla de Actividades de Interés Social de la declaración de la Renta: la llamada X solidaria.

Las personas mayores encuentran en el voluntariado de Cruz Roja un apoyo fundamental. Por un lado, los voluntarios y voluntarias hacen compañía a quienes sufren soledad tanto dentro como fuera de casa, para llevar a cabo todo tipo de actividades, como visitas al médico, gestiones o simplemente dar un paseo.

Igualmente, cientos de voluntarios hacen cada día llamadas a personas que viven solas para ofrecerles su cercanía, interesarse por su situación personal o para darles consejos sobre salud y prevención frente a accidentes.

En este sentido, la institución humanitaria pretende dar respuestas cercanas a las necesidades del día a día de las personas mayores, especialmente a quienes tienen movilidad reducida: desde el préstamo de artículos de apoyo como muletas o sillas de ruedas (a través del proyecto Ayuda a Domicilio Complementaria) a algo tan sencillo como ayudar a bajar las escaleras y acompañarle en un desplazamiento fuera de casa; una gran dificultad para quien vive sola.

"El envejecimiento no debe ser sinónimo de invisibilidad. Las personas mayores tienen un papel relevante en nuestra sociedad y debemos promover esta participación; para ello es fundamental que se sientan activas, menos solas y promover una mejora de sus hábitos de vida", ha explicado la responsable provincial del Programa de Personas Mayores, María Torralbo.

En este sentido, Torralbo ha puesto de manifiesto que "desde Cruz Roja Española queremos prevenir la dependencia, y en los últimos años hemos multiplicado nuestros esfuerzos en los proyectos sociales en el que estas personas se implican".

La intervención de Cruz Roja en este ámbito también contempla actividades que fomentan las relaciones sociales con las personas del entorno más cercano, promocionando la participación social, y evitan el aislamiento.

De esta manera se contribuye a que las personas mayores permanezcan en su domicilio el mayor tiempo posible, motivando que el desarrollo social de éstas sea un pilar de clave en la mejora de su calidad de vida. Son los propósitos del proyecto Enrédate, con el que se busca reforzar las redes sociales de los mayores a través de encuentros, excursiones o visitas culturales, entre otros. En definitiva, actividades en grupo que revitalizan la convivencia con otras personas.

Talleres de risoterapia, de memoria, de taichi o paseos saludables, así como charlas sobre prevención de enfermedades cardiacas o del alzheimer, son otras de las muchísimas actividades que las personas mayores llevan a cabo cada semana junto al voluntariado de Cruz Roja, a través de proyectos como Salud Constante, o Atención a Personas con Funciones Cognitivas Deterioradas, cuyo objetivo último es igualmente prevenir situaciones de dependencia.

Etiquetas
Publicado el
29 de septiembre de 2018 - 06:14 h