Córdoba también se la juega en las elecciones catalanas

Una urna electoral | MADERO CUBERO

Este jueves hay elecciones en Cataluña. Otra vez. Los comicios llegan en un momento convulso, tras la declaración de la República de Cataluña y su interrupción por parte del Gobierno con la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española. Pero sobre todo, en un momento crítico para una economía que comenzaba a despegar tímidamente y que en un mundo globalizado puede acabar alterándose. Y es lo que ocurre con Córdoba, que aunque no lo parezca también se la juega en la noche de este jueves. Si se mantiene el desafío independentista muchas empresas cordobesas empezarán a sufrir, de una u otra manera, los estragos de los boicots que a un lado y otro del límite de Cataluña con el resto de España empiezan a producirse.

No obstante, tras el proceso independentista Córdoba parece haber salido ganando en un asunto: Pastas Gallo decidió trasladar su sede social a El Carpio. Ahora, encima, la multinacional de la pasta española ha decidido comprar el antiguo silo del municipio, que era propiedad del Estado y donde tiene previsto ampliar sus instalaciones. Gallo está dispuesta a aumentar su producción y el trabajo que ya ofrece en El Carpio, su base de operaciones ya a nivel nacional, aunque mantiene una fábrica en Cataluña.

Más allá, de momento, el gran producto de Córdoba, el aceite de oliva, no se está resintiendo excesivamente en un mercado que no es tan importante. En Cataluña se produce aceite de oliva, pero ni mucho menos de la calidad y el volumen del de Córdoba o Jaén. En los últimos meses, el precio del aceite ha crecido en un 15%.

Sin embargo, hay un sector industrial al que sí que le preocupa especialmente el proceso catalán: el frío de Lucena. Cataluña es destino de buena parte de la producción lucentina.

Pero si hay que poner una cifra esa es 300 millones. Es el importe que los expertos en comercio calculan que Cataluña exporta a la provincia de Córdoba. Principalmente, se trata de productos manufacturados, además de ropa y calzado.

Efectivos policiales 

A la espera del 21D y del resultado que arrojen ahora las urnas están también los policías y guardias civiles de Córdoba que fueron destinados a Cataluña con motivo del referéndum independentista del 1 de octubre y permanecen en su destino hasta ahora, tres meses después, sin que tengan una fecha prevista para el retorno. Del resultado electoral, sus consecuencias y la conformación o no de un nuevo Govern dependerá el tiempo que aún deban estar en Cataluña.

De momento, según ha podido saber este medio, los agentes cordobeses destinados en territorio catalán regresarán por turnos para pasar las fiestas de Navidad en casa. Así, se distribuirán en dos tiempos para pasar al menos parte de estas fechas con sus familias: un primer turno de agentes volverá esta misma semana a casa para pasar las fiestas de Nochebuena y Navidad en Córdoba, mientras que el segundo turno lo hará en Nochevieja y Año Nuevo.

El contingente de agentes cordobeses permanece en Cataluña desde la semana anterior al 1 de octubre y, aunque ya se han producido distintos reemplazos para sustituir a los policías destinados allí por nuevos compañeros, el número cercano al centenar entre policías y guardias civiles se mantiene desde el inicio del despliegue, sin que haya una fecha concreta para su vuelta final a Córdoba. Más allá de las intervenciones durante los días posteriores al referéndum, desde que el Gobierno aplicó el artículo 155 y convocó nuevas elecciones en Cataluña, los agentes se han mantenido en el destino a la espera del resultado que salga ahora de las urnas y sus consecuencias.

Etiquetas
stats