Córdoba supera los niveles de ozono en aire, considerados muy dañinos para la salud

Estación de medición de la Asomadilla | JUNTA DE ANDALUCÍA

La contaminación por ozono troposférico causa cada año 17.000 muertes prematuras en la Unión Europea, 1.800 de ellas en España. Por eso, la Unión Europea (de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud) fija unos niveles máximos de emisión en el aire que se respira en las ciudades. Esos niveles se han superado en los observatorios de la ciudad de Córdoba, según ha denunciado Ecologistas en Acción.

En los últimos años está aumentando la preocupación por este contaminante, que es muy singular ya que no sale de las chimeneas ni los tubos de escape y que afecta más a las zonas rurales que a las grandes ciudades. El incremento de las temperaturas en el sur de la Península Ibérica en la última semana ha provocado que se disparen los niveles de ozono troposférico, por efecto de las emisiones contaminantes del tráfico motorizado y de la industria, pero también de la "explosión" vegetal que se está produciendo esta primavera, según señala Ecologistas en Acción.

Este colectivo ha analizado los datos de toda Andalucía y desde el pasado 15 de mayo denuncia que se vienen produciendo "numerosas superaciones del objetivo legal establecido para la protección de la salud". El valor objetivo para la protección de la salud humana está establecido por la normativa en 120 microgramos de ozono por metro cúbico de aire, medidos en periodos de ocho horas, y no deberá superarse más de 25 días al año, en la media de los tres últimos años. En lo que va de primavera, este número de superaciones ya se ha alcanzado en varias estaciones de control de la contaminación, desde Arenosillo (costa de Huelva) a Bédar (Almería), pasando por Córdoba, Jaén, Sevilla, Víznar (Granada) y Campillos (Málaga).

El ozono troposférico, también conocido como ozono "malo" por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre la luz solar y el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias.

Por inhalación, provoca un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares. El ozono, además de para las personas, es también tóxico para la vegetación, dañando los bosques y reduciendo la productividad de los cultivos.

El ozono troposférico es el contaminante que presenta en España una mayor extensión y afección a la población y a la vegetación, con unos niveles al alza. Esto se debe al incremento de las temperaturas medias y de las situaciones meteorológicas extremas (olas de calor) durante la primavera y el verano, por efecto del cambio climático. En los últimos días, también está influyendo la elevada actividad vegetal, resultado de las precipitaciones de finales de invierno y la primavera, cuyas emisiones de volátiles contribuyen a la formación de ozono.

No obstante, el Gobierno central y una decena de comunidades autónomas entre las que se encuentra Andalucía, acumulan una década de retraso en la redacción de los preceptivos Planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir los niveles de ozono, por lo que Ecologistas en Acción exige a dichas administraciones que cumplan con sus obligaciones legales y elaboren, aprueben y apliquen sin más dilación estos documentos, tras someterlos a información pública.

Etiquetas
stats